viernes, 26 de junio de 2015

Carta de AEICEM a Giorgio Jackson

Academia de Estudios e Investigación Complexus Edgar Morín
AEICEM 

Honorable Diputado
Giorgio Jackson
Estimado Giorgio Jackson,

Nuestra sociedad vive una crisis de carácter ético, educacional, social, política, económica y ecológica, entre otras. La democracia, la equidad y la justicia social, la paz y la armonía entre los seres humanos y entre éstos con nuestro entorno natural deben ser las palabras claves del mundo que estamos viviendo. La educación es “la fuerza del futuro” porque ella constituye uno de los instrumentos más poderosos para realizar este cambio que necesitamos.

La sociedad humana es un todo polisistémico que debe comprenderse en su relación con el entorno que lo circunda. La racionalidad clásica basada en el pensamiento cartesiano que disjunta lo que siempre ha estado unido, ya no puede explicar el mundo que habitamos y permitir el buen vivir de comunidades humanas. Debemos ser capaces de desarrollar una nueva visión sobre la base de una metodología compleja y transdisciplinaria, que nos permita entender la interacción que existe entre los diversos subsistemas y nos acerque a un mundo lleno de diversidad.

Una profunda reforma educación pasa, en primer lugar, por desarrollar un enfoque complejo y transdisciplinar, que a diferencia de la disciplinar, debe centrar su atención en la investigación de los diversos niveles de realidad y la interacción que ellos provocan en uno o más sucesos u objetos. El enfoque transdisciplinar provocará una transcendental revolución en la educación, porque busca en la investigación superar el paradigma disciplinar y su único nivel de realidad. Su comprensión entre los estudiantes pasa por desarrollar multi-capacidades para construir una visión distinta de la realidad en la cual nos formamos y vivimos. En esta nueva manera de entender la realidad, el conocimiento humano, sus disposiciones, sus imperfecciones, sus dificultades, sus tendencias tanto al error  como a la ilusión es común.

Una reforma educacional debe promover un conocimiento capaz de abordar los problemas globales y fundamentales para inscribir allí los conocimientos parciales y locales. Se debe superar que en la escuela y las universidades se desconozca a menudo el vínculo entre las partes y las totalidades y debe dar paso a un modo de conocimiento capaz de aprehender los objetos en sus contextos, sus complejidades, sus conjuntos.

Una real transformación de la educación debe sostener que el ser humano es a la vez físico, biológico, síquico, cultural, social, histórico. Es esta unidad compleja de la naturaleza humana la que está completamente desintegrada en la educación actual en nuestro país a través de las disciplinas y que imposibilita aprender lo que significa ser humano. Así, la condición humana debería ser objeto esencial de cualquier educación.
En la nueva educación, el destino planetario del género humano será otra realidad fundamental ignorada por la formación tradicional. El conocimiento de los desarrollos de la era planetaria que van a incrementarse en el siglo XXI, y el reconocimiento de la identidad terrenal que será cada vez más indispensable para cada uno y para todos, deben convertirse en uno de los mayores objetos de la educación. Habrá que señalar la complejidad de la crisis planetaria que enmarca el siglo XX mostrando que todos los humanos, confrontados desde ahora con los mismos problemas de vida y muerte, viven en una misma comunidad de destino.

Las ciencias nos han hecho adquirir muchas certezas, pero de la misma manera nos han revelado, en el siglo XX, innumerables campos de incertidumbre. La educación debería comprender la enseñanza de las incertidumbres que han aparecido en las ciencias físicas (microfísica, termodinámica, cosmología), en las ciencias de la evolución biológica y en las ciencias históricas. Se debe enseñar  el carácter desconocido de la aventura humana, deben incitarnos a preparar nuestras mentes para esperar lo inesperado y poder afrontarlo. Es imperativo que todos aquellos que tienen la carga de la educación estén a la vanguardia asumiendo la incertidumbre de nuestros tiempos.

La educación para la comprensión está ausente de nuestras enseñanzas. El planeta necesita comprensiones mutuas de los humanos en todos los sentidos. Teniendo en cuenta la importancia de la educación para la comprensión en todos los niveles educativos y en todas las edades, el desarrollo de la comprensión necesita una reforma de las mentalidades. Tal debe ser la tarea para la educación del futuro.

La educación debe conducir a una « antropo-ética » considerado el carácter ternario de la condición humana, cual es el de ser a la vez individuo <->-sociedad <->especie. En este sentido, la ética individuo/especie necesita un control mutuo de la sociedad por el individuo y del individuo por la sociedad, es decir la democracia. El ser humano es al mismo tiempo individuo, parte de una sociedad, parte de una especie. Desde esta perspectiva, todo desarrollo verdaderamente humano debe comprender el desarrollo conjunto de las autonomías individuales, de las participaciones comunitarias y la conciencia de pertenecer a la especie humana.

De allí, se esbozan las dos grandes finalidades ético-políticas del nuevo milenio: establecer una relación de control mutuo entre la sociedad y los individuos por medio de la democracia y concebir la Humanidad como comunidad planetaria. La educación debe no sólo contribuir a una toma de conciencia de nuestra Tierra-Patria, sino también permitir que esta conciencia se traduzca en la voluntad de realizar la ciudadanía terrenal.

Estimado Diputado, observamos con mucha preocupación que esta mirada del pensamiento complejo aún sigue ausente en las transformaciones educacionales que el movimiento de los profesores y estudiantes plantean desde hace varios años. Tampoco en lo que sostiene el Ministerio de Educación ni la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Esta situación es necesario corregirla con urgencia para llevar a buen puerto una profunda y moderna reforma de la educación. Proponemos que la educación chilena se libere de las exigencias de organismos internacionales que han obligado al sistema asumir competencias profesionales desde la perspectiva neoliberal. Sobre todo cuando existe un movimiento internacional encabezado por intelectuales como Edgar Morín y otros, instituciones internacionales como la Casa del Hombre de París, universidades como la Multiversidad Edgar Morín al cual nosotros pertenecemos, y que busca que la UNESCO incorpore en su Programa 2015-30 el concepto de complejidad que permitiría profundas transformaciones en la currícula de la educación básica y de pre y postgrado.

Nos gustaría mucho poder conversar con Uds. sobre estos temas.

Le saludan atentamente;



Jaime Yanes Guzmán
Antonio Castillo Belmar
Presidente AEICEM
Vicepresidente AEICEM




Santiago, Julio de 2015


martes, 9 de junio de 2015

CREATIVIDAD Y EDUCACIÓN. IMPLICACIONES EDUCATIVAS DESDE UNA CREATIVIDAD CON CONCIENCIA COMPLEJA-EVOLUTIVA

Prof. Jessica Cabrera Cuevas Pedagoga,
Doctora en Creatividad Universidad Autónoma de Madrid
Publicado en:
Educadores. Revista de Renovación Pedagógica de Escuelas Católicas. Nº 249. pp 9-22.




EVOLUCIÓN DEL FENÓMENO DE LA CREATIVIDAD

Para hablar de creatividad necesitamos preguntarnos primero, qué entendemos cada cual por este concepto. De acuerdo a nuestra propia representación, ésta se nos presenta por cierto, en diferentes niveles y formas de percibirla, comprenderla, aplicarla y vivirla. En un adelanto a lo que fueron las conclusiones de una profunda investigación al fenómeno (J. Cabrera 2007, 2008, 2009, 2011), nos encontramos que tanto los expertos investigadores como personas de diferentes profesiones y ámbitos, conocían más de las teorías vinculadas a los procesos cognitivos, sin embargo, por otra parte, su visión, aplicación y experiencia de la misma, se extendía a ámbitos más sistémicos y complejos.

Al aproximarnos al término de creatividad nos encontramos que aún persisten algunos mitos en torno a este fenómeno, a saber: que son unos pocos elegidos con este don o talento; que son atributos de aquellos que tienen habilidades artísticas; que se trata de tener ideas muy originales; que se trata de manejar una cantidad importantes de técnicas que estimulen el pensamiento creativo, o que está vinculado a mejores espacios, recursos materiales o tecnológicos. La creatividad vista de esta forma, se propone de manera sesgada.

Así como nuestro cerebro no funciona de manera separada -como para considerar sólo el pensamiento divergente o llegar a decir que estamos en la era del hemisferio derecho para hablar de creatividad- tampoco la creatividad queda hoy en día delimitada a sus referentes más usados, a saber: los que tienen que ver con la persona creativa (rasgos de personalidad, motivación intrínseca y extrínseca, creatividad asociada a ciertas patologías, a la autorrealización, a la estimulación del pensamiento, a la medición del pensamiento creativo, a lo místico, a la práctica, a la tensión conciencia-impulsos inconscientes) con el proceso creativo (buscar información, transformar, evaluar, ejecutar, procesos intuitivos o analíticos, fases de preparación, incubación, iluminación y verificación, procesos didácticos como problematizar, climatizar, estimular, valorar-estimar, y orientar), con el producto creativo ( si tiene novedad, valor, nuevas implicaciones, originalidad, complejidad) o con el ambiente creativo (ambiente, psicosocial, ambiente didáctico, ambiente físico; clima, humor, juego, condiciones materiales, comunicación, respeto, libertad). Este modelo en particular, ha sido usado por variados autores como Ross Money, (1957) - MacKinnon (1975), Sternberg (1977), Landau (2002), Gervilla (2003), De la Torre (2006), Runko (2009), entre otros y hasta hoy algunos siguen entendiendo la creatividad en pilares separados (En J. Cabrera, 2009, adaptado).

La creatividad no es ni mucho menos un recurso externo, un adjetivo que se arrima a cualquier tipo de individuo como algo que puede o no puede tener, ni a un producto (objetos, servicios, expresiones artísticas, etc.) o proceso de elaboración o ambientes con determinadas características. Primero, porque la creatividad no puede encasillarse en perfiles ni tipo de personalidades excluyendo otras formas de ser y comunicar los talentos individuales, ni menos aún sólo de una forma de pensar o ‘pensamiento creativo’ (M. Romo, 1997) como la misma autora señala posteriormente (2006); segundo, porque los productos no pueden ser categorizados como creativos sin el contexto donde se utilizan, y en ese caso, muchos productos quedarían fuera por su falta de aporte constructivo, cuestión inherente a una creatividad que aporte al bien común; tercero, porque los avances en el conocimiento y de los estudios sobre creatividad dan cuenta que no sólo se considera el pensamiento divergente como forma de llegar a procesos y resultados creativos por ejemplo, y cuarto, porque existe una corriente que está trabajando hace años el tema de la adversidad creadora (S. de la Torre, 2009, 2010), lo cual nos indica que no sólo los espacios y climas adecuados favorecen la creatividad, sino que la adversidad y la resiliencia se constituyen también como un gran referente y potencial de la misma. 3 La creatividad, por tanto, no es sólo adjetivo, es también sustantivo y verbo. La creatividad constituye parte de nuestra materia prima, de nuestra sustancia, como señala A. Blay (2006) cuando se refiere a la existencia. Contribuye a la creación constante del ser, una sustancia que se manifiesta sin dualidad, una manifestación pura de nuestra conciencia de ser, en permanente emergencia e interacción y armonía con el ecosistema.

Aun cuando connotados investigadores incluyen el sistema como componente anexo a todo lo mencionado, lo que se denomina, modelos componenciales, (siendo sus principales representantes, T. Amabile, (1996), Csickszentmilhalyi, (1998) y Sternberg, (1999)) , nos encontramos que un grupo de investigadores da cuenta de la necesidad de “reconstruir la historia de la creatividad” (López, 1995) y denuncian que “no disponemos por ahora de una teoría comprensiva que unifique las concepciones y la dirección de la investigación” (Romo, 1997), y que “se hace difícil hallar un común denominador y combinar la pluralidad de los enfoques” (Landau, 2002) manifestando que “los modelos componenciales son necesarios pero insuficientes por sí mismo para evocarla” (Alfonso, 2006).

Nos encontramos pues, que el conocimiento de la creatividad ha traspasado las fronteras de las disciplinas humanistas, y aparece también vinculado a otros ámbitos disciplinares como la química, la física, la neurociencia, la biología, y aún más, referida a conceptos como complejidad, trascendencia y evolución de la conciencia humana (S. De la Torre y A. de la Herrán). En tal sentido, nuestra propuesta considera una mirada que va hacia la complejidad de la creatividad y a la vez que proviene desde la complejidad. Una propuesta que integra todos los enfoques y que va literalmente desde la tierra (La naturaleza creativa, M.C. Moraes, 2007) al cielo (El cosmos creativo, E. Laszlo, 1997).

Hablar de creatividad, por tanto, no sólo será agregar al discurso los factores como la motivación (Amabile), ni la relevancia del contexto (Simonton, Sternberg, Csikszentmihalyi), sino que, vamos trascendiendo los campos de conocimiento de la creatividad disciplinar, para considerarla en algo de mayor complejidad, como dice De la Torre (2006, 2008, 2009), vamos vinculando la creatividad a campos de energía transformadora, como un potencial y un valor humano transformador, social y ético, todo ello acompañado de conciencia. Así lo expresaba también Cabrera cuando señala que “no se necesitan recetas aplicadas fuera de contexto, sino personas creativas con mayores niveles de conciencia” (J. Cabrera, 2008).

La expansión de la conciencia implica un desarrollo gradual, una evolución histórica que va de lo inconsciente a lo consciente, de lo inferior a los superior, de lo individual a lo social, de lo personal a lo transpersonal y universal. Cada nivel corresponde una dimensión que conforma la naturaleza humana biológica, psicológica, organísmicosocial y transpersonal o espiritual (González-Garza, 2006). Desde una mirada transdisciplinar, se ve la realidad como múltiple y fluctuante relacionada a planos emergentes y de conciencia superior (Torre et al, 2006). Estimamos por tanto, que la creatividad viene a ser un potencial de nuestra conciencia presente en todas las personas y en la relación de ésta con su entorno, una conciencia creadora de bien común. La Dra. María Cándida Moraes (2007), plantea categórica que la prioridad educativa tendrá que estar dirigida no sólo a la construcción del conocimiento, a la sustentabilidad ecológica, a la interculturalidad, sino que principalmente al desarrollo pleno de la conciencia humana. Por ello, Cuando hablamos de evolución en complejidad, nos referimos a que la materia manifiesta la propiedad de ordenarse en agrupamientos cada vez más complejos, pero al mismo tiempo, como dice Teilhard de Chardin (1974), cada vez más impregnados de consciencia. Al respecto nos encontramos con una abundante trabajo de A. de la Herrán relativo a la creatividad y la evolución de la conciencia desde un enfoque complejo-evolutivo (1998 a 2013).

Nos adentramos también en el pensamiento complejo. Por cierto que la complejidad es una realidad, como lo es que en toda manifestación humana intervienen los pensamientos, las emociones, el lenguaje, la corporalidad de manera simultánea. Complejo, a decir de Morin (2004), significa aquello que forma un tejido conjunto. El pensamiento complejo permite la divergencia, lo objetivo y subjetivo, analizar y sintetizar al mismo tiempo, deshacer y reconstruir algo nuevo. Nos permite comprender el potencial creativo como fase de construcción y reconstrucción de la 5 realidad en una dinámica organizadora y reconstructiva de orden y caos.

En este contexto, transdisciplinar y complejo, otros científicos (Maturana, Varela, D´Àmbrosio, Prigogine, Bohm, Laszlo, Capra, Sheldrake, Mandelbrot entre otros) ya dan importantes aportaciones a esta nueva comprensión de la creatividad. Proponemos enfocar la creatividad, por tanto, desde el Modelo de tendencias en creatividad desde una conciencia complejo-evolutiva  o ‘Modelo de Tendencias en creatividad CCC’ (Cabrera, 2008, 2009, 2011) que abarca los distintos ámbitos de estudio así como sus más extensos y profundos campos aplicados y el cual ha sido validado por destacados investigadores de catorce países y con un reconocimiento internacional en una red iberoamericana de creatividad y educación.

Para los profesores que forman las nuevas generaciones y las escuelas que basan su misión educativa en el desarrollo de valores y virtudes humanas, de una conciencia ecológica y ecosistémica integral, la creatividad se manifiesta no sólo como una habilidad mental, sino que es parte de la sinergia colectiva del centro, sus actividades y su proyección hacia el entorno.

Para los profesionales de la educación, trabajar la creatividad como hecho global es una urgencia, como dice la maestra y consultora internacional en creatividad Marga Iñiguez, que desde 1965 viene trabajando la creatividad desde la complejidad. Por tanto, estar al día en los avances del conocimiento de este fenómeno será ir abriendo caminos, porque como señala Leonardo Da Vinci “Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van”.




 
              
IMPLICACIONES EDUCATIVAS DE LA CREATIVIDAD DESDE UNA CONCIENCIA COMPLEJA-EVOLUTIVA

El modelo propuesto, cobra sentido donde la creatividad surge hoy como un referente necesario y urgente en todo orden tanto micro como macro. Desde los talentos sorprendentes que cada día aparecen con mayor frecuencia en niños y adolescentes de diferentes países, pequeños inventores, científicos y artistas con cualidades extraordinarias y con los cuales la pedagogía tiene una gran responsabilidad, como también con todos los niños y niñas potenciando sus habilidades y competencias para expresar su singularidad y sus relaciones con los demás, y cómo no, también en un sistema mayor que integra ciudades y culturas, así como lo que constituye las necesidades planetarias para toda la humanidad y su ecosistema.

En tal sentido, los desafíos sociales que tenemos son múltiples y sabidos, y no será la creatividad un instrumento que sirva para cualquier propósito. Desde nuestro modelo de conciencia compleja-evolutiva, entendemos la creatividad como una responsabilidad social, que trabaja en sintonía hacia la justicia social, que trasciende fronteras políticas y geográficas y entre otras, que apuesta por favorecer las megatendencias que beneficie a la ciudadanía planetaria. Hablamos de estar implicados en redes que generen sincronicidades creativas a modo de una mente colectiva en torno a la creatividad social; de promover y potenciar instituciones educativas creativas desde sus planteamientos epistemológicos, en sus relaciones interpersonales y en sus estrategias metodológicas;  de trabajar temas innovadores y donde todos quieran pertenecer; hablamos de promover que en las instituciones de educación superior se incluya también una visión más amplia de la creatividad la cual aporte al diseño curricular, competencias transversales coherentes a los desafíos que tendrán los futuros profesionales que se forman; hablamos de promover ciudades creativas y favorecer la participación ciudadana, donde se ocupen los espacios y los recursos en beneficio de la comunidad, la educación, el arte y la cultura. Y por sobre todo, promovemos una creatividad donde la ética es un eje fundamental (Morín, De la Torre) en todo este ‘orden implicado’ que es parte de un gran Holomovimiento (D. Bohm, 1998, 2002).

Desde las comunidades de aprendizaje, no podemos estar al margen de las necesidades que surgen a partir de los cambios políticos y económicos que vivimos como humanidad, y sabemos del poder que tienen las redes para promover nuevas formas de economía consciente, sostenible e iniciativas solidarias, del valor que tiene ahora trabajar desde lo ‘glocal’. Este concepto que surge de la mezcla entre globalización y localización, nace en Japón en los años 80 vinculado a la práctica comercial, alcanzando hoy en día una repercusión internacional y en usos no sólo económicos sino también culturales (J. Bustamante, 2013).

Proponemos pues, una creatividad consciente que promueva un emprendizaje donde las personas y comunidades están conectadas al beneficio de la abundancia para todos, donde se reflexione lo que significa abundancia y la calidad de vida, donde se transforme el usar y tirar habitual de la sociedad de consumo por una prosperidad que está al servicio del bien comunión con el entorno natural de cual todos formamos parte. Trabajamos por una revolución creadora y creativa que potencia lo mejor de los valores y virtudes humanas y por la belleza de convivir en armonía con nosotros mismos y el universo.

 LA CREATIVIDAD EDUCATIVA DESDE UNA CONCIENCIA INDIVIDUAL

 En lo personal, hemos de responder a nuestra propia ampliación de consciencia, estar atentos a nuestra transformación permanente, desaprender los hábitos nocivos y tener una nueva apertura a lo nuevo. Para ello podemos reflexionar acerca de cómo estamos observando la realidad, darnos cuenta a qué le ponemos atención, cual ‘es el pan nuestro de cada día’ tal como le pedimos a nuestros estudiantes que cuiden su alimentación en un amplio sentido (alimentación saludable, ocio adecuado, lecturas, amistades, etc.). Será necesario observar lo que según algunos investigadores dan cuenta de las características de un docente reflexivo (T. Pessoa, 2004) docente Creativo (A. de la Herrán, 2008) y docente Transdisciplinar (Torre y Moraes, 2008), cuales ponemos en práctica y qué elementos pueden estar bloqueando la manifestación plena de nuestra creatividad personal. Algunos ejemplos:

Atributos para un docente reflexivo:
Pensar reflexivamente en un diálogo entre la teoría y la práctica; Fomentar diferentes situaciones educativas la construcción de sentidos y significados; Ser capaz de expresar afecto; Ser capaz de ver las situaciones teniendo en cuenta diferentes perspectivas; Ser capaz de prever, para localizar o manejar un problema no de una manera lineal, sino como una situación compleja; Ser flexible con el conocimiento y las experiencias; Formas de enseñanza con múltiples dominios para el aprendizaje.
Atributos de un educador transdisciplinar:
Entusiasmo y capacidad de diálogo; Dedicación y compromiso; Convicción con su papel de formador; Reconocimiento de los potenciales de sus estudiantes; Complejidad y creatividad en su quehacer; Impacta con sus estrategias y sugerencias; Conexión con la vida extra-aula; Valorar en vez de evaluar y con plena conciencia y competencia de su labor didáctica; Autoformarse.
Atributos de un docente creativo/a: 
Es un creador y enseña a través de la coherencia; Es innovador y capaz de entusiasmar a sus estudiantes; Es respetuoso, maduro y su grado de desarrollo profesional y personal es alto y consciente; Conoce la creatividad por su propia vivencia; las aptitudes de sus estudiantes; las condiciones de enseñanza que pueden favorecer su desarrollo o inhibirla y bloquearla; Maneja las competencias para la comunicación didáctica y la innovación; Presenta una mayor sensibilidad, intuición y empatía; Es cercano, flexible; Va más allá de la instrucción; 10 Incluye la educación en valores; Articula diferentes grados de desarrollo transdisciplinar con la complejidad de los temas pertinentes a las exigencias curriculares; Desarrolla una estrategia metodológica participativa y con estilo democrático; etc.

Entendemos que las técnicas que estimulan el pensamiento creativo son excelentes recursos externos, sin embargo, desde nuestro ser multidimensional que integra no sólo el pensamiento, sino además emociones, acciones, impulsos, motivaciones corporeidad, imaginación, intuición, espiritualidad, son nuestros recursos internos los que nos permiten trabajar nuestra actitud y el equilibrio entre nuestras dimensiones humanas, ellos son el gran motor que nos llevará a trascender los bloqueos (perceptuales, emocionales, culturales) que nos impiden ascender y avanzar en la adversidad o que nos potencian la imaginación para proponer ideas de transformación innovadoras. La implicación personal que desarrolla una creatividad consciente desde la complejidad va a favorecer distintos ámbitos como por ejemplo, nuestra inteligencia emocional, manejo del estrés, nuestra vitalidad y longevidad y el mantener una presencia conectada y coherente en relación a nosotros mismos y a nuestro entorno escolar. Por ello, una vez que reconocemos y expresamos nuestros talentos, es más fácil la aceptación del otro como legítimo otro (como plantea Humberto Maturana (1997) y de trabajar en comunión para beneficio de todos.


ÁMBITO ESCOLAR COMO COMUNIDADES DE APRENDIZAJE CREATIVAS

“Las escuelas matan la creatividad” es un dicho que se ha hecho popular por Sir K. Robinson. Y no deja de tener algo de razón en cuanto a sistemas tradicionales de enseñanza que aún perduran en muchos lugares. Sin embargo, destacamos que la palabra crea realidad como bien lo señalan los estudios en neurociencia y neurolingüística, por tanto, plantear una generalidad, es contribuir a distorsionar la realidad y contaminar el discurso público paradójicamente con lo que no se quiere que ocurra. El cerebro no entiende el ‘no’, eso lo saben los profesores que ya no hablan de lo que se quiere evitar (como la contaminación, la guerra, la discriminación) sino de lo que realmente se quiere lograr en educación (favorecer la ecología, la cultura para la paz, la inclusión, etc.). 11 Por tanto, hemos de cuidar el lenguaje como elemento generador de realidades, evitar caer en la tentación con aquello que más vende. Hay muchos profesoras y profesores con real vocación, equipos directivos con un gran liderazgo y compromiso con su comunidad, etc. Son muchos los que merecen nuestro profundo respeto, grandes pedagogos que nos han formado en la diversidad de profesiones e intereses útiles para nuestra sociedad.

Nos referimos por tanto, a una creatividad que trasciende lo meramente objetal, en cuanto a creaciones y expresiones externas de la misma, nos interesa por sobre todo, una creatividad que está presente en todo el sistema de la comunidad educativa. Tal como propone un equipo de investigadores que hemos constituido una Red Internacional de Escuelas Creativas, RIEC liderada por el catedrático Dr. Saturnino de la Torre, donde se propone una visión que destaca dimensiones axiológicas, éticas y creativas, las cuales se concretan en un instrumento con una serie de aproximaciones (agrupación de 10 parámetros con 10 categorías cada una con su respectiva descripción) y las cuales favorezcan a la comunidad educativa con vistas a ser creativas, sus planteamientos epistemológicos (cultura innovadora, creatividad como valor, visión transdisciplinar, valores humanos, sociales y medioambientales), sus relaciones humanas (liderazgo estimulante, profesorado creativos, espíritu emprendedor) y su plan estratégico ( currículo polivalente, metodologías y estrategias diversificadas y evaluación formadora y emergente) ( S. de la Torre, 2012). Una comunidad de aprendizaje o escuela creativa, sabrá promover el potencial de sus integrantes y darlo a conocer fuera de su ámbito local.


 REDES DE INTERCONEXIÓN CREATIVAS, TRASCENDIENDO FRONTERAS

En general y sobre todo en educación, no podemos dejar de conectar la creatividad con el crecimiento interior, disociar el crear del crearse. En tal sentido, la creatividad va más allá de los sesgos disciplinares, se constituye en lo transdisciplinar y se comprende mejor desde una visión de complejidad y de un proceso de conciencia compenetrada con la evolución personal y de la humanidad. 12 Desde esta postura, los docentes somos esencialmente, sembradores y promotores de ampliar la conciencia y poner al servicio la creatividad, como dice de la Herrán (2009) como parte de una educación de la conciencia aún inédita.

Actualmente, y gracias a los avances tecnológicos, podemos compartir con otros nuestros descubrimientos, nuestras mejoras e innovaciones, así como podemos recibir e intercambiar numerosos y variados ejemplos de experiencias en distintas partes del globo. Podemos apreciar como cobran sentido las nuevas aportaciones disciplinares como transdisciplinares (aquellas que integran distintas fuentes de conocimiento como las disciplinas científicas, las tradiciones culturales, las creencias religiosas, el arte, la tecnología, la contingencia social, económica y política, los ámbitos espirituales, etc.)

Podemos dar una infinidad de ejemplos de colegios que se interesan por una ‘formación para la creatividad’, buscando nuevas aportaciones de estrategias didácticas dadas por algunos investigadores (A. de la Herrán, 2009) como de quienes se preparan en la ‘creatividad para la formación’. De ahí, nacen los nuevos lenguajes que favorecen la inclusión, los inventos ecológicos, los pozos que dan de beber a miles de personas en África (proyecto del niño canadiense Ryan Hreljac), la orquesta juvenil con instrumentos de reciclaje (proyecto de educadores y jóvenes de Paraguay) y otros que trabajan no sólo su crecimiento personal y espiritual a través de la oración, sino, también a través de muchas técnicas de meditación, como por ejemplo algunas experiencias en Brooklyn donde luego de unos pocos meses se ha elevado considerablemente el rendimiento y mejorado sus relaciones humanas. También encontramos experiencias de estas prácticas integradas en Escuelas Católicas de Argentina (El P. Sergio Mancini introduce la meditación cristiana en su comunidad de aprendizaje) y muchos otros países de Latinoamérica. Una institución creativa, por tanto, no sólo soluciona y mejora su contexto, sino que va más allá de donde ha partido, reconocen lo mejor de cada integrante, y crecen por dentro y por fuera buscando la mejora permanente (S. de la Torre, 2012). Participar en una red, supondrá generar con certeza, una mayor conciencia colectiva de cambio y mejora a nivel local y global.

La creatividad finalmente, podría expresarse como un comunicare o común unión entre nuestra conciencia elevada de Creador y el mundo que queremos Crear, o como la manera más bella y perfecta de conectarnos a nosotros mismos, a los demás, a la naturaleza y a Dios o aquello que nos trasciende.

BIBLIOGRAFÍA

 Alfonso, V. (2006). Creatividad en la psicología. Creatividad como fenómeno complejo y multidimensional. En S. de la Torre y V. Violant (Coord.), Comprender y Evaluar la Creatividad, Vol. I, 323-333. Málaga: Aljibe.
 Amabile, Teresa. (1996). The Social Psychology of Creativity. Editor, Westview Press.  Bohm, D, & Peat, D. (1988). Ciencia, orden y creatividad. Barcelona: Kairós.
 Bohm, D. (2002). Sobre la creatividad. Barcelona: Kairós.
 Cabrera, J. (2008). Tendencias en enfoques sobre creatividad humana. Una mirada evolutiva. En A. de la Herrán, Didáctica de la creatividad. En A. de la Herrán y J. Paredes (Coords.), Didáctica General. La práctica de la enseñanza en educación infantil, primaria y secundaria. Madrid: Mc Graw-Hill-Interamericana. 152-153
 Cabrera, J. (2008). Conciencia y creatividad. Una Reflexión Transdisciplinar desde la Estimulación Interna a la Polinización Educativa. Revista Encuentros Multidisciplinares (28), 10, 22-32.
 Cabrera, J. (2009). Creatividad hoy. Una evolución hacia mayores niveles de conciencia y complejidad. Revista Educación y Futuro (21) 15-42, Madrid.
 Cabrera, J. (2010). Transdisciplinariedad en la formación universitaria. Una investigación en curso. En Torre y Pujol (Coords.), Creatividad e Innovación. Enseñar e investigar con otra conciencia. 177-191. Madrid: Universitas.
 Cabrera, J. (2011). Creatividad, conciencia y complejidad. Una contribución a la epistemología de la creatividad para la formación. Tesis doctoral. Universidad Autónoma de Madrid.
 Csikszentmihalyi, M. (1998). Creatividad: El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Barcelona: Paidós. 14
 Csikszentmihalyi, M. (1999). “Implications of a system perspectiva for the study of creativity”. En R. Sternberg (Ed.) Handboock of Creativity. New Cork: Cambrige University Press.
 Chardin, P.T. de (1974). El fenómeno humano. Ediciones Orbis, Barcelona.
 González-Garza, A. Mª. (2006). El desarrollo de la consciencia desde la óptica transpersonal. En M. Almendro (Ed.), La consciencia transpersonal (2ª ed.) 315- 351. Barcelona: Kairós.
 Herrán, A. de la (2008). Didáctica de la creatividad. En A. de la Herrán y J. Paredes (Coord.) Didáctica General. La práctica de la enseñanza en Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Madrid. Mc Graw Hill (pp. 151-176).
 Herrán, A. de la (2009). Contribución al Concepto de Creatividad: Un Enfoque Paquidérmico (1ª parte). Educación y Futuro. Revista de Investigación Aplicada y Experiencias Educativas, nº 21, 43-70.
 Herrán A. de la (2009b). La Práctica de la creatividad formativa: Selección de técnicas didácticas. En J. Paredes y A. de la Herrán, La práctica de la innovación educativa. Madrid: Síntesis.
 Maturana, H. (1997). Emociones y lenguaje en educación y política (9ª ed.). Santiago de Chile: Dolmen.
 Moraes, Mª C. (2007). Complejidad, Transdisciplinariedad y Educación: Algunas Reflexiones. Encuentros Multidisciplinares 9 (25), 4-13.
 Morin, E. (2004). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa.
 Laszlo, E. (1997). El cosmos creativo. Hacia una ciencia unificada de la materia, la vida y la mente. Barcelona: Kairós.
 Landau, E. (2002). El vivir creativo. Teoría y práctica de la creatividad. Barcelona: Herder (e.o.: 1987).
 López Pérez, R. (1995). Desarrollos conceptuales y operacionales acerca de la creatividad. Chile. Cuadernos de Trabajo nº 1. Universidad Central. Escuela de Ciencias de la Educación.
 Pastor, J. (2013). Creatividad e innovación. Factores clave para la gestión y la internacionalización. Edit. ICEX, Madrid
 Romo, M. (1997). Psicología de la creatividad. Barcelona: Paidós
 Romo, M. (2006). “Cognición y creatividad”. En S. de la Torre y V. Violant (Coords.), Comprender y Evaluar la Creatividad, Vol. I. Málaga: Aljibe (Pp. 23-30).
 Sternberg, R. (1988). The nature of creativity. Contemporary psichological perspectives. Cambridge: Cambrige University Press.
 Sternberg, R. y Lubart, T. (1999). El concepto de creatividad. Perspectiva y paradigma”. En Handbook oh Creativity. Cambridge: Cambridge University Press
 Torre, S. de la (2009). Adversidad Creadora. Teoría y Práctica del Rescate de Potencialidades Latentes. Encuentros Multidisciplinares, 9 (31), 6-20.
 Torre, S. de la, y Moraes, M.C. (2008). Decálogo del Docente Transdisciplinar y Creativo”. Red Internacional de Escuelas Creativas, 152-153.
 Torre, S. de la (2010). Adversidad Creadora. Desarrollando otra Conciencia. En S. de la Torre y M Pujol (Coords.), Creatividad e innovación. Enseñar e investigar con otra conciencia. Madrid: Universitas (pp. 19-34).
 Torre, S. de la (2012). Instituciones Educativas Creativas. Instrumento para valorar el desarrollo creativo de las instituciones Educativas (VADECRIE). Ed. Círculo, Rojo, Sitges.

(Nota del Editor: El Modelo referido en el artículo puede encontrarse en la bibliografía citada de la autora)

lunes, 8 de junio de 2015

AMAR x Jaime Yanes G


  1. Naci
Amar vive hoy día con su pequeño hijo junto a su padre cerca de una gran ciudad en algún lugar de Latinoamérica. Es una muchacha como muchas de nuestro continente. Llevaba una vida llena de vicisitudes  sin mucho futuro. Los recuerdos de su niñez y juventud la tienen aún muy marcada, y busca alguna forma de entender su pasar por el planeta tierra hasta hoy día.

Piensa que su nacimiento fue un regalo de Dios. Se entiende ella misma como un regalo que explica su existencia como producto de acontecimientos primigenios fantásticos de un espacio sideral de origen divino. Hay una configuración del universo que genera nuestra vida a partir de leyes que no podemos comprender? Es el Dios de Amar omnisapiente que sabe cómo comenzó el universo que gestó su vida y que nosotros no entendemos? Hay una frontera del espacio tiempo que es el lugar donde este Dios genera la vida? O ese espacio no existe, y por ello no es necesario explicar ningún comportamiento en una frontera  o borde alguno, y ningún Dios al cual tendríamos que recurrir para explicar todo comienzo  de existencia? Si ese Dios fuese sólo una ilusión para explicar sucesos que no entendemos aún, nuestro Universo estaría completamente auto-contenido con ausencia de un creador y no existiría nada fuera de él, porque este cosmos siempre está transformándose, siempre fue.

Ella se pregunta insistentemente de donde provienen sus sensibilidades. A pesar de que piensa en el milagro del inicio de la vida como algo aún incomprensible para nuestras mentes humanas, .cree que sus sensibilidades primeras fueron tatuadas por las palmas de ese Dios en el vientre de su madre. Intuye al mismo tiempo que nada es arbitrario y que hay una causalidad divina, simple, de orden subyacente que está en la base de todo nacimiento. Y ese orden  explica las leyes y contornos que dieron vida a todo lo que hoy día es como es, garantizado por una velocidad crítica de expansión universal que no haga colapsar todo lo que se inició. Es todo esto sólo capricho del azar de un mundo complejo auto-contenido, sin ninguna intencionalidad, o es un acto de ese  Dios de Amar que buscó crearnos como hoy día somos?

Amar está sumergida en los abismos de una conciencia trágica. Piensa que su vivir es una ruta llena de escollos que siempre le amenazaron su no-ser como destino, la negación de su existencia, el dolor y la muerte. Supone que un Dios omnipotente  eligió la configuración inicial del universo trágico que le dio vida por razones que ella no podía esperar comprender? Es posible que un Dios bondadoso potencie una enseñanza tan profundamente trágica?  Sin embargo, la cotidianidad aceptada por esta jovencita la lleva casi al precipicio de su existencia.

         Su padre trabajo en labores menores y su madre desfallecía fuera del hogar. Su rudimentaria sociedad -la comunidad familiar en que vivía con sus hermanos- era de una gran promiscuidad. Escuchaba los gemidos de su madre cuando intimidaba con su padre. Pero los comprendía
como agresiones. Entonces se llenaba de
temor a ser lastimada también… quizá el solo miedo de no saber… lloraba en la penumbra obscura del almohadón… acallando el llanto mordiendo las sábanas, deseando que el tormento terminara pronto…Ella no entendía bien si eran golpizas o amor lo que escuchaba…. Aunque un sexto sentido la hacían pensar en “sueños dulces”. Cómo entender la identidad de lo inmediato de su vida? Como encontrar  lo verdadero de su presencia?

Sus recuerdos fueron tejiendo su caminar complejo silenciosamente, sólo acompañada por su Dios en las selvas tropicales oscuras y sin rutas precisas de su andar. El entorno de Amar se aparecía como un canto ceremonial, mítico como la verdad fatal de una sociedad que hoy día empuja al no-saber del ser humano, al no-comprender su propia historia para arrastrarla a su destino infortunado, poblado de discriminaciones, definitivamente a su no-ser. 

2. Acoso

 Siendo aún niña salió de compras al barrio. Una nueva etapa de sus sensibilidades comenzó a impregnar sus emociones. Sintió la mirada intensiva e intencional de un hombre mayor que la pretendió atraer y seducir. Percibió que su vida fue invadida por mares tormentosos que destruían la ensenada familiar donde guarecía su nave de ilusiones. Sus desvelos nocturnos invadieron sus sueños como cerranías obscuras que la llenaban de angustia. Su joven piel de terciopelo casi recién configurada fue amenazada de  caricias que apagaron violentamente el cristal inocente de su luz. Sus destellos infantiles fueron interrumpidos, y perturbaron  por largo tiempo su mente que se resistía a entender lo que era.

La niña dudaba.  A pesar de sus pocos años, en su interior algo la movía a resistir, a defenderse. Entonces las agresiones nunca pasaron a mayores, salvo el trauma de pensar que fuera un desliz reprochable de ella misma… y que ahora debía callar su "crimen", ser la culpable del acoso. Fueron años de silencio.  Continuó creciendo al lado de sus hermanitos jugando sin entender mucho de que se trataba.  y mil cosas más. La vida a temprana edad y durante bastante tiempo congeló en Amar los destellos de sus sanas emociones para entender sus caminos desconocidos. Quién podía impulsar mil veces con fuerza su capacidad de descifrar a partir de sí misma está vida tan gris que su Dios le había legado en un destino trágico predeterminado por el Olimpo desde siempre? Desde adónde recibiría los impulsos necesarios para, a partir de sí  misma, descifrar lo que aún no era? Penetrará Amar sin cesar otros puentes intergalácticos que le señalen lo oculto por conocer de su caminar tan fatalmente diseñado por un Dios poco generoso? Será capaz de advertir otras dimensiones desconocidas, viajar por atajos ignorados que le provoquen infinitas explosiones azules que la guíen en su caminar por rutas siniestras?

Su entorno familiar infantil fue creando una ruta y sentimientos de amor hacia ellos que le facilitó el camino de la comprensión del cariño, de estima, del aprecio, del respeto, de cómo ansiaba que la amasen. Descubrió su amor sin límites a los humanos, y como ella también lo era, deseaba ser felizmente estimada y poder enamorarse. Creía que su origen como regalo de su Dios le entregaba una vida que ella pretendía desentrañar sin límites, llena de vibraciones provenientes del vientre de su madre que la hacía sentir aún su espíritu vivo, a pesar de sus momentos funestos en su joven caminar.

Sin embargo nuevas desgracia la sumiría en desesperantes y dolorosas angustias. Adultos alcoholizados la alzaron en sus brazos e intentaron profanar nuevamente su dignidad. El miedo sellaba sus labios. Pero seguía pensando en el amor. Pero sus sensibilidades aprendidas desde el seno de su madre la hacían siempre confiar en que amaría y sería amada. Era una niña ingenua, muy temerosa de tantas afrentas, escondida siempre en el rincón del silencio y la obscuridad, con sus labios rosados sellados.

Tenía una tremenda sensibilidad receptora como una esponja empapada por sus ansiedades, que tañía cual guitarra herida marchitando su alma ausente de maldad y perfidia, sintiendo que tanta afrenta amenazaba su propio corazón.  Se sentía como el “patito feo” de los cuentos infantiles, pero latían enamoramientos que sólo le dejaban heridas a su “blando rojo”, como ella llamaba a su corazón, que seguía inhalando y exhalando amor por todo su cuerpo. El rocío de su cuerpo la hacían caminar por estrellas misteriosas. Ella iba formando su propia vida con un brillo azul desafiante buscando siempre las puertas de atajo que la llevaran a su felicidad. Amar no buscaba sólo alegrías pasajeras, sino una ruta en bosques sinuosos que la transformara, que la potenciara ante toda amenaza de la tragedia de su vida escrita por un entorno perturbador. Buscaba la sobreabundancia del amor, la afirmación de su mundo sensible, querer ser uno mismo en un devenir amoroso constante. Pero perdía momentáneamente la fe en su felicidad, pero muchas veces ya no parecía alcanzable, al ver  a su entorno más cercano dando explicaciones de su respirar como verdades trágicas y racionales y lo declaraban como normal, sólo como niñerías, boberías…. 


3.    Rebeldía

            La vida de Amar había sido fragmentada. Nadie defendía su espiritualidad. Era sólo vista en su corporalidad fuertemente atrayente, sensual, voluptuosa, seductora. Cómo era posible separar las distintas esferas de una misma vida? Por qué las miradas atrevidas disyuntaban sentimientos y razón, impidiendo comprender la diversidad que co-existían en Amar? Negaban la unidad de su ser, la particularizaban sin respetar su emocionalidad, creían que su corporalidad tenía existencia propia y no estaba ligada a valores espirituales. No sabían ver en completud, que no existían ocurrencias marginales.

            Llamaba, entonces, desesperadamente a su Dios, amontonando preguntas que nuca eran respondidas y que la ayudaran empezar a vivir la vida de otra manera. Su llanto seguía siendo interno, ahogando con lágrimas las profundidades de su alma. No quería más ser objeto sexual. Cómo desfragmentar su vida, rechazar la mirada de sus victimarios sobre sus vivencias como ocurrencias permanentes, sin ninguna trascendencia? Acaso ella no vivía también, como todo ser humano una vida compleja, como sucesión de sucesos divergentes, con espacios humanos significativos llenos de fluidez y sin fragmentación? No era fluidez y complejidad lo que vivía, con una parte aún oculta en la mundialidad de su cerebro que todavía se negaba a hacerse consciente?

            Aparecía por fin su rebeldía, su condena a todo lo que le acontecía, su callar se estaba transformando en gritos de su silencio en un despertar desde sus más íntimas resignaciones. Se abuenaba con su Dios, lo percibía ahora como un ser omnipotente de la vida, del amor, creyendo que la empujaba a tomar conciencia de su crecimiento, de su valor como ser humano, como un ser con origen de amor. Pensaba que ahora podía imitarle amando sólo. Su pesimismo, que se había levantado como un Dios omnipotente, un tirano que la gobernaba, que le imponía su ley como cosas hechas definitivas y para siempre en un tiempo y un espacio fijado caprichosamente sin posibilidades de transmutación, en la lógica del abuso, empezaba a ceder. Creyó incluso que consagrándose a su Dios, entregándose a ese amar divino que tanto la impactaba la podría hacer feliz. Pero fue  otro camino  que intentaba para ser feliz nuevamente, y fracasaba, porque lo veía como algo impuesto. No era el retiro espiritual en manos de Dios lo que buscaba ansiosamente, sino anhelaba una familia normal, propia con hijos, pareja presencial, sin aventuras virtuales que en su vida también se le habían aparecido como posible solución.

            Mantenía su rebeldía, su insurgencia contra todo lo que la aprisionaba. Buscaba desplazar a aquellos que la condenaban siempre  a un entorno fatal como algo trágico, negándole sus capacidades de sobreponerse a partir de sus propias fuerzas. Sin embargo fue aprendiendo que su entorno como algo caótico la haría crear sus propios medios adaptativos, fortaleciendo su identidad y su lenguaje, mutando su propia manera de ver la su vida. Resistió a aquellos que negaban la auto-creación de las personas, que le suponían incapacidades naturales de su vida desdichada, y se decidió por fin a reconstruir su mundo desde sí, desde su propia reflexión crítica y ploblematizadora. Fue una insurgencia en contra de los que no la miraban en su integralidad, que nunca presintieron emulsionada su sensualidad, racionalidad y emocionalidad, negándole la posibilidad de amar.

            La vida la invitaba a ver un nuevo amanecer esplendoroso. Los que la rodeaban empezaron a comprender que en el transcurrir de la existencia hay más movimiento transformador que lo que suponen.  Y lo que aparecía como una cotidianidad eterna igual siempre a sí misma, y los principios fatales que la gobernaban por muy perennes que parezcan, desfallecen y también pueden ser olvidados.


Se reconocía ahora como ser humano, humus que provenía de la tierra con un espíritu que se había fortalecido. Siempre se sintió precoz y con una conciencia temerosa, pero sin límites, con una identidad
que se recreaba constantemente, con nuevos besos y caricias como ella quería. Y apareció su amorosidad en todo su esplendor, como poesía con sus “príncipes azules” deseados que la invitaban a besos y abrazos. El amor la sostenía como Eros sostiene al sol y las estrellas, Y se sentía libre nuevamente volviendo a sus orígenes, aquellos que había tallado su Dios cuando aún no había nacido. Sus valores se vieron fortalecidos, superando el retorno trágico que le arrebataba su felicidad, asumiendo con fuerza amorosa las incertidumbres y complejidades que permanentemente la acechaban como si cada día volviera a nacer. Quería consagrase a ese amar que siempre buscó, como tierra prometida por su Dios que le daba la paz interna que ansiaba.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger