viernes, 30 de diciembre de 2016

Libro Amor Sideral




¡Es hora de cambiar la historia de nuestro pensamiento!


Jaime Yanes Guzmán
Presentación del libro “Amor Sideral en Santiago de Chile,
Bogotá, Madrid y Sevilla
De agosto a septiembre 2013



Fui creado a imagen y semejanza del universo y mi propia naturaleza y mi vida se desarrolla en mi vibrar con el todo, en mi integración a la naturaleza y su ética. Vivo el realismo sideral ligado a lo más alejado y diferente,  en  interacción constante con todos los elementos sin reconocimiento de partículas últimas  como base fundamental de la matriz de mi vida, pero entendiendo que cada elemento de mi ser más íntimo contiene la totalidad de ese universo. Mi mente, mi lenguaje, mi cosmovisión y mi cuerpo son sólo aspectos aparentemente distintos de un mismo todo que se nos muestra autoexistente y con holomovimiento universal,  fundamento primario de todo lo que existe.
En mis aventuras siderales pareciera que fuera desintegrado en viajes sorpresivos por atajos increíbles que me hacen visitar aquellos lugares de donde viene ese hombre americano...todos los hombres....toda la vida...tú y yo...y como ser de evolución irreversible con sentido de autoconstrucción de nuevas estructuras mentales y corporales para mantener mi equilibrio  frente a las  perturbaciones caóticas de mi entorno, retorno una y otra vez transfigurado, conteniendo esa fuerza espacial que se manifiesta en mis versos...así he sido toda la vida sin saberlo...así soy hoy sabiéndolo..
Doy vida, entonces, a esta paradigma de textos educacionales  y poesía como un relato onto-epistemológico de lo humano, una narración que nos recuerda el origen sideral de nuestra existencia, el sentido, la esencia de nuestro cuerpo y nuestra mente como creación producto de explosiones estelares ocurridas hace millones de años en los cielos cósmicos que creó al final la propia vida, y que tomó la forma de humanos, que materializa el cosmos con conciencia de su existencia. Es una poesía que nos devela la idea de nuestro ser de humanos como autocreándose constantemente, y en esa autorganización y recreación sin cesar vamos cambiando como el propio cosmos cambia. Es un relato, como dice Luis Wienstein, que ve la patria planetaria desde lo inmenso del espacio sideral. Ya no es la mirada local hacia el cosmos con esa fatal actitud presumida del ser ya creado definitivamente. Somos hechos, entonces, a imagen y semejanza de los cielos siderales, sostenidos por el alimento cósmico primigenio, partículas obscuras que son las verdaderas energías que nos sostienen. Con nuestros cuerpos celestes emprendemos viajes siderales amorosos y eróticos sin puntos de partida y de llegada,  y donde nunca somos los mismos. Somos creación de fuerzas gravitacionales y explosivas que dan vida carnal a nuestros cuerpos. Humanos

Pero ciegos de nuestro origen hemos creado nuestras propias cavernas que nos ha colocado a un paso de la autodestrucción. No comprendemos lo que nos sucede porque parafraseando a Hegel citado por Morín (2011:19), “El ave de Minerva (de la razón) (sólo, n. del a.) levanta el vuelo en el crepúsculo del atardecer”. Por ello vamos siempre muy detrás de lo que nos sucede. Si queremos salvar la especie, ¡es hora de cambiar la historia de nuestro pensamiento!

¡Y en este marco de ceguera, denuncio la mía con fuerza!

Laberinto 
Viví oculto en las profundidades de la tierra
Encarcelado en habitaciones no vinculadas
En un mundo circular de analogías
Desconociendo sus infinitas posibilidades

¡Y surgen las primeras preguntas en mi encierro!

Complicidad
No ves la luz en las tinieblas?
No sientes sus gemidos en el silencio?
No percibes sus vibraciones en tu inmovilidad
No sospechas la complicidad de la puerta?
Que ciegos de espíritu soy….


¿Por qué esta ceguera?

De Insurgencia contra el método
Practicismo
I
Formados en el fundamentalismo
fragmentador del espíritu y la materia
negando la relación entre las distintas esferas de una misma vida
Hay que idolatrar la ciencia y su método de precisión
Asumir la visión mecánica del mundo
Con predominio de la racionalidad instrumental.

IV
El modelo mecanicista del mundo industrial
Es como un terrible Dios omnipotente y omnipresente
Un tirano que gobierna el mundo
Imponiendo su ley divina como leyes de la naturaleza
Ya hechas definitivas y para siempre
Un mundo eterno y acabado
Sin posibilidades de transmutación.

Y esta ceguera epistemológica de la racionalidad contemporánea nos impide ver los actos de creación de esas explosiones de estrellas en nuestro propio planeta…

Ceguera
Pero si las flores vibran!
Hablan en su lenguaje espontáneo
Sentidla como nos señalan los orígenes
Nuestros vínculos siderales.
Nos llaman a abandonar  nuestra ceguera
De seres-hombres aislados
Nos susurran nuestra pertenencia
A gaia, la madre tierra
A reconocer nuestra estructura biológica
Y nuestros orígenes cósmicos...
Nos  invitan a ver lo que miramos
Si no será demasiado tarde...
Y una nueva catástrofe
Caerá sobre la vida en nuestro planeta...

Miremos La Patagonia, la última creación de nuestro hogar sideral en la Tierra…..
De Patagonia Herida!
Patagonia, acontecimiento cósmico
Confluencia de energías distintas
Manifestación de materias complejas
Desarrollo constante de información sideral
Unidad integrando la diversidad
Evolución infinita en su expansión
Cobijo amoroso de vida
Todo en constante autoregeneración
Organización mental de pautas cósmicas
Donde la vida se expresa como suceso cuántico
Sustrato fundante de la energía espacial
Futuro cambiante desde la nada misma
Biodiversidad misteriosa, perfecta
Expresión cosmológica de belleza

Somos el producto del amor de las estrellas?

¿Si el universo se mueve en torno a su unidad y el pensamiento y la inteligencia humana son parte del ser universal, no nace una nueva mirada, una epistemología de segundo orden, compleja, sistémica y transdisciplinar que realiza actos poéticos, creadores para entender mejor la necesidad de una nueva educación, que mire lo humano y la vida desde las estrellas, esas explosiones estelares que contienen los elementos primigenios de la vida toda y de todo lo que existe, la de los humanos y su entorno y nos debiera enseñar a convivir con ellos sin destruir?
        
¿Cómo son nuestros orígenes estelares?
Las estrellas nacen a partir de nubes interestelares que se contraen por su propia atracción gravitacional. Y luego ese colapso se detiene cuando comienzan las reacciones nucleares en el interior y ahí se alcanza un equilibrio.

La estrella parte su vida transformando elementos químicos originales muy simples: hidrógeno y helio (con los que comenzó el Universo) en elementos más complejos como el carbón, el hierro y el calcio.
Con una explosión de estas supernovas estos elementos son devueltos al espacio a través de una supernova que explota y ese material se mezcla con los existentes, dando origen a una nueva generación de estrellas, y de planetas como la tierra.
Sin esa explosión de supernovas no se habría formado un planeta como la Tierra, porque son portadoras de elementos químicos y materia prima para que se forme la vida, incluida la conciencia. Es una muerte que da vida, parte de un ciclo estelar.


Todo lo que escribo tiene esa mirada!

¿El origen está en nosotros? ¿De dónde venimos? ¿No es acaso de un largo viaje interestelar con materias primigenias de polvo de estrellas que contenían todos los elementos para formar primero el planeta, luego un entorno adecuado para la vida y más tarde la propia vida inteligente como el cosmos consciente de sí mismo? ¿No somos acaso seres meta-organizados como auto-eco-organización viviente de constitución físico-química que se metamorfosea y va adquiriendo cualidades nuevas que nos diferencian pero siempre en los marcos de la totalidad, de las demás formas de vida transformados en una estructura disipativa con capacidad cognitiva?
Somos auto-creados y aunto-constituidos por el polvo de estrellas de explosiones estelares. Partimos como movimiento de micro objetos corpusculares en determinados espacios, y este movimiento depende del entorno al cual pertenecen. Pero sin perder su relación con el todo.
Y las relaciones de estos micro-objetos con el todo son de incertidumbre en alto grado indeterminadas. Es un todo integrado que no es una simple suma de partes.
Entonces el origen está en nosotros mismo cuando en este largo proceso de evolución de millones de años nos transformamos en estructuras autopoiéticas autoreferenciasles. Somos hijos del amor sideral, del amor de las estrellas que nos recuerda que debemos convivir con toda aquella variedad creada en esta copulación estelar.
Podemos afirmar junto con la antropóloga chilena Patricia May que el ser humano es el ser que florece en la reflexión. Lleva en sí una historia de millones y millones de años, de estrellas y piedras, de continentes y mares, de instinto, de búsqueda. El ser humano es el universo que se mira a sí mismo y, sorprendido, se da cuenta de que existe.

¿Podemos continuar en esa ceguera que nos lleva aceleradamente a la autodestrucción de nuestra especie humana? Nos han formado en un método que nos impide ver esta realidad, la de ser auto-creados y auto-constituidos!

Insurgencia contra el Método
El Método
I
Sabrán sus acérrimos partidarios
Que en la vida hay más movimiento
Que los supuestos por cualquier punto de vista?
Que las metodologías artefactuales sólo dan a conocer
Relaciones entre experiencias sensibles?
Y que todos los principios
Por muy eternos que parezcan
Mañana serán olvidados?
Se imaginan los “gerentes” de la educación
Que los grandes modelos
(o los diseños rigurosos)
No resuelven los grandes problemas?
Sospechan todos ellos
Que son simples empresarios
que se atienen sólo a programas ya anticuados?
Tienen claro los académicos tradicionales
Que la racionalidad
Debe recrearse sin cesar?

Metodólogos
I
Cuando entremos en la insurgencia
E incendiemos los íconos
De los modelos pedagógicos enrarecidos
De los diseños rigidizados
De la inteligencia parcelada,
Por los metodólogos mercantilizados
No será una batalla sin el sueño de la victoria
Destruiremos las rutas calcinadas
Como prehistoria del espíritu humano
Nueva edad de hierro planetaria
Impuesto por los operadores oficiales educativos

¡No hay otro modo de sobrevivir sino penetrando en los misterios de la vida!

Misterios
I
Los misterios de la vida 
Como fractales espaciales
Se multiplican persistentemente
Navegamos por heteróclitos estados, 
Por caminos que nos llevan a intuir
El orden implícito, no visible,
Que vela tras la aparente realidad
Apenas se atisba en lo más recóndito del ser

¡El vínculo con el cosmos, con lo sideral, con lo originario de la vida es el camino para el reencuentro con lo humano!

Cosmos

Mi vínculo con el cosmos
La permanencia en la totalidad
Me redescubre los caminos de la vida
Retorno del espacio sideral
Vigorizado por la fuerza de las estrellas
Somos expresión de la totalidad
Aunque la vida nos llene de paradojas
Pero los impulsos de la ternura
Invaden los rostros de sonrisas
De aceptación mutua con el otro y la otra
En lucha común por la vida
Llena de vitalidad sideral

       Una nueva manera de ser

El caballo alado de estos vuelos siderales con sus impulsos galácticos debe liberarnos de las obscuridades del tiempo que nos envuelven. Era como si billones de años se desintegraran y la vida del cabalgante se reciclara con potentes energías, reconstruyendo así su valiosa corporalidad y su mirada de futuro.
Había sido reconstruido por la lógica intrínseca de la propia naturaleza, manteniendo su organización sistémica pero cambiando las regularidades que fijaban el  nuevo transcurrir de sus sucesos. Emergían en este andar distinto nuevas contradicciones que lo empujaban  a penetrar en el futuro, en la esencia de los nuevos tiempos que se le insinuaban provocadoramente. Eran las complejidades de las formas reales-virtuales de la vida que le insinuaban caminos sinuosos como selvas o bosques casi impenetrables del norte o del sur de nuestro hemisferio.

Entonces de nuevo haremos el amor como lo hacen las estrellas!!!
Viaje cósmico

I.              Mirada luminosa
Como María Celeste (1)
Guiaste  mi viaje cósmico
Penetré  el espacio profundo
A través de tus ojos
Como luminosas azules
De brillo intenso y vida breve
Progenitoras de la vida cósmica
Rodeado de partículas  de sensualidad
Que con sus vibraciones
Me hacen navegar
Entre nubes espaciales
De arcoíris de fuego
Y galaxias celestes
Como tu mirada y besos
De Calipso profundo
Viaje estremecedor
De pasión  envolvente
De deseos y sueños
De incertidumbres y riesgos
Que recuerdan tu presencia
De cuerpo grácil y esbelto

II.            Caminos rojizos

Penetro en mareas galácticas insólitas
Por ondas vibrantes de vida
En dimensiones desconocidas
Por caminos que tu mirada me señalan
 Brillantes como tus ojos
Descanso entre pétalos de luces diversas
Que invocan aromas de flores cósmicas
De tu cuerpo en espiral
Colores que  empujan intensamente
En penetraciones lumínicas
Atajos espaciales diseñados
Por tus pasiones soñadas
Que me llevan a lo aún  no pensado
Navego en tu mirada suave y ondulante
Como en un mar de musas celestiales
Que multiplican tu presencia
Entre miles de galaxias alucinantes
Camino por estrellas fugaces
Que recuerdan tus pasos terráqueos
Reflexiones multicolores
De tu cuerpo rebelde
Bosque de araucarias penetrante
Colina de cerezos en flor
Mar borrascoso de  fiordos australes
Piel de verbena satinada
Como la Patagonia en primavera
Apariencia infantil  idílica
De trasfondo rojizo fundador

III.           Renacer
Sentí tu mirada profunda
De alertas misteriosas
Como desorden espacial
Sucesos intensos
Movimientos voluptuosos
Curvas que anonadan
Explosiones de energía
Sangre que fluye a flor de piel
Que emerge de edades desconocidas
De los bordes alejados del universo
Mirada de pulsaciones potentes
Que recorre lejanías extremas
Como tu  cuerpo rojo veloz
De intensa expansión galáctica
Mirada dulce fulminante
Alineada en un entramado
Con tu figura frágil insinuante
De matriz que provoca
Labios ondulantes
Que insinúan  nubes y lluvias
Reducto húmedo
De pasiones trepantes
De belleza azul poético
Desnudez de ríos nacientes
Que recrea sin cesar la vida
De materias obscuras desconocidas
Como pétalos delicados
Inspiración sacerdotal
De luz celeste blanquecina

IV.          Retorno
Viví mi caminar por el espacio
Como Danza cósmica vinculante
 Cascadas de lluvia de energías
 Marcaron tu presencia
En consumación amorosa
Flujo central de mi existencia
Fue como la danza de dos cuerpos
Pautas que fortalecieron mi identidad
Viajé por el pasado y el futuro
Recorrí dimensiones diversas
Me defendiste del colapso definitivo
Resistí rayos de luces destructoras
Seguí tus  huellas de retorno
Dinámica estructurada de relaciones
Marcado por tu sentido de dirección
En un tiempo imaginario
Conservando mi autorecreación
Viaje sin fronteras ni bordes
Ni espacios ni tiempos
Te sentí fragmentada en el universo
Semejante siempre a ti misma
Vi fracciones con tus detalles aproximados
En los  espacios cósmicos que te contenían
Entonces retorne sin ser destruido
Protegido por tus energías de vida
Fractales amorosos que guiaron mi retorno
Como holoestructura sobrenatural
Trasmuté mi virtualidad en realidad
Y regresé a mi punto de partida
Luego de años luz de aventuras

(María Celeste, mascarón de proa que se encuentra en la casa de Pablo Neruda en Isla Negra. Bella mujer de ojos claros, tez blanca y ropaje celeste)


¡Y los besos volverán a ser siderales, como el amor!

Besos
II. Cometa
Como un cometa en conjunciones erráticas
Busco el tañir de tus besos,
Sus sueños exploradores,
El amor huracanado que llama insistentemente
En un lecho de pétalos de calafates,
Cobijado por las hojas de las nalcas
Vientre de afrodita en bosques embravecidos 
Cerezos en flor que bailan lascivamente,
Besos desolados te esperan
En las playas de nubes y lluvias del sur,
Besos suaves de algas marinas
Contemplan el baile lascivo de tus caderas,
Como espectáculo paradisíaco
Que castiga a mis ojos atrevidos,
Descansando en  recodos de fiordos tranquilos

Mirar Azul/
Oh azul, azul de los poetas,
De aquellos que presienten la vida
Más allá de la vida
Seres que sueñan lo que otros no ven
Azul eterno de un cosmos lleno de fuego/

Creador del sentir poético de la vida


Profundidad y exaltación
Amor Sideral  de  Jaime  Yanes
Prólogo de Luis Weinstein
Hablamos de nosotros y del mundo. Estamos  separados.¿Nos separaron, sólo nos parece estarlo, nos separamos…?.
Vacilamos, nos contradecimos, no sabemos…En la vida extrauterina, mientras estamos concientes,  nos vivimos  como separados del resto de la realidad, de los seres  más significativos y de los  distantes, minerales, vegetales, animales, humanos… Nos vemos encerrados, puestos aquí, extraviados, invasores, extraños, hechizados, desmemoriados, condenados…Separados…la explicación guarda   semejanza con nuestros  lentes, con nuestros temples…
A veces, como espejismos o  como momentos plenos, una instancia erótico, un experiencia mística, la hondura de un diálogo, la luminosidad de un descubrimiento, el  asombro por un hecho paranormal, el deslumbramiento  ante la belleza de un crepúsculo, una sinfonía, un cuadro, un poema, unos ojos…nos llevan a cruzar un puente, llegar a una orilla, abrir una ventana…  y sentir  continuidad, entrar a un nosotros con  lo pequeño y lo grande de lo otro…
Es algo que en ocasiones  sobreviene en forma espontánea, pero que suele  seguir   a hábitos y adicciones  o a  disciplinas espirituales  o artísticas.
La poesía, en vivencias y en palabras, en prosa  y en verso,  es uno  de esos oasis de integración, en que  a través del sentir y del crear  se da como si se despejaran nubes, como si se saliera de un laberinto.  Ha llegado lo incorporación, dentro de la inspiración  se encarnan  las musas  y  parece  desvanecerse la  cortina  que separaba a la persona del todo, de lo otro.
El caso de Jaime Yanes es muy especial. No sentía vecindad con la poesía, al contrario, con más propiedad que Parra  podría hablarse de  quien se inicia en la vida lúcida como anti poeta.   Como era    contrario a la disciplina escolar  e iba  teniendo que peregrinar, mal avenido, de colegio  en colegio.
 Ahora,  hombre mayor empieza  a  reconocerlo… era un pre poeta,  Se le notaba  en que  infundía confianza. Era un líder   integrador , los compañeros  creían  en él   y  ello se mantiene  hasta  su  condición actual  de  educador ,  pensador y   activista social.
 El autor  nació  en la Patagonia  y,  viviendo en Santiago o exiliado en Bulgaria  y en Cuba,  ha seguido  siendo  patagón. Es decir “de emociones  húmedas y verdes”, vecino a tímidos huemules,  a  imponentes “nubes estremecidas”, grises, “desafiantes”, a vientos veloces, a “bosques grandiosos “, a “alas de  sueños”…
Su residencia en la tierra es, a la vez su  llevar la Patagonia     a cualquier  lugar de la tierra.
       Se lidia con el sentido, se llega a superar  la separación existencial  por  el camino  dionisíaco de romper  los límites, transgrediendo  o venerando, afrontar la hybris   de los  griegos en libre exaltación. Existe, también,la senda  del proceso,  en que al fulgor de flores  acompañan frutos perdurables, la de la creatividad, la del amor fraternal o amistad,  la de las búsquedas de verdad y de sentido,  la de  la ayuda mutua  y la solidaridad.
     Parecen  dos orientaciones   inconciliables. Sin embargo, se nos dice  que hay   yin dentro  del yang y  yang en las entrañas del yin. Se agrega la evidencia de que   Apolo  y Dionisos, el equilibrio y la exaltación  tenían arreglos  amigable de reparto   del tiempo  a su  cargo en Delfos.  También  se  filtró la noticia del amor equilibrado de Dionisios por Ariadna y de los desvaríos  amorosos de  Apolo.
  Es en ese sentido, arquetípico  que  Amor Sideral  empieza a ser un texto notable. Una obra mítica.  En este corazón y talón  de Aquiles de lo humano, la separatividad,  integra   el anhelo de  sentido perdurable, perfectible, el ser humano inconcluso que se hace cargo de la vida y  como el padre de Altazor se convierte en pequeño  creador, en pequeño Dios, con  la vitalidad, con la intensidad  del grito que derrota el espacio, con el fervor del convencimiento donde no caben grietas ni rasguños, con el entusiasmo  que  abre los laberinto  y  conecta  los besos con  los astros.
    El amor pasión como un orgasmo  sísmico, planetario, cósmico transforma  al autor, quiéralo o no, en poeta, y, a la vez, en viajero por la inmensidad y por lo mas  confidencial de la  materia.
 Expresión de unidad. De quien delata  que el  Dios Eros que  desde  tiempos  inmemoriales mantiene  juntos todos   los tripulantes del universos,  átomos,  planetas,  estrellas , galaxias, hoyos negros,  rugidos y  pensamientos,   es el mismo  que    enamora, lleva  a pasiones   irresistibles,  trae ternura,    se consagra en cuidados,  milita en las devociones y en las causas.
 Amor sideral, amor  de estrellas, amor como aman las estrellas.   Existiendo  sin vacilación.  Con calor. Con luz. Como el fuego  en la Patagonia.
Jaime Yanes, diestro  buceador en el pensamiento complejo, en las avatares de conocimiento del pensamiento científico   moderno, abierto a los interrogantes   del tiempo y del espacio, integra  en este libro, en este regalo, esas dimensiones de su ser   y su condición de  hombre    confiable, de líder natural que educa,  que señala caminos, que  facilita   la tarea evolutiva  de ampliar la conciencia  y ahondar  en la convivencia,…  cambiando la vida.
  El poema lo dice expresamente. Tiene el rojo de lo que somos  y el azul de  la perspectiva, de la poesía de lo que podemos ser.
Tal vez habría que decir lo mismo de otra manera

Por esta  poesía
Con mucha esperanza
Entra a navegar

Es explosión
En sentires pensantes
Nació un poeta

Fue  alto crisol
Con laberintos plenos
De amor sideral

Es Patagonia
Nubes, ríos,  guanacos
Íntimo fuego

Las emociones
Vagan entre estrellas
Rojas y azules

Besos cálidos
Luminizando  cosmos
Mirando  nubes

Van dialogando
Como un mismo todo
Mente y materia


Mensaje claro
Sentir poético
Ya venceremos

Luchando por la vida
Cosmos lleno de fuego
Vitalidad  sideral

Dijo el poeta
Camino abierto
De amorosidad


Introducción
.Amor Sideral pretende ser una poesía cósmica-erótica-mística-patagona, impregnada de realismo cosmológico. El sentido erótico hay que buscarlo en el espíritu de la vida, la auto-creación permanente de ella en un espacio planetario y societal en expansión sin fin que reproduce al movimiento astral en la tierra. Es una poesía que le canta a la vida y al amor con un colorido que va profundizando su mirada de la naturaleza, su deambular cósmico y su transformación sin cesar. Son versos de amor que viajan por la inmensidad del universo. Es el amor que se mantiene dentro de parámetros de la ética cósmica, del vuelo en diversidad y el surgimiento del amor como expresión consciente de entornos fantásticos y luminizados de nuestro  hogar sideral. Su carácter  místico no está ligado a lo religioso sino que a su unidad indisoluble al todo, formando coherentemente con él un solo cuerpo, expresándolo poéticamente con lenguajes figurativos que se acercan a las tragedias humanas mundanas.
La poesía se desarrolla fundamentalmente en el espacio y el tiempo de un vuelo sideral amenazante por las energías que constituyen el universo, empapándose los navegantes no sólo de la forma de ser de los espacios cósmicos,  sino también del psiquismo de la inmensidad universal. Los enamorados intergalácticos conocen no sólo lo que ya son estos espacios en su presente, sino audazmente presienten lo que vendrá, lo esencial de lo que será. Es un vuelo liberador del suelo local planetario que pisamos y que pretende amarrarnos a lo estable, a un ser definitivo y los lanza al vacío sideral con un partir y un volver que nos muestra cómo vamos transmigrando, y que al regresar al punto de “partida”, ya no somos los mismo. Es una poesía que navega por el mundo en equilibrio-desequilibrio recreador permanente entre nuestro entorno y el cuerpo, alma y espíritu que nos definen. Es este amor ético sideral que mueve a los enamorados el que se transforma en  una torre de control cibernética que facilita la gobernabilidad incierta de nuestro ser por parajes sorprendentes de la vida por atajos increíbles en zonas obscuras de los cielos desconocidos.
En esta obra se ve al propio autor en un proceso de transmutación, despertando de súbito a la vida de otra forma, que lo pone por primera vez en contacto con la poesía. Aparece dibujada la energía primigenia del que fue el mundo del pre-poeta como paso provisorio hacia mundos expectantes, aún pendientes en su existir, como algo venidero que surgirá de choques contradictorios de los campos gravitatorios y los contenidos energéticos de la propia materia obscura que envuelve la mente misteriosa de todo ser humano, y de la de él en particular. Son las intensas fluctuaciones cuánticas del poeta en  su propio laberinto no bien definidos aún pero no menos validos como si respondiera a esquemas intelectuales omnipresentes en todo el universo.
El poeta no sólo procesa su aparente existencia, sino que fundamentalmente cogita, piensa lo que hasta ahora había vivido,  replanteándose en la perspectiva de un nuevo futuro para su vida y la de todo el mundo, de experiencias que aún no existen en su abanico de colores que mezcla el rojo, expresión de lo ya creado, con el azul, la nueva vida y existencia que va surgiendo de su propia vida que presiona para mantenerse como una locura en sus espacios mentales prometedores de lo que aún no ha llegado a ser. En la poesía se va desplegando los misterios del poeta y las promesas de una nueva vida para todo el género humano en la misma medida que el universo sin barandas se expande creando nuevos espacios y tiempos en permanente movimiento hacedor.
Su poesía es también patagónica. La tierra natal del poeta está presente como un acontecimiento cósmico, como manifestación de energías y materias complejas siempre mostrando un camino con su información sideral, permanentemente unido a la diversidad. La Patagonia en evolución infinita aparece como un cobijo amoroso donde la vida se expresa también como un suceso cuántico, como un espacio creado desde la nada misma, con una expresión biodiversa y cosmológica de belleza armónica pero cambiante, como un paisaje que surge pintado por la mente cósmica del espíritu creador y acompaña a esta poesía sideral por todos los recodos del viaje interespacial, vida sin límites también, mar de vibraciones como las almas de los navegantes que cabalgan por este mundo espacial por conocer, con ritmos biológicos ordenados pero en desarrollo cambiante sin cesar.

Laberinto 

Viví oculto en las profundidades de la tierra
Encarcelado en habitaciones no vinculadas
En un mundo circular de analogías
Desconociendo sus infinitas posibilidades

Encerrado como un Minatuaro
Me socavaba desde mi propia vida
Pero los ojos sensibles de mis manos
Te descubrieron como Ariadna
Transformando con tus hilos mágicos
Este laberinto de muros paralizantes
En laberinto de amor

Apareció entonces el mundo
Con todas sus habitaciones
Me transformaste en mi propio redentor
Al introducirme en tus galerías
De besos, caricias y piel
A un universo lleno de palpitaciones

Te presentí como Ofelia
Embajadora en tiempos de horror,
De repetición y desesperanza
De mi alma castigada por la reclusión
Liberándose hacia cruces reales-virtuales


Fuiste foco en la transmutación de mi vida
En la luminización de mis emociones
Que me permitieron conocer nuevos espacios
Y las verdaderas dimensiones de un laberinto
Ahora transformado en totalidad abierta
Un mundo pleno de emociones

Eres
I
Quiero lo que tú eres de lo que quiero
Porque integras la diferencia
Eres sincronización en movimiento
Y cobijas amorosamente lo distinto.

II
Expresas la singularidad del todo amoroso
Eres comprehensiva en tu expansión
Exponente de las intenciones del universo
Vibraciones de su complejidad

III
Tu recreación lumínica es sideral
Integrando en tu singularidad
Las energías de la amorosidad
Lo caótico y lo vital de esta diversidad

IV
Provienes de la nada
Vacío primigenio del primer impulso
Donde siempre te potencias
Como proyecto inacabado

V
Estas en pleno despliegue
Desde las vibraciones inmateriales
Y  vas configurando constantemente
Esa amorosidad singularizada

VI
Quiero lo que quiero yo
De esa ética cosmológica
Que eres en tu singularidad
Sin escindirte de la totalidad

Alas

Mis emociones son húmedas y verdes como la Patagonia,
Llena de calafates, grosellas, frambuezas y frutillas,
De bosques grandiosos de lenga, teñío, luma,
 Mañío, cipreses y helechos tupidos,
Y de maquis y gigantes hojas de nalcas.
Con ellas construyo mis alegrías ingenuas y sensibles
Para entregarte esas alas de sueño llenas de vida por tu cariño.

Bordes
La vida no tiene límites,
El amor no tiene bordes
Aunque aparente detenerse en la cotidianidad,
Pretendiendo fijarnos barreras
Sin embargo camina nuevos trechos
Buscando los secretos de la piel
En el acunamiento de tu ser
Con caricias tiernas y tibias
Descubriendo los secretos de la vida
Construída diarimente con palabras
Y encuentros reales
Haciendo uno el nos-otros
Desde lo más profundo de nuestras ganas
Luminizándola en vida real-virtual
Donde no hay espacio para los límites
Sólo besos esperanzadores
De vida en despliegue sin fin

Nubes
Mi colección es de nubes desafiantes,
Un gris casi negro que retan a la vida,
Que la invitan a enfrentar las vicisitudes
Del devenir siempre tan incierto y caprichoso.
Son nubes que visitan la Patagonia constantemente,
Tan negras en verano como en invierno,
Aunque en la época estival, algo más amistosas.
En algo se parecen tus nubes a las mías
Porque son también profundas, enérgicas y soñadoras.
Pero la diferencia es que invitan
A tomar un mate amargo al lado de un fogón.
Ah, el fuego!
Sólo en la Patagonia se sabe lo que acompaña el fuego!
Lo que de vida tiene!

Pasajeros

Imaginaba nuestros puertos
Como lugares de resguardo
En viajes sin rutas definidas
Por infinitos tránsitos virtuales
Como navegantes holográficos
Surcando procelosos mares
Perdidos en la virtualidad real,
Desnudez maravillosa en nubes estremecidas,
De fuerzas eólicas cosmológicas,
Cuerpos sedosos anonadados
De atractores caóticos insospechados
Cálices de incertidumbres amenazantes
Por sucesos cuánticos inciertos
Que crispan nuestra sangre bajo la piel
En un universo lleno de aventuras
Y puertos de resguardos casuales
De acogidas momentáneas,
Remansos espaciales para reparar
Las estructuras dañadas de nuestra nave
Las concentraciones de energías perdidas
Sobrevivir en la adversidad
Creando lechos de pétalos salvajes
Adaptarse a las perturbaciones diabólicas
Pero seguir navegando...
Con nuestro tesoro incomparable
Como pasajeros de un viaje sin retorno

Misterios
I
Los misterios de la vida 
Como fractales espaciales
Se multiplican persistentemente
Navegamos por heteróclitos estados, 
Por caminos que nos llevan a intuir
El orden implícito, no visible,
Que vela tras la aparente realidad
Apenas se atisba en lo más recóndito del ser

II
En este encuentro con nosotros mismos
Nos acerca a los arcanos
De nuestra matriz primordial.
Sólo es una visión aparente.
La vida se  expande  continuamente
Entre facetas indeterminadas,
En permanentes viajes  sin rutas prefiguradas.

III
Nuestra alma lacerada
Por embates ondulantes
Creadores de  espejismos
A veces indiscernibles
Desdibujándose continuamente
 Entre lo real e imaginario 
Se nos revela engañosamente
Como simple cotidianidad
Alejada de toda complejidad

IV
En esta búsqueda confusa,
Por bosques impenetrables
Bajo tormentas de fuego
Nos acercamos con temor
A esta torcida realidad
Que como hojas al viento
Se multiplican misteriosamente
En nuevos caminos por conocer.
V
Los compañeros de vida
De estos viajes a lo desconocido
Son contertulios de historias y de pasiones
De lucha que los acercan y los constituyen
Como tesoros codiciados.
Acaso no nos hemos reconfigurado?
En este caminar profundo
Eres tú la misma que yo conocí?
O eres ya lo que tus ojos anunciaban ayer?

Quién eres?
A quién quiero yo
si me cuesta entender quién eres
Eres la de los ojos negros penetrantes?
Los que rebosan de aguda inteligencia
La que se acicata de rojo
pero presume de bleu?
O la de las caricias ardientes
De pechos delicados
de manos que investigan?
O la de los besos  de ensueño?
Quién eres?
Qué me atrae de tí?
Tú eres la luz encarnada
De besos e inteligencia
De caricias y diálogos profundos
De inspiraciones y abrazos
De caderas que conversan

Todo eso siento
Cuando nos reencontramos
En las profundidades de tu ser
Eso es lo que quiero yo...
Todo eso me interesa de tí

Raulí
El metal de tu voz
Reencarna estas emociones
Construidas en la virtualidad
Es un amor de tiempos modernos:
Virtual-real-virtual
De impulsos electrónicos
Y palpitaciones sensuales
De sentirnos en la ausencia
Y acariciarnos en la cercanía
En aquel amistoso Raulí...

Olvido
Me asustas...
Qué se te quedó bajo el Raulí?
Tus letras se parecen a una trágica despedida...
Dudas de las coincidencias de nuestros andares?
Dime, por todos los fuegos del mundo
Qué te ha hecho dudar...
No sentiste la fuerza de las caricias?
La pasión de los besos?
Mi fuego en tu azul?

Mirada 
I
Penetro en tus ojos abiertos
Y desde tu mirada amistosa
Veo estados más refinados
Reconstruyo la unidad global
Observo los todos jerárquicos
Que integran los logros del pasado
En nuevas pautas de desarrollo
En evoluciones en espiral
 II
Desde tus ojos universales
Que acechan cada esquina de  mi vida
Veo la totalidad de las cosas
Entiendo las trayectorias de mi evolución,
Comprendo nuestra propia creación,
El caminar por bosques de troncos ondeantes
Que se inclinan ante la inocencia de nuestros cuerpos.
Descubro que el universo continúa en nosotros
Crispando nuestra propia matriz
Que somos energías abiertas a la luz universal,
Magma ardiente de volcanes espaciales
Bosque idílico en constante transformación
En coherencia con el todo mayor
Cuyas pulsaciones vibratorias
Dan vida a  mi sustrato fundador

III
Tu mirada cadenciosa 
Y tus besos de chocolate tibio
Me llevan a la mente universal
Descubriendo nuevos horizontes
De caricias virtuales
Que invocan sueños de besos huérfanos
Cuya atracción cósmica
Al cruzar sus límites peligrosos                                                                             
Nos conduce a zonas tenebrosas
De obscuridad infinita
Que turban la belleza de nuestras almas
Donde nuestras vidas se curvan.
Y la amorosidad desencajada es atrapada

 IV
Tu ver cósmico, amoroso
Me entrega estados más amplios de conciencia
Observo la dispersión de mis energías
Nos deforman en fluctuaciones sin límites
Desintegrándonos en partículas de energía
En el huracán de tus caricias
Mi desaparición parcial en otras galaxias
Por minúsculas fluctuaciones  de sensibilidad
Alientan  mi nueva reconfiguración amorosa
Pero reciclados y reconstruidos
Con besos siderales expedicionarios
De mi ser integrando la multiplicidad
 En otro espacio y tiempo sideral
V
En este viaje cósmico
Tu cuerpo fue un cometa en movimiento
Donde nuestras vibraciones fueron una,
Penetrando los misterios de nuestra existencia,
Navegamos dentro de la totalidad
Matriz que nos hace emerger como nos-otros
Viga maestra que nos incita a la constante autoproducción
Ligados al todo diferente y lejano
Con besos de aromas de piel
Haciendo nuestro el realismo cosmológico,
Reconociéndonos singulares
Con suaves oleajes de sol vibrante
Sin existencia de separabilidad
En besos cósmicos sin sentido determinado
Donde la ley es sólo la unidad amorosa de la diversidad

VI
Transportado por tu cuerpo seductor
Movimiento tibio de humedades penetrantes
Estructura amorosa alejada del equilibrio,
Viajo contigo desde el tiempo en evolución constante
Dueños de nuestros  cuerpos y emociones
Acogiendo los trastornos del universo
Entendiéndonos como espíritus entrelazados
En el renacer constante de la vida
Respetando nuestro sentido primordial
Como química abierta  al espacio sin fin,
Socavados por las energías luminosas de nuestro espíritu
Transformando nuestras vibraciones inestables
En nuevas posibilidades de rutas apasionadas
Pletóricas de alternativas e incertidumbres
De almas entregadas a la fantasía amorosa

VII
Tu visión cósmica provocó la unidad   
De mi ser y la naturaleza,
Caminamos entrelazados en las miradas,
Navegamos en cometas y supernovas,
Me hiciste transmutarme en todo lo no-humano
Construirme sin cesar en este viaje espacial,
Recrearme en una sola sensación con todas las cosas,
Sentir desde la diversidad de nuestro entorno,
Observar  desde la araucaria y sus raíces milenarias
Desde el universo auntocontenido y  sin bordes
Su inmensidad en expansión constante,
Percibir con los ojos amistosos del chucao patagónico
Y penetrar en la complejidad amorosa
De la eternidad de los bosques australes

VIII
Desde  la mirada tímida del huemul
Nos estremecimos con las vibraciones de los ríos,
Transformaste mi visión en el sentir,
De todas las formas de existencia.
Me acompañas allí donde yo mire
Con ojos de aves, de piedras, de ríos y de bosques
Ya no viajo solo,
Viajo dentro de tu mirada sideral
Y de la mirada de todos los seres

Recuerdos

Miro esos recuerdos una y otras vez,
Tratando de encontrar la explicación
De mi arranque de tristeza.
La encuentro
En tu sonrisa y la mía
En nuestro abrazo sincero
En la alegría compartida
En ese fuego del sur
En nuestro tu y yo ya distintos
En este nuevo nos-otros
Construido entre fiordos
Hielos, bosques y nubes
En compañía de ñandús, pingüinos
Ciervos y guanacos.
Esa felicidad-sonrisa
Interrumpida abruptamente
Por la dura cotidianidad
De personajes ajenos
De manos no deseadas
De calles, ruidos, gentío
Gelaterías que no son las nuestras
Y extraños vehículos
Que se levantan amenazantes
Esos recuerdos no son sino
El espejismo de nuestra realidad
Luminosidad materializada
En caricias, lecturas, palabras
De amor real virtualizado...


 Compartir
Tu me compartes el cielo?
Qué maravilla!
Yo te comparto el fuego!
Qué desafío!
Cielo y fuego,
Que mezcla tan potente!
Sobreviviremos a tan paradisíaco encuentro?

 Alas de Fuego

El desencanto no es lo mío...
A pesar de los laberintos
Que buscan de nuevo mi encierro,
Mis alas vuelan como gigantes velas
De barcos enormes por todo el espacio sideral,
Es un vuelo clandestino que me hace vivir
Yo vivo en esos vuelos
Me hago y rehago mil veces,
Millones de veces en esas alturas secretas....
No son alas de Icaro,
El sol no se atreve a tocarlas
Son fortalecidas por el calor despavorido
De su fuego cósmico en estos vuelos nebulosos
Besos entonces,
Porque tus besos son humedades silenciosas,
Palabras volcánicas de tu espíritu irreverente
Que se someten a las tiernas caricias
De nuestros amores virtuales luminizados
Somos seres holográficos
En ubicuidad constante
Que abren sus puertas
En sus vuelos galácticos
Desde cualquier lugar del cosmos....

Contigo
Contigo conocí la diversidad del todo
Ampliaste y enriqueciste mi conciencia
Pude descifrar nuevos sentidos en mi vida 
Encontré  un pulso ordenador de mi pensar
Y comprendí la dirección de mi transmigrar 
Contigo percibí la interrelación de las cosas
Conjugué las vibraciones de mi energía
Interactué en la multiplicidad del ser
Pude reconocerme uno en el todo 
En comunión armónica con el cosmos
 Contigo se liberaron mis fuerzas energéticas
Rehaciéndome sin pausa en el pensar cósmico 
Aceptando las pautas de la ética universal
Como modelo complejo de vivir
En mis transmutaciones constantes

Nacer sin límites!
El compromiso con la vida
Hay que vivirla ahí donde sucede
Algunos la viven en acuerdos con dioses
En relaciones divinas pactadas
Pero la vida surge una y otra vez
Al margen de toda intervención del Olimpo
El sustrato de la vida la encuentras
En esta fusión tiempo-espacio
Forma de existencia de las cosas
Ahí donde se incrementa la densidad
Y surge como suceso espontáneo
Vivir la vida es mirar los acontecimientos
Desde el sentido que de ella cada uno tenemos
Es entender su incertidumbre
La velocidad de sus transformaciones
En este mirar cósmico constante
Renacemos sin límites y ataduras
Nos reconfiguramos al infinito
En infinitas segundas vidas sin bordes

Grito
Siento tus llamados
Y te acompaño en la distancia
Huelo la dulzura de tu grito
Y acudo presuroso
Con impulsos de miel y polen
Para entibiar tu piel herida
Y sanar tu agria soledad
Besos dulces

Vibraciones
He abierto mi cuerpo
A tus besos de niebla
A las energías siderales
Que te presienten en el silencio
A la fuerza de la luz espacial
De tus brisas de esperanza
Vibraciones vitales
Que impregnan mi piel
Creadora inagotable de mi vida
Para que ellas penetren
Por las palmas de mis manos
Invadiendo mi cuerpo ansioso
 
Sueños luminizados
Los tesoros de la sombra
Son luces siderales
Esos nexos ocultos
Que configuran lo desconocido
Agrietando sin tregua
La placidez de los sueños
Que nos dejan heridas profundas
En un caleidoscopio transmutado
De los misterios del día,
En noches sin treguas
Luminizadas por la duda

Fluctuaciones

Has emergido en mis espacios
Como una partícula de luz
Sin presencia evidente
Provocándome, en apariencia,
Sólo pequeñas fluctuaciones;
Pero tu estar ahí,
Esa imperceptible acumulación
De  sucesos débiles,
Me ha recreado sin cesar
Como un observador atento
Que siente la pulsación planetaria
Como viajes astrales
De complejidades fractales


Fantasmas
I
Nacieron relaciones primordiales
De nuestro cosmos en expansión
Constructora de un sin fin  de emociones
Disipaste distinciones irreales
Creando  unidualidad amorosa.
Entre nuestros cuerpos y almas
Todo fue libertad y conjunción
En el amarse cotidiano.
Sin esferas diferentes
Entre  ausencias y presencias
Entre palabras y  caricias
Sin disociación posible.

II
¿Qué fue de las confianzas implicadas
En la amistad logilizada
De los amores ya instalados?
¿Qué destruyó la unidad entre  sentimiento y razón?
¿Qué perturbaciones  poderosas
Desdoblaron la amorosidad construida ?
¿Qué demonios ensombrecieron nuestro pacto?
¿Qué fantasmas impusieron sus designios?
¿Qué racionalización acalló el diálogo?
¿Qué destino intruso desvió las sendas compartidas? 
¿Qué cegó besos y caricias en el seno de nuestras  vidas?

Silencio

Mi silencio son torrentes agitados
Como las aguas patagónicas del Baker
Que gritan desde su furia galáctica
La soledad de tu ausencia,
Engarza collares de piedras retorcidas
Con los suaves tonos de los glaciares
Que hablan del fuego del sur
Y del azul de tus recuerdos

Reconfiguración
La estrategia cosmológica
Reconstruye constantemente
 Con singularidades tácticas
La vida amorosa en su diversidad
Que se transforma
Por imperativos de la misma vida
En torbellinos telúricos sin límites....
En continuas diversidades en la totalidad....
Entre nuevas estrategias y tácticas...

Perturbaciones
I.
Somos sistemas energocibernéticos
Rodeados de entornos complejos
Que nos hacer vagar por rutas caosógenas
Que nos llenan de incertidumbres
Y futuros inciertos
Las flechas de nuestros tiempos
Nos muestran caminos
De potentes entropías
Y de mutaciones permanentes
Somos seres que buscan
Restablecer la homeostasis perdida
Por el medio perturbador
Que desequilibra nuestras emociones
La racionalidad y el metabolismo
Tu perturbastes mi vida...
Hay alguna duda?

II
 Encontré las fuerzas necesarias
Para ser de otra manera a partir de mi mismo
Mi sensualidad adquirió formas poéticas
Extrañas, no conocidas por mí
En una fuerza suave y potente
Que transmutó mi vida
Sentí las pulsaciones
De la materialidad de mis emociones
En mis viaje a tus profundidades
Y de beber de tus huidas...
De tus propias emociones sentidas
En formas cristalizadas
Y deseos contenidos por temores escondidos

III
Si vencen las perturbaciones
Como anomalías no metabolizadas
Nos destruimos como estructuras logilizadas
Pero si las asumimos transformadas
En elementos de nuestra organicidad
Venceremos en la amorosidad
De lo que hemos hecho nacer
En nuestra emocionalidad racionalizada
En nuestra mente físicalizada
En esos rayos de luz
Que aceleraron su velocidad
En movimientos circulares
Cuya  tautologicidad emocional
Transformaron nuestras insinuaciones
En secreciones amorosas
Que buscan ya hacerse unas
En un bosque de vibraciones
En toda la faz planetaria
Donde por fin mente y materia
Como dos aspectos de un mismo todo
En saltos dialógicos  sucesivos
Respetando el orden implicado
Son uno como en sus orígenes
En el holomovimiento infinito


Reconocer
Te reconocería en una noche obscura
Por el fulgor de tu sombra,
En un mar exaltado
Por los tonos puros de tu reír,
En una selva espesa
Por  el rojo de tu correr,
Y si además todo fuera de un gris casi negro...
Te presentiría sólo por el acelerado palpitar de mis emociones.  

Vicisitudes
I
Tejimos nuestras vidas
De historias sobre historias
Sin ignorancia del todo
Negando la fragmentación
Reconociéndonos en nuestros avatares
Convulsiones telúricas
Fusiones sin fronteras
De cuerpo, alma y espíritu
En la virtualidad de lo real


Se hirvanaron en el telar
Como fractales en movimiento
En cada una de sus transformaciones
Expresaban lo construido
Como hologramas vinculados
Abarcando la totalidad

III
Fue la estrategia de nuestras vidas
Nos reconstruimos en el arraigamiento
En la condición sideral en expansión
Misterio de la naturaleza
En plenitud libertaria
Reconociendo la diversidad

IV
Pero el tejido construido
Ocultaba también vidas delirantes
Dioses que inundaban de superstición
Actitudes incontrolables
Demencias inconfesables
Conviviendo en complicidad



V
Nuevas  o antiguas emociones
Se impusieron como tácticas de obscuridades afectivas
Profundizando diversidades
Como torbellinos incontrolables
Destruyendo la racionalidad
De las explicaciones entretegidas
Con amorosidad cosmológica


Memoria frágil
La memoria está llena de vida
De esa vida que nos recrea
En sus vuelos siderales
Que nos hace ver a través del fuego
Las vibraciones de la cotidianidad
Pero….ay… memoria frágil
Que olvidas aquellos recuerdos
Que fueron galvanizados
Con entrelazados cuerpos
Y recorridos de laberintos
En un nuevo mirar y sentir



Incertidumbre

I
Qué cambios he tenido...
Mi alma, mi cuerpo?
O mi alma-cuerpo?
Mi alma se mudó a otro cuerpo?
O es mi cuerpo el que habita otra alma?
O sencillamente mi alma-cuerpo
Ha acelerado sus mutaciones intensas
Porque sus nuevos componentes
Son de mayor densidad?

II
Soy otro a partir de mi mismo
Tu entorno fantástico me ha empujado
A profundas transmigraciones
Mi identidad enriquecida
Mis posibilidades de seguir cambiando
Potenciadas



III
Incertidumbres?
Es un camino sin vuelta
Que explota en mil posibilidades
Y le exige a nuestra libertad
Que decida la flecha del tiempo a seguir
Para vivir de nuevo otras vicisitudes.

IV
Caricias, besos, abrazos y palabras
El rojo protegiendo el azul
El azul suavizando el rojo,
Nuestros entornos naturales
Fundamentos potentes
En el nuevo andar incierto
Pero aferrado con fuerza
Al nos-otros reconstruido sin cesar!

V
Saltaré desde tu ventana
Hacia tus profundidades majestuosas
Beberé de tu intimidad
Y renaceré de nuevo
Para seguir siendo yo-otro infinitamente


Cosmos
Mi vínculo con el cosmos
La permanencia en la totalidad
Me redescubre los caminos de la vida
Retorno del espacio sideral
Vigorizado por la fuerza de las estrellas
Somos expresión de la totalidad
Aunque la vida nos llene de paradojas
Pero los impulsos de la ternura
Invaden los rostros de sonrisas
De aceptación mutua con el otro y la otra
En lucha común por la vida
Llena de vitalidad sideral
II
Con el tiempo de nuestro andar
Los sueños se van ampliando
Los saberes agotando
Las penas superando
Lo que fue verdad, ya no lo es más
Ser joven de nuevo
Derrumbando murallas
Que dejaron de vibrar

Complicidad
No ves la luz en las tinieblas?
No sientes sus gemidos en el silencio?
No percibes sus vibraciones en tu inmovilidad
No sospechas la complicidad de la puerta?
Que ciega de espíritu eres….

Besos 
I. Calor
Si sientes el vacío del fuego del sur
Que no lo aplacan ni brisas, ni gaviotas,
¿No se habrán encendidos tus emociones
En el correr de tus huidas
Por el calor de las palabras,
Los besos  y de los abrazos penetrantes?

II. Cometa
Como un cometa en conjunciones erráticas
Busco el tañir de tus besos,
Sus sueños exploradores,
El amor huracanado que llama insistentemente
En un lecho de pétalos de calafates,
Cobijado por las hojas de las nalcas
Vientre de afrodita en bosques embravecidos 
Cerezos en flor que bailan lascivamente,
Besos desolados te esperan
En las playas de nubes y lluvias del sur,
Besos suaves de algas marinas
Contemplan el baile lascivo de tus caderas,
Como espectáculo paradisíaco
Que castiga a mis ojos atrevidos,
Descansando en  recodos de fiordos tranquilos


III. Timonel
Quiero tus besos profundos
De mar abierto y de bosques susurrantes,
Aunque ignores lo proceloso
De los vientos y las corrientes marinas
Me gustan esos besos de esquife y redes
Aunque no presientas el blandir
Del timonel en la alta mar tormentosa,
Me seducen tus besos de nubes cobijadoras
Porque abrigan mi frio en tu cuerpo azul,
Se orillaron nuestras energías
Muellamente protegida su desnudez maravillosa,
Tus cándidos sentimientos y mis ansias de tenerte...
Entre perfumes de helechos 
Y  mañios  deslumbrantes

IV . Otoño
Besos de otoño tejidos de nubarrones
Anunciando senderos tangentes
Y tesoros incomparables.
Besos de manos mixtas y dedos entretegidos,
Ondas vibrantes que viajan por nuestros cuerpos
Urgentes de tiempo buscando caminos de atajo
Besos silentes, prometedores,
Besos de ilusión y de caderas armoniosas,
Besos idílicos de  arcoíris dulce,
Como cuerdas en el telar de las arañas
 En el espacio-tiempo sideral con nuevas dimensiones
Buscando infinidades de rutas desconocidas
Atajos impensados en vuelos galácticos
En dimensiones infinitamente curvadas
Por los embates virtuales de amores de otoño
besos envolventes que descienden de las estrellas
Besos protectores de la melancolía
De ciencia ficción realizada
De flores tardías  aún encendidas
Besos de grosellas y frambuesas
Que despiden la vida consumada
En argamasa de llanto y alegrías

V. Lejanía
Besos lujuriosos que esperan un nuevo encuentro
Que crispen otra vez la sangre detenida,
Besos de café que te esperan afanosamente
Para amar como efebos sin temor a la muerte.
Besos bulliciosos que acortan el silencio de la angustia
Que reciben con dulzura el amanecer.
Besos que acompañan tu retorno
Como aliento patagónico de brisas esperanzadoras
Besos que atraen vientres ondulantes
En ocasos inciertos de amores huracanados,
Besos que lloran con fuerza tu lejanía 
Como las ondulaciones vibrantes de un cometa,
Besos de navegante que buscan la suavidad de tus oleajes
Al encuentro de la sensualidad de tu sensibilidad
En viajes a otras galaxias por caminos inexistentes


Nubes
Mi colección es de nubes desafiantes,
Un gris casi negro que retan a la vida,
Que la invitan a enfrentar las vicisitudes
Del devenir siempre tan incierto y caprichoso.
Son nubes que visitan la Patagonia constantemente,
Tan negras en verano como en invierno,
Aunque en la época estival, algo más amistosas.
En algo se parecen tus nubes a las mías
Porque son también profundas, enérgicas y soñadoras.
Pero la diferencia es que invitan
A tomar un mate amargo al lado de un fogón.
Ah, el fuego!
Sólo en la Patagonia se sabe lo que acompaña el fuego!
Lo que de vida tiene!

Mirar Azul/
Oh azul, azul de los poetas,
De aquellos que presienten la vida
Más allá de la vida
Seres que sueñan lo que otros no ven
Azul eterno de un cosmos lleno de fuego/
Creador del sentir poético de la vida

Compañía esperada
Es sólo de valientes
Desprenderse de uno mismo,
De la tierra que nos vio nacer.
Atreverse en esos nuevos parajes
De ojos encantados
 De pieles húmedas
Que exigen compañía,
Que te invitan a lo diverso
Y que tu cuerpo reconoce
Al vibrar con más fuerza cósmica
Que la que acostumbra


Ceguera
Pero si las flores vibran!
Hablan en su lenguaje espontáneo
Sentidla como nos señalan los orígenes
Nuestros vínculos siderales.
Nos llaman a abandonar  nuestra ceguera
De seres-hombres aislados
Nos susurran nuestra pertenencia
A gaia, la madre tierra
A reconocer nuestra estructura biológica
Y nuestros orígenes cósmicos...
Nos  invitan a ver lo que miramos
Si no será demasiado tarde...
Y una nueva catástrofe
Caerá sobre la vida en nuestro planeta...


Alegrías
Las tristezas fueron desterradas
El pesimismo condenado a laberintos sin salida
Las frustraciones echadas  al fondo de los fiordos patagónicos
Reinan hoy amores vibrantes
Energías galácticas viajeras
Caricias  que llaman a los sueños y las ganas

Cafetera
Te amé toda la noche y hoy día amanecí más tranquilo.
Sin embargo, la cafetera se sigue negando a darme buen tinto...

Carcajadas
Escucharte me pone contento,
aparece ese yo feliz
que tan mezquino ha sido conmigo
Cada carcajada tuya suena a besos
cada gracias son abrazos
que se atropellan en caricias
Espero este nuevo encuentro
para que esas carcajadas
sean besos, abrazos y caricias!

Armas
Me gustan las armas que utilizas,
Carcajadas, pinturas, alegría
De metrallas amenazantes
Que rompen las obscuras trincheras
De un enemigo terrorista mediatizado
Que oculta sus inconfesables intenciones

El mar patagónico
El fondo marino es otro mundo...
Es un fondo tan vivo en acontecimientos
Como el "arriba",
Pero para nosotros es inaudible,
Difícil de ver, de percibir....
Pero allí la vida fluye también
Como expresión cósmica  del todo
Con sus propias tempestades....

Cabañita
Cuando viajo a mi Patagonia
Me aislo en el sur de Chile
Una cabañita
Rodeado de araucarias,
Leña dura y mañíos
Y una pequeña quinta de frutilas, arbejas
Y más allá frambuesas y matas de calafate
Todo ello conjura al aire que me rodea
De los aromas que me recrean....

La avecilla
El vuelo de la avecilla patagónica,
Nos muestra con su fuerza integradora
El vínculo de todo lo vivo
La mirada tierna de la muchacha
Y del árbol como símbolo de la naturaleza 
Que la proteje a ella
Y a las aves que amorosamente acoje,
Es el espíritu de la vida
Que les dio origen
El cosmos radiante

Cobijo
Todo lo que ansío lo tienes tú:
La ternura de tus manos
La tibieza húmeda de tus labios
Tus besos buscadores
El calor de tu cuerpo
La dulzura de tu cintura
El ímpetu de tus caderas
El encendido ritmo de tus palabras
Tus abrazos penetrantes
La profundidad de tu ser
Tu cuerpo cuando me cobija



Deseos de amarte

Por qué tus versos
Trasponen nuestros deseos de amar
A otros tiempos
A otros sistemas siderales
A dimensiones galácticas supuestas
Por caminos de atajo impensados?
Quieres que muera
En esa espera sin sentido alguno?
Nuestra amistad no tiene ya
El compromiso de todo nuestro ser
En la pasión que nos posee?
Las obsesiones exaltadas
De caricias deseadas con intensidad
No crea la afectividad que nos lleva al éxtasis
A la reproducción constante de nuestro goce?
No vivimos ya momentos
Llenos de densos deseos de amar
Ya difíciles de apaciguar? 
No se evidencian
Las pulsaciones lascerantes
De nuestros deseos reprimidos?

Por qué esperar más
Si nuestras pasiones son de hoy?
Propones ocultar nuestras emociones
En recodos cósmicos inimaginables
Si tú y yo temblamos al tocarnos
Huyes hacia el futuro a velocidad celestial!
Qué temores anidas hoy que me enloquecen?


Encuentro
Tus versos me dejan sin aliento
Por su belleza y lo que proclaman,
La tranquilidad se escapa de mi cuerpo
En la espera del momento del encuentro

Ansío tus brazos y caricias
Que apacigüen mi espíritu desvelado
Y que nos den esa paz
Tan largamente buscada





Compañía

Te has transformado en una apacible compañía
Estas conmigo en el tintico de la mañana
Con tus manos traviesas
Tu risa abarcadora
Y tu piel que me acaricia

Es simulacro la ruta al fuego del sur?
Por qué vacías las emociones en calendario?
Las interrogantes de compromisos
Que cuestionan el sentido de nuestras vidas
No buscan en sus agitadas rutas
Puertos de resguardos
En nuestro caminar sin fin?

Puertos de resguardo
En tu ausencia
Imaginaba nuestros puertos
Como lugares de refugio
De viajes sin rutas definidas
Navegando en procelosos mares
Buscando la sobrevivencia
Ante fuerzas eólicas potentes
Con atractores caóticos insospechados
E incertidumbres amenazantes
Un puerto de resguardo permanente?
Sólo de acogida momentánea
 Un remanso para reparar
Estructuras dañadas de nuestra nave
Sobrevivir en la adversidad
Adaptarse a la violencia de las aguas
Y seguir navegando...
Como timoneles de un viaje sin retorno

Información
Nuestro cuerpo es información
Con los tenues colores de nuestro rostro
Con el brillo intenso de nuestros ojos
Con la mirada ansiosa y esquiva de nuestros deseos
Con la tibieza de nuestras manos
Con los suspiros furtivos de nuestros labios
Con las palabras inadecuadas
Con nuestros olores intensos
Con respuestas llenas de excusas que niegan
Con nuestro caminar provocativo que llama
Con nuestros movimientos que atraen

Informamos con nuestras agitadas palpitaciones
Que se escapan de sus cadenas
A que fueron condenadas
Por frustraciones no deseadas
Nos entregamos en la información
Cuyas consecuencias deben ser gobernadas
Para vivir en lo que buscamos
Para encontrar lo que deseamos
Para conjurar los daños posibles
De este caminar tan riesgoso
En las rutas dolorosas de la felicidad

Viaje cósmico
I.               Mirada luminosa
Como María Celeste (1)
Guiaste  mi viaje cósmico
Penetré  el espacio profundo
A través de tus ojos
Como luminosas azules
De brillo intenso y vida breve
Progenitoras de la vida cósmica
Rodeado de partículas  de sensualidad
Que con sus vibraciones
Me hacen navegar
Entre nubes espaciales
De arcoíris de fuego
Y galaxias celestes
Como tu mirada y besos
De Calipso profundo
Viaje estremecedor
De pasión  envolvente
De deseos y sueños
De incertidumbres y riesgos
Que recuerdan tu presencia
De cuerpo grácil y esbelto



II.             Reflexiones de gris profundo

Mirada que estremece
Como estrellas magnetizadas
Pulsaciones intensas
De amor de fuego
Tormentas huracanadas de vida
Como tragedia humana
En hielos cósmicos de vuelos de cometas
Cuerpo de atracción envolvente
Que invita a descender
Por la profundidad de tus valles
 Densidades ondulantes de talle  fino
Calor que revive profundidades
Con  imágenes de flores navegantes
Reflexiones azules de ríos australes
Del rojo intenso desencajado
 Espectáculo paradisíaco
De tu mirada celeste

III.            Caminos rojizos
Penetro en mareas galácticas insólitas
Por ondas vibrantes de vida
En dimensiones desconocidas
Por caminos que tu mirada me señalan
 Brillantes como tus ojos
Descanso entre pétalos de luces diversas
Que invocan aromas de flores cósmicas
De tu cuerpo en espiral
Colores que  empujan intensamente
En penetraciones lumínicas
Atajos espaciales diseñados
Por tus pasiones soñadas
Que me llevan a lo aún  no pensado
Navego en tu mirada suave y ondulante
Como en un mar de musas celestiales
Que multiplican tu presencia
Entre miles de galaxias alucinantes
Camino por estrellas fugaces
Que recuerdan tus pasos terráqueos
Reflexiones multicolores
De tu cuerpo rebelde
Bosque de araucarias penetrante
Colina de cerezos en flor
Mar borrascoso de  fiordos australes
Piel de verbena satinada
Como la Patagonia en primavera
Apariencia infantil  idílica
De trasfondo rojizo fundador

IV.           Renacer
Sentí tu mirada profunda
De alertas misteriosas
Como desorden espacial
 Sucesos intensos
Movimientos voluptuosos
Curvas que anonadan
 Explosiones de energía
Sangre que fluye a flor de piel
Que emerge de edades desconocidas
De los borde alejados del universo
Mirada de pulsaciones potentes
Que recorre lejanías extremas
Como tu  cuerpo rojo veloz
De intensa expansión galáctica
Mirada dulce fulminante
Alineada en un entramado
Con tu figura frágil insinuante
De matriz que provoca
Labios ondulantes
Que insinúan  nubes y lluvias
Reducto húmedo
De pasiones trepantes
De belleza azul poético
Desnudez de ríos nacientes
Que recrea sin cesar la vida
De materias obscuras desconocidas
Como pétalos delicados
Inspiración sacerdotal
De luz celeste blanquecina

V.            Retorno
Viví mi caminar por el espacio
Como Danza cósmica vinculante
 Cascadas de lluvia de energías
 Marcaron tu presencia
En consumación amorosa
Flujo central de mi existencia
Fue como la danza de dos cuerpos
Pautas que fortalecieron mi identidad
Viajé por el pasado y el futuro
Recorrí dimensiones diversas
Me defendiste del colapso definitivo
Resistí rayos de luces destructoras
Seguí tus  huellas de retorno
Dinámica estructurada de relaciones
Marcado por tu sentido de dirección
En un tiempo imaginario
Conservando mi autorecreación
 Viaje sin fronteras ni bordes
Ni espacios ni tiempos
Te sentí fragmentada en el universo
 Semejante siempre a ti misma
Vi fracciones con tus detalles aproximados
En los  espacios cósmicos que te contenían
Entonces retorne sin ser destruido
Protegido por tus energías de vida
Fractales amorosos que guiaron mi retorno
Como holoestructura sobrenatural
Trasmuté mi virtualidad en realidad
Y regresé a mi punto de partida
Luego de años luz de aventuras
Pero ya no estabas….
Sólo la sensación de tu piel lumínica
En las dimensiones que habitabas
Tu mirada celeste-gris profunda
En las profundidades obscuras de la ciudad
Sólo Tu aroma de lecho de flores del sur
Y la lejanía de tu cuerpo ausente….
---------------------------------------------------------------------------
(1)  María Celeste, mascarón de proa que se encuentra en la casa de Pablo Neruda en Isla Negra. Bella mujer de ojos claros, tez blanca y ropaje celeste.

Retorno

Recuerdo las tristezas del exilio
Al faltarnos nuestras ciudades
Rutinas y las alegrías ausentes
El sol, la lluvia de estas latitudes
Las maneras de ser del calor y la humedad
Fas formas de hacer amistad y ser cálidos.
Su terrible falta nos enfermó a todos de mil maneras
Había que reconocer esa nueva situación
Provocada por la falta de patria
Esta curiosa enfermedad de la ausencia
Esa debilidad para enfrentar lo tan distinto a nosotros
A pesar de la fraternidad de los que nos recibían.
Había que luchar por emerger desde las nieblas de lo desconocido
Desde esa  transformación en apátridas,
De súbito en híbridos culturales
Con pérdida momentánea en el ver y en el sentir
Con ausencia de ayuda del más cercano
Porque estaba tan enfermo como nosotros
o porque era un lugareño que no entendíamos
Pero a pesar de la terrible angustia
Estar bien era lo urgente antes del regreso
Para no arrastrar a los otros que nos acompañaban
Que no eran culpables de las angustias
Sanos para guiar a los más pequeños
Que al igual que en el pasado
Iniciarían ahora su andar en un ambiente desconocido
Agresivo cuando salimos
Y poco amistoso cuando regresamos

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger