martes, 9 de junio de 2015

CREATIVIDAD Y EDUCACIÓN. IMPLICACIONES EDUCATIVAS DESDE UNA CREATIVIDAD CON CONCIENCIA COMPLEJA-EVOLUTIVA

Prof. Jessica Cabrera Cuevas Pedagoga,
Doctora en Creatividad Universidad Autónoma de Madrid
Publicado en:
Educadores. Revista de Renovación Pedagógica de Escuelas Católicas. Nº 249. pp 9-22.




EVOLUCIÓN DEL FENÓMENO DE LA CREATIVIDAD

Para hablar de creatividad necesitamos preguntarnos primero, qué entendemos cada cual por este concepto. De acuerdo a nuestra propia representación, ésta se nos presenta por cierto, en diferentes niveles y formas de percibirla, comprenderla, aplicarla y vivirla. En un adelanto a lo que fueron las conclusiones de una profunda investigación al fenómeno (J. Cabrera 2007, 2008, 2009, 2011), nos encontramos que tanto los expertos investigadores como personas de diferentes profesiones y ámbitos, conocían más de las teorías vinculadas a los procesos cognitivos, sin embargo, por otra parte, su visión, aplicación y experiencia de la misma, se extendía a ámbitos más sistémicos y complejos.

Al aproximarnos al término de creatividad nos encontramos que aún persisten algunos mitos en torno a este fenómeno, a saber: que son unos pocos elegidos con este don o talento; que son atributos de aquellos que tienen habilidades artísticas; que se trata de tener ideas muy originales; que se trata de manejar una cantidad importantes de técnicas que estimulen el pensamiento creativo, o que está vinculado a mejores espacios, recursos materiales o tecnológicos. La creatividad vista de esta forma, se propone de manera sesgada.

Así como nuestro cerebro no funciona de manera separada -como para considerar sólo el pensamiento divergente o llegar a decir que estamos en la era del hemisferio derecho para hablar de creatividad- tampoco la creatividad queda hoy en día delimitada a sus referentes más usados, a saber: los que tienen que ver con la persona creativa (rasgos de personalidad, motivación intrínseca y extrínseca, creatividad asociada a ciertas patologías, a la autorrealización, a la estimulación del pensamiento, a la medición del pensamiento creativo, a lo místico, a la práctica, a la tensión conciencia-impulsos inconscientes) con el proceso creativo (buscar información, transformar, evaluar, ejecutar, procesos intuitivos o analíticos, fases de preparación, incubación, iluminación y verificación, procesos didácticos como problematizar, climatizar, estimular, valorar-estimar, y orientar), con el producto creativo ( si tiene novedad, valor, nuevas implicaciones, originalidad, complejidad) o con el ambiente creativo (ambiente, psicosocial, ambiente didáctico, ambiente físico; clima, humor, juego, condiciones materiales, comunicación, respeto, libertad). Este modelo en particular, ha sido usado por variados autores como Ross Money, (1957) - MacKinnon (1975), Sternberg (1977), Landau (2002), Gervilla (2003), De la Torre (2006), Runko (2009), entre otros y hasta hoy algunos siguen entendiendo la creatividad en pilares separados (En J. Cabrera, 2009, adaptado).

La creatividad no es ni mucho menos un recurso externo, un adjetivo que se arrima a cualquier tipo de individuo como algo que puede o no puede tener, ni a un producto (objetos, servicios, expresiones artísticas, etc.) o proceso de elaboración o ambientes con determinadas características. Primero, porque la creatividad no puede encasillarse en perfiles ni tipo de personalidades excluyendo otras formas de ser y comunicar los talentos individuales, ni menos aún sólo de una forma de pensar o ‘pensamiento creativo’ (M. Romo, 1997) como la misma autora señala posteriormente (2006); segundo, porque los productos no pueden ser categorizados como creativos sin el contexto donde se utilizan, y en ese caso, muchos productos quedarían fuera por su falta de aporte constructivo, cuestión inherente a una creatividad que aporte al bien común; tercero, porque los avances en el conocimiento y de los estudios sobre creatividad dan cuenta que no sólo se considera el pensamiento divergente como forma de llegar a procesos y resultados creativos por ejemplo, y cuarto, porque existe una corriente que está trabajando hace años el tema de la adversidad creadora (S. de la Torre, 2009, 2010), lo cual nos indica que no sólo los espacios y climas adecuados favorecen la creatividad, sino que la adversidad y la resiliencia se constituyen también como un gran referente y potencial de la misma. 3 La creatividad, por tanto, no es sólo adjetivo, es también sustantivo y verbo. La creatividad constituye parte de nuestra materia prima, de nuestra sustancia, como señala A. Blay (2006) cuando se refiere a la existencia. Contribuye a la creación constante del ser, una sustancia que se manifiesta sin dualidad, una manifestación pura de nuestra conciencia de ser, en permanente emergencia e interacción y armonía con el ecosistema.

Aun cuando connotados investigadores incluyen el sistema como componente anexo a todo lo mencionado, lo que se denomina, modelos componenciales, (siendo sus principales representantes, T. Amabile, (1996), Csickszentmilhalyi, (1998) y Sternberg, (1999)) , nos encontramos que un grupo de investigadores da cuenta de la necesidad de “reconstruir la historia de la creatividad” (López, 1995) y denuncian que “no disponemos por ahora de una teoría comprensiva que unifique las concepciones y la dirección de la investigación” (Romo, 1997), y que “se hace difícil hallar un común denominador y combinar la pluralidad de los enfoques” (Landau, 2002) manifestando que “los modelos componenciales son necesarios pero insuficientes por sí mismo para evocarla” (Alfonso, 2006).

Nos encontramos pues, que el conocimiento de la creatividad ha traspasado las fronteras de las disciplinas humanistas, y aparece también vinculado a otros ámbitos disciplinares como la química, la física, la neurociencia, la biología, y aún más, referida a conceptos como complejidad, trascendencia y evolución de la conciencia humana (S. De la Torre y A. de la Herrán). En tal sentido, nuestra propuesta considera una mirada que va hacia la complejidad de la creatividad y a la vez que proviene desde la complejidad. Una propuesta que integra todos los enfoques y que va literalmente desde la tierra (La naturaleza creativa, M.C. Moraes, 2007) al cielo (El cosmos creativo, E. Laszlo, 1997).

Hablar de creatividad, por tanto, no sólo será agregar al discurso los factores como la motivación (Amabile), ni la relevancia del contexto (Simonton, Sternberg, Csikszentmihalyi), sino que, vamos trascendiendo los campos de conocimiento de la creatividad disciplinar, para considerarla en algo de mayor complejidad, como dice De la Torre (2006, 2008, 2009), vamos vinculando la creatividad a campos de energía transformadora, como un potencial y un valor humano transformador, social y ético, todo ello acompañado de conciencia. Así lo expresaba también Cabrera cuando señala que “no se necesitan recetas aplicadas fuera de contexto, sino personas creativas con mayores niveles de conciencia” (J. Cabrera, 2008).

La expansión de la conciencia implica un desarrollo gradual, una evolución histórica que va de lo inconsciente a lo consciente, de lo inferior a los superior, de lo individual a lo social, de lo personal a lo transpersonal y universal. Cada nivel corresponde una dimensión que conforma la naturaleza humana biológica, psicológica, organísmicosocial y transpersonal o espiritual (González-Garza, 2006). Desde una mirada transdisciplinar, se ve la realidad como múltiple y fluctuante relacionada a planos emergentes y de conciencia superior (Torre et al, 2006). Estimamos por tanto, que la creatividad viene a ser un potencial de nuestra conciencia presente en todas las personas y en la relación de ésta con su entorno, una conciencia creadora de bien común. La Dra. María Cándida Moraes (2007), plantea categórica que la prioridad educativa tendrá que estar dirigida no sólo a la construcción del conocimiento, a la sustentabilidad ecológica, a la interculturalidad, sino que principalmente al desarrollo pleno de la conciencia humana. Por ello, Cuando hablamos de evolución en complejidad, nos referimos a que la materia manifiesta la propiedad de ordenarse en agrupamientos cada vez más complejos, pero al mismo tiempo, como dice Teilhard de Chardin (1974), cada vez más impregnados de consciencia. Al respecto nos encontramos con una abundante trabajo de A. de la Herrán relativo a la creatividad y la evolución de la conciencia desde un enfoque complejo-evolutivo (1998 a 2013).

Nos adentramos también en el pensamiento complejo. Por cierto que la complejidad es una realidad, como lo es que en toda manifestación humana intervienen los pensamientos, las emociones, el lenguaje, la corporalidad de manera simultánea. Complejo, a decir de Morin (2004), significa aquello que forma un tejido conjunto. El pensamiento complejo permite la divergencia, lo objetivo y subjetivo, analizar y sintetizar al mismo tiempo, deshacer y reconstruir algo nuevo. Nos permite comprender el potencial creativo como fase de construcción y reconstrucción de la 5 realidad en una dinámica organizadora y reconstructiva de orden y caos.

En este contexto, transdisciplinar y complejo, otros científicos (Maturana, Varela, D´Àmbrosio, Prigogine, Bohm, Laszlo, Capra, Sheldrake, Mandelbrot entre otros) ya dan importantes aportaciones a esta nueva comprensión de la creatividad. Proponemos enfocar la creatividad, por tanto, desde el Modelo de tendencias en creatividad desde una conciencia complejo-evolutiva  o ‘Modelo de Tendencias en creatividad CCC’ (Cabrera, 2008, 2009, 2011) que abarca los distintos ámbitos de estudio así como sus más extensos y profundos campos aplicados y el cual ha sido validado por destacados investigadores de catorce países y con un reconocimiento internacional en una red iberoamericana de creatividad y educación.

Para los profesores que forman las nuevas generaciones y las escuelas que basan su misión educativa en el desarrollo de valores y virtudes humanas, de una conciencia ecológica y ecosistémica integral, la creatividad se manifiesta no sólo como una habilidad mental, sino que es parte de la sinergia colectiva del centro, sus actividades y su proyección hacia el entorno.

Para los profesionales de la educación, trabajar la creatividad como hecho global es una urgencia, como dice la maestra y consultora internacional en creatividad Marga Iñiguez, que desde 1965 viene trabajando la creatividad desde la complejidad. Por tanto, estar al día en los avances del conocimiento de este fenómeno será ir abriendo caminos, porque como señala Leonardo Da Vinci “Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van”.




 
              
IMPLICACIONES EDUCATIVAS DE LA CREATIVIDAD DESDE UNA CONCIENCIA COMPLEJA-EVOLUTIVA

El modelo propuesto, cobra sentido donde la creatividad surge hoy como un referente necesario y urgente en todo orden tanto micro como macro. Desde los talentos sorprendentes que cada día aparecen con mayor frecuencia en niños y adolescentes de diferentes países, pequeños inventores, científicos y artistas con cualidades extraordinarias y con los cuales la pedagogía tiene una gran responsabilidad, como también con todos los niños y niñas potenciando sus habilidades y competencias para expresar su singularidad y sus relaciones con los demás, y cómo no, también en un sistema mayor que integra ciudades y culturas, así como lo que constituye las necesidades planetarias para toda la humanidad y su ecosistema.

En tal sentido, los desafíos sociales que tenemos son múltiples y sabidos, y no será la creatividad un instrumento que sirva para cualquier propósito. Desde nuestro modelo de conciencia compleja-evolutiva, entendemos la creatividad como una responsabilidad social, que trabaja en sintonía hacia la justicia social, que trasciende fronteras políticas y geográficas y entre otras, que apuesta por favorecer las megatendencias que beneficie a la ciudadanía planetaria. Hablamos de estar implicados en redes que generen sincronicidades creativas a modo de una mente colectiva en torno a la creatividad social; de promover y potenciar instituciones educativas creativas desde sus planteamientos epistemológicos, en sus relaciones interpersonales y en sus estrategias metodológicas;  de trabajar temas innovadores y donde todos quieran pertenecer; hablamos de promover que en las instituciones de educación superior se incluya también una visión más amplia de la creatividad la cual aporte al diseño curricular, competencias transversales coherentes a los desafíos que tendrán los futuros profesionales que se forman; hablamos de promover ciudades creativas y favorecer la participación ciudadana, donde se ocupen los espacios y los recursos en beneficio de la comunidad, la educación, el arte y la cultura. Y por sobre todo, promovemos una creatividad donde la ética es un eje fundamental (Morín, De la Torre) en todo este ‘orden implicado’ que es parte de un gran Holomovimiento (D. Bohm, 1998, 2002).

Desde las comunidades de aprendizaje, no podemos estar al margen de las necesidades que surgen a partir de los cambios políticos y económicos que vivimos como humanidad, y sabemos del poder que tienen las redes para promover nuevas formas de economía consciente, sostenible e iniciativas solidarias, del valor que tiene ahora trabajar desde lo ‘glocal’. Este concepto que surge de la mezcla entre globalización y localización, nace en Japón en los años 80 vinculado a la práctica comercial, alcanzando hoy en día una repercusión internacional y en usos no sólo económicos sino también culturales (J. Bustamante, 2013).

Proponemos pues, una creatividad consciente que promueva un emprendizaje donde las personas y comunidades están conectadas al beneficio de la abundancia para todos, donde se reflexione lo que significa abundancia y la calidad de vida, donde se transforme el usar y tirar habitual de la sociedad de consumo por una prosperidad que está al servicio del bien comunión con el entorno natural de cual todos formamos parte. Trabajamos por una revolución creadora y creativa que potencia lo mejor de los valores y virtudes humanas y por la belleza de convivir en armonía con nosotros mismos y el universo.

 LA CREATIVIDAD EDUCATIVA DESDE UNA CONCIENCIA INDIVIDUAL

 En lo personal, hemos de responder a nuestra propia ampliación de consciencia, estar atentos a nuestra transformación permanente, desaprender los hábitos nocivos y tener una nueva apertura a lo nuevo. Para ello podemos reflexionar acerca de cómo estamos observando la realidad, darnos cuenta a qué le ponemos atención, cual ‘es el pan nuestro de cada día’ tal como le pedimos a nuestros estudiantes que cuiden su alimentación en un amplio sentido (alimentación saludable, ocio adecuado, lecturas, amistades, etc.). Será necesario observar lo que según algunos investigadores dan cuenta de las características de un docente reflexivo (T. Pessoa, 2004) docente Creativo (A. de la Herrán, 2008) y docente Transdisciplinar (Torre y Moraes, 2008), cuales ponemos en práctica y qué elementos pueden estar bloqueando la manifestación plena de nuestra creatividad personal. Algunos ejemplos:

Atributos para un docente reflexivo:
Pensar reflexivamente en un diálogo entre la teoría y la práctica; Fomentar diferentes situaciones educativas la construcción de sentidos y significados; Ser capaz de expresar afecto; Ser capaz de ver las situaciones teniendo en cuenta diferentes perspectivas; Ser capaz de prever, para localizar o manejar un problema no de una manera lineal, sino como una situación compleja; Ser flexible con el conocimiento y las experiencias; Formas de enseñanza con múltiples dominios para el aprendizaje.
Atributos de un educador transdisciplinar:
Entusiasmo y capacidad de diálogo; Dedicación y compromiso; Convicción con su papel de formador; Reconocimiento de los potenciales de sus estudiantes; Complejidad y creatividad en su quehacer; Impacta con sus estrategias y sugerencias; Conexión con la vida extra-aula; Valorar en vez de evaluar y con plena conciencia y competencia de su labor didáctica; Autoformarse.
Atributos de un docente creativo/a: 
Es un creador y enseña a través de la coherencia; Es innovador y capaz de entusiasmar a sus estudiantes; Es respetuoso, maduro y su grado de desarrollo profesional y personal es alto y consciente; Conoce la creatividad por su propia vivencia; las aptitudes de sus estudiantes; las condiciones de enseñanza que pueden favorecer su desarrollo o inhibirla y bloquearla; Maneja las competencias para la comunicación didáctica y la innovación; Presenta una mayor sensibilidad, intuición y empatía; Es cercano, flexible; Va más allá de la instrucción; 10 Incluye la educación en valores; Articula diferentes grados de desarrollo transdisciplinar con la complejidad de los temas pertinentes a las exigencias curriculares; Desarrolla una estrategia metodológica participativa y con estilo democrático; etc.

Entendemos que las técnicas que estimulan el pensamiento creativo son excelentes recursos externos, sin embargo, desde nuestro ser multidimensional que integra no sólo el pensamiento, sino además emociones, acciones, impulsos, motivaciones corporeidad, imaginación, intuición, espiritualidad, son nuestros recursos internos los que nos permiten trabajar nuestra actitud y el equilibrio entre nuestras dimensiones humanas, ellos son el gran motor que nos llevará a trascender los bloqueos (perceptuales, emocionales, culturales) que nos impiden ascender y avanzar en la adversidad o que nos potencian la imaginación para proponer ideas de transformación innovadoras. La implicación personal que desarrolla una creatividad consciente desde la complejidad va a favorecer distintos ámbitos como por ejemplo, nuestra inteligencia emocional, manejo del estrés, nuestra vitalidad y longevidad y el mantener una presencia conectada y coherente en relación a nosotros mismos y a nuestro entorno escolar. Por ello, una vez que reconocemos y expresamos nuestros talentos, es más fácil la aceptación del otro como legítimo otro (como plantea Humberto Maturana (1997) y de trabajar en comunión para beneficio de todos.


ÁMBITO ESCOLAR COMO COMUNIDADES DE APRENDIZAJE CREATIVAS

“Las escuelas matan la creatividad” es un dicho que se ha hecho popular por Sir K. Robinson. Y no deja de tener algo de razón en cuanto a sistemas tradicionales de enseñanza que aún perduran en muchos lugares. Sin embargo, destacamos que la palabra crea realidad como bien lo señalan los estudios en neurociencia y neurolingüística, por tanto, plantear una generalidad, es contribuir a distorsionar la realidad y contaminar el discurso público paradójicamente con lo que no se quiere que ocurra. El cerebro no entiende el ‘no’, eso lo saben los profesores que ya no hablan de lo que se quiere evitar (como la contaminación, la guerra, la discriminación) sino de lo que realmente se quiere lograr en educación (favorecer la ecología, la cultura para la paz, la inclusión, etc.). 11 Por tanto, hemos de cuidar el lenguaje como elemento generador de realidades, evitar caer en la tentación con aquello que más vende. Hay muchos profesoras y profesores con real vocación, equipos directivos con un gran liderazgo y compromiso con su comunidad, etc. Son muchos los que merecen nuestro profundo respeto, grandes pedagogos que nos han formado en la diversidad de profesiones e intereses útiles para nuestra sociedad.

Nos referimos por tanto, a una creatividad que trasciende lo meramente objetal, en cuanto a creaciones y expresiones externas de la misma, nos interesa por sobre todo, una creatividad que está presente en todo el sistema de la comunidad educativa. Tal como propone un equipo de investigadores que hemos constituido una Red Internacional de Escuelas Creativas, RIEC liderada por el catedrático Dr. Saturnino de la Torre, donde se propone una visión que destaca dimensiones axiológicas, éticas y creativas, las cuales se concretan en un instrumento con una serie de aproximaciones (agrupación de 10 parámetros con 10 categorías cada una con su respectiva descripción) y las cuales favorezcan a la comunidad educativa con vistas a ser creativas, sus planteamientos epistemológicos (cultura innovadora, creatividad como valor, visión transdisciplinar, valores humanos, sociales y medioambientales), sus relaciones humanas (liderazgo estimulante, profesorado creativos, espíritu emprendedor) y su plan estratégico ( currículo polivalente, metodologías y estrategias diversificadas y evaluación formadora y emergente) ( S. de la Torre, 2012). Una comunidad de aprendizaje o escuela creativa, sabrá promover el potencial de sus integrantes y darlo a conocer fuera de su ámbito local.


 REDES DE INTERCONEXIÓN CREATIVAS, TRASCENDIENDO FRONTERAS

En general y sobre todo en educación, no podemos dejar de conectar la creatividad con el crecimiento interior, disociar el crear del crearse. En tal sentido, la creatividad va más allá de los sesgos disciplinares, se constituye en lo transdisciplinar y se comprende mejor desde una visión de complejidad y de un proceso de conciencia compenetrada con la evolución personal y de la humanidad. 12 Desde esta postura, los docentes somos esencialmente, sembradores y promotores de ampliar la conciencia y poner al servicio la creatividad, como dice de la Herrán (2009) como parte de una educación de la conciencia aún inédita.

Actualmente, y gracias a los avances tecnológicos, podemos compartir con otros nuestros descubrimientos, nuestras mejoras e innovaciones, así como podemos recibir e intercambiar numerosos y variados ejemplos de experiencias en distintas partes del globo. Podemos apreciar como cobran sentido las nuevas aportaciones disciplinares como transdisciplinares (aquellas que integran distintas fuentes de conocimiento como las disciplinas científicas, las tradiciones culturales, las creencias religiosas, el arte, la tecnología, la contingencia social, económica y política, los ámbitos espirituales, etc.)

Podemos dar una infinidad de ejemplos de colegios que se interesan por una ‘formación para la creatividad’, buscando nuevas aportaciones de estrategias didácticas dadas por algunos investigadores (A. de la Herrán, 2009) como de quienes se preparan en la ‘creatividad para la formación’. De ahí, nacen los nuevos lenguajes que favorecen la inclusión, los inventos ecológicos, los pozos que dan de beber a miles de personas en África (proyecto del niño canadiense Ryan Hreljac), la orquesta juvenil con instrumentos de reciclaje (proyecto de educadores y jóvenes de Paraguay) y otros que trabajan no sólo su crecimiento personal y espiritual a través de la oración, sino, también a través de muchas técnicas de meditación, como por ejemplo algunas experiencias en Brooklyn donde luego de unos pocos meses se ha elevado considerablemente el rendimiento y mejorado sus relaciones humanas. También encontramos experiencias de estas prácticas integradas en Escuelas Católicas de Argentina (El P. Sergio Mancini introduce la meditación cristiana en su comunidad de aprendizaje) y muchos otros países de Latinoamérica. Una institución creativa, por tanto, no sólo soluciona y mejora su contexto, sino que va más allá de donde ha partido, reconocen lo mejor de cada integrante, y crecen por dentro y por fuera buscando la mejora permanente (S. de la Torre, 2012). Participar en una red, supondrá generar con certeza, una mayor conciencia colectiva de cambio y mejora a nivel local y global.

La creatividad finalmente, podría expresarse como un comunicare o común unión entre nuestra conciencia elevada de Creador y el mundo que queremos Crear, o como la manera más bella y perfecta de conectarnos a nosotros mismos, a los demás, a la naturaleza y a Dios o aquello que nos trasciende.

BIBLIOGRAFÍA

 Alfonso, V. (2006). Creatividad en la psicología. Creatividad como fenómeno complejo y multidimensional. En S. de la Torre y V. Violant (Coord.), Comprender y Evaluar la Creatividad, Vol. I, 323-333. Málaga: Aljibe.
 Amabile, Teresa. (1996). The Social Psychology of Creativity. Editor, Westview Press.  Bohm, D, & Peat, D. (1988). Ciencia, orden y creatividad. Barcelona: Kairós.
 Bohm, D. (2002). Sobre la creatividad. Barcelona: Kairós.
 Cabrera, J. (2008). Tendencias en enfoques sobre creatividad humana. Una mirada evolutiva. En A. de la Herrán, Didáctica de la creatividad. En A. de la Herrán y J. Paredes (Coords.), Didáctica General. La práctica de la enseñanza en educación infantil, primaria y secundaria. Madrid: Mc Graw-Hill-Interamericana. 152-153
 Cabrera, J. (2008). Conciencia y creatividad. Una Reflexión Transdisciplinar desde la Estimulación Interna a la Polinización Educativa. Revista Encuentros Multidisciplinares (28), 10, 22-32.
 Cabrera, J. (2009). Creatividad hoy. Una evolución hacia mayores niveles de conciencia y complejidad. Revista Educación y Futuro (21) 15-42, Madrid.
 Cabrera, J. (2010). Transdisciplinariedad en la formación universitaria. Una investigación en curso. En Torre y Pujol (Coords.), Creatividad e Innovación. Enseñar e investigar con otra conciencia. 177-191. Madrid: Universitas.
 Cabrera, J. (2011). Creatividad, conciencia y complejidad. Una contribución a la epistemología de la creatividad para la formación. Tesis doctoral. Universidad Autónoma de Madrid.
 Csikszentmihalyi, M. (1998). Creatividad: El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Barcelona: Paidós. 14
 Csikszentmihalyi, M. (1999). “Implications of a system perspectiva for the study of creativity”. En R. Sternberg (Ed.) Handboock of Creativity. New Cork: Cambrige University Press.
 Chardin, P.T. de (1974). El fenómeno humano. Ediciones Orbis, Barcelona.
 González-Garza, A. Mª. (2006). El desarrollo de la consciencia desde la óptica transpersonal. En M. Almendro (Ed.), La consciencia transpersonal (2ª ed.) 315- 351. Barcelona: Kairós.
 Herrán, A. de la (2008). Didáctica de la creatividad. En A. de la Herrán y J. Paredes (Coord.) Didáctica General. La práctica de la enseñanza en Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Madrid. Mc Graw Hill (pp. 151-176).
 Herrán, A. de la (2009). Contribución al Concepto de Creatividad: Un Enfoque Paquidérmico (1ª parte). Educación y Futuro. Revista de Investigación Aplicada y Experiencias Educativas, nº 21, 43-70.
 Herrán A. de la (2009b). La Práctica de la creatividad formativa: Selección de técnicas didácticas. En J. Paredes y A. de la Herrán, La práctica de la innovación educativa. Madrid: Síntesis.
 Maturana, H. (1997). Emociones y lenguaje en educación y política (9ª ed.). Santiago de Chile: Dolmen.
 Moraes, Mª C. (2007). Complejidad, Transdisciplinariedad y Educación: Algunas Reflexiones. Encuentros Multidisciplinares 9 (25), 4-13.
 Morin, E. (2004). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa.
 Laszlo, E. (1997). El cosmos creativo. Hacia una ciencia unificada de la materia, la vida y la mente. Barcelona: Kairós.
 Landau, E. (2002). El vivir creativo. Teoría y práctica de la creatividad. Barcelona: Herder (e.o.: 1987).
 López Pérez, R. (1995). Desarrollos conceptuales y operacionales acerca de la creatividad. Chile. Cuadernos de Trabajo nº 1. Universidad Central. Escuela de Ciencias de la Educación.
 Pastor, J. (2013). Creatividad e innovación. Factores clave para la gestión y la internacionalización. Edit. ICEX, Madrid
 Romo, M. (1997). Psicología de la creatividad. Barcelona: Paidós
 Romo, M. (2006). “Cognición y creatividad”. En S. de la Torre y V. Violant (Coords.), Comprender y Evaluar la Creatividad, Vol. I. Málaga: Aljibe (Pp. 23-30).
 Sternberg, R. (1988). The nature of creativity. Contemporary psichological perspectives. Cambridge: Cambrige University Press.
 Sternberg, R. y Lubart, T. (1999). El concepto de creatividad. Perspectiva y paradigma”. En Handbook oh Creativity. Cambridge: Cambridge University Press
 Torre, S. de la (2009). Adversidad Creadora. Teoría y Práctica del Rescate de Potencialidades Latentes. Encuentros Multidisciplinares, 9 (31), 6-20.
 Torre, S. de la, y Moraes, M.C. (2008). Decálogo del Docente Transdisciplinar y Creativo”. Red Internacional de Escuelas Creativas, 152-153.
 Torre, S. de la (2010). Adversidad Creadora. Desarrollando otra Conciencia. En S. de la Torre y M Pujol (Coords.), Creatividad e innovación. Enseñar e investigar con otra conciencia. Madrid: Universitas (pp. 19-34).
 Torre, S. de la (2012). Instituciones Educativas Creativas. Instrumento para valorar el desarrollo creativo de las instituciones Educativas (VADECRIE). Ed. Círculo, Rojo, Sitges.

(Nota del Editor: El Modelo referido en el artículo puede encontrarse en la bibliografía citada de la autora)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger