sábado, 21 de diciembre de 2013

El debate de los educadores y educadoras del mundo hispanoparlante sobre la crisis de la educación

A pesar de estos triunfos populares en Latinoamérica, con excepeción de Cuba la crisis de la educación en el sistema educacional lde nuestro sub-continente se ha generalizado[1].  Las instituciones educacionales en todos sus niveles se encuentran esclerotizadas y dificultan la transformación de las mentes de  nuestros estudiantes y profesionales. La revolución del pensamiento se inicia tímidamente en nuestro mundo hispanoparlante. Nos encontramos con cada vez mayor cantidad de profesores que se enfrentan a las rigideces del sistema educacional.

Los profesores/as empiezan a denunciar con fuerza que las inteligencias se encuentran dispersas y los espíritus de millones de estudiantes recién empiezan a despertar de sus resignaciones vividas por decenios. Señalan que aún predomina una inteligencia ciega en nuestras aulas que dificulta el reaprender a pensar tan necesario para salir de la crisis. ¿Cómo aprender a vivir si predominan las enseñanzas especializadas con pensamiento lineal que impide entender la complejidad del mundo en que vivimos? Los sucesos que atormentan al planeta se observan en forma individual, haciendo que los estudiantes ignoren el tejido común de las cosas. Las disciplinas separadas matan la curiosidad y la creatividad del ser humano, e impide que las conciencias juveniles se abran a la vida y sus problemas. La hiperespecialización de los profesores en la enseñanza secundaria o los académicos, que a pesar de ser excelentes conferencistas, dificulta sus capacidades para descubrir las “ocultas” relaciones entre sucesos y entornes.

Toda la ciencia pretende ser basada en la evidencia que se construye en los marcos de estadísticas tradicionales lineales. Con ello el sistema educacional imperante aspira a una formación perfecta. Ello dificulta que la escuela genere la posibilidad de que los jóvenes sean sensibles a la ambigüedad, a las ambivalencias, a juntar lo que artificialmente se encuentra disjunto, a asociar términos antagónicos, a ser formados en competencias generales, es decir, policompetencias, y al mismo tiempo en capacidades singulares de acuerdo a los problemas que enfrenten,  en definitiva, desarrollar un pensamiento complejo para entender la complejidad del mundo en que vivimos.

Jóvenes y profesionales han sido formados en una racionalidad perversa, como razón instrumental, como racionalización cerrada, doctrinal, que privilegia el cálculo de interés, que refuta todo lo que se contradice, cerrándose a los argumentos contrarios y asumiendo pensamientos infalibles doctrinales. El fraccionamiento disciplinar de todos los niveles de la educación impide enfrentar incertidumbres, conocer el conocer, basarse en la ética trinitaria (individuo-sociedad-especia) para avanzar en ese conocer el mundo y el cosmos, porque ignora los sistemas o dispositivos cognitivos, sus errores, sus debilidades, sus ilusiones, las realidades invisibles, la diferencia entre una alucinación y una percepción. Se ignoran los límites del conocimiento y de la ciencia, y las visiones e investigación se presentan como certezas, saberes absolutos. No aceptan que esos límites en la investigación no son una dificultad en el saber, que por el contrario, estos límites del conocimiento de la realidad empujan precisamente a la creatividad constante de los estudiantes y profesionales. Desconocen que hay que comprender los sucesos en los marcos de sus contextos que están sometido al segundo principio de la termodinámica, y que esta exigencia hace a toda investigación pertinente, porque no aísla los sucesos de su contexto político y social.

La misión de los profesores se reduce a la profesión, a sus especializaciones, dejando de lado el amor necesario que cada educador debe tener no sólo por lo que hace, sino que fundamentalmente por sus alumnos. Se han olvidado del Eros tanto por los conocimientos que se entregan como a quienes van dirigidos. Se ha desligado a la familia de la escuela, a padres e hijos, no se busca el diálogo consigo mismo, se ha perdido la relación entre el individuo y su entorno social. Todo ello limita la confianza entre educadores y educandos, pero también entre educandos y las instituciones que entregan los conocimientos. Es a través del amor, de las relaciones amorosas, de la amistad en el aula que es posible alcanzar el florecimiento personal de alumnos y alumnas. Por el contrario, las instituciones educacionales preocupadas más de lucrar que fomentar el aprendizaje de sus educandos, obliga a sus profesores generalmente a privilegiar una enseñanza que ofrezca sólo el bienestar material centrado en una concepción cuantitativa de ese bienestar, que induce a los alumnos a supuestas especializaciones que les podría asegurar cada vez más cantidad de bienes, por sobre la calidad de vida. Nuestros alumnos han sido transformados en máquinas robotizadas, automáticas, con criterios estandarizados e impersonales, sin iniciativas, desvinculados unos de otros, sin conciencia solidaria en los verdaderos problemas sociales que aquejan a nuestros países, con mentes obtusas, sin tener una mirada a esa relación indisoluble individuo-sociedad-especie, perjudicando con todo ello la convivencia en la sociedad. Lo que las actuales instituciones de educación entregan a nuestros países son profesionales transformados en meros objetos que basan su vivir en logran beneficios materiales antes que seres inteligentes, afectivos, amorosos, ecológicos, éticos que buscan construir una sociedad mejor. Son instituciones que no están en el camino de la remoralización de nuestras sociedades tan degradadas por la corrupción, el egoísmo y la hegemonía del beneficio impuesto por la sociedad neoliberal.

Los profesores denuncias la fragmentación del saber y el conocimiento se empieza a depositar en supuestos “expertos” hiperespecializados que consideran las partes de la sociedad por separado, disjuntos de su totalidad, que muestran su incompetencia cuando no  son capaces de percibir cómo los entornos de esos saberes son fuertemente perturbados con influencias exteriores. Ello sucede porque no poseen una formación globalizadora. Sus conocimientos no son pertinentes porque salen de las universidades sin poseer las capacidades y competencias suficientes para relacionar los conocimientos separados en apariencias, transformándolos en conocimientos complejos. Nuestros recién egresados de universidades salen a un mercado laboral sometidos a coerciones impuesta por la competitividad y la racionalización. Son obligados a compartimentaciones que anulan las comunicaciones inter y transdisciplinares, dejándoles con escasas iniciativas creadoras, con horarios fatigosos, insoportables, haciéndolos participar en tareas depredadoras del medio ambiente, y con una actividad que no contribuye a su calidad de vida ni a la de su pueblo.

Frente al surgimiento de Internet, nuestro sistema educacional no es capaz de enfrentarlo en el doble sentido de no pertrechar a los sistemas educacionales con los suficientes computadores para cada niño o joven, ni menos con los conocimientos suficientes para enfrentar a este verdadero sistema neurocerebral creado artificialmente en el mundo de Internet que nos entrega la posibilidad de conocer conocimientos también globalizados y democratizar la formación y educación. No todos los alumnos ni menos los profesores están debidamente preparados para utilizar estas estructuras computacionales hologramáticas donde virtualmente se guarda toda la información de Internet.

Resumiendo, los profesores en los diversos lugares donde participan estigmatizan este modelo aún dominante en el mundo hispanoparlante en las diversas etapas de la enseñanza de nuestros niños y jóvenes, y en las áreas de las diversas ciencias (medicina, ingeniería, ciencias jurídicas, sociología, etc.), denunciando que no forman ciudadanos del planeta tierra, que no abordan aún los verdaderos problemas de la civilización, de nuestras vidas cotidianas, de la humanización y revitalización de la vida planetaria, que no buscan regenerar la vida social, política e individual, que está llevando a nuestra Latinoamérica a un subdesarrollo intelectual, afectivo, moral, de predominio de pensamientos simplificantes/mutilantes ingenieriles confundidos con racionalidad, que pone en peligro de nuevo a la democracia alcanzada. Para superar esta situación se requiere, según Morín (2011: 169), de una “… revolución epistemológica (…)  que tenga en cuenta la complejidad de una realidad multidimensional…”, es decir, que englobe también todas las dimensiones que pudiesen perturbar cada suceso: éticas, políticas, ecológicas, económicas, sociales, entre tantas otras. En fin, platean en los diversos foros donde participan que se deben asumir transformaciones educacionales tan profundas que requiere una reforma del pensamiento. No se trata de una reforma programática, sino paradigmática que tenga efectos estratégicos en las visiones de profesores y alumnos y que organice de manera nueva el conocimiento.





[1] La Organización de Estados Interamericanos (OEI) y LinkedIn están desarrollando en estos momentos una gran discusión entre los profesores del mundo hispanoparlante sobre la situación en que se encuentra la educación.   Las ideas que a continuación se expresan trata de resumir algunas de las visiones centrales de esta polémica que toca diversos tópicos de interés. Ellas se encuentran en la Web http://redesoei.ning.com/    y https://www.linkedin.com , pero para entrar a ellas es necesario poseer una clave. Esta discusión las analizo desde una perspectiva de la teoría de la complejidad, aunque no siempre los profesores que polemizan utilicen este lenguaje.


1 comentarios:

dsi Zing dijo...

- Ngươi còn trẻ, dĩ nhiên là không biết.

Trần Vân nhìn Nhạc Thành sau đó khẽ nói:

- Truyền thuyết là vài nghìn năm trước, khi đó Huyền thiên đại lục có không ít Đấu Đế và Thánh Ma Đạo tồn tại, lúc đó những Đấu Đế và Thánh Ma đạo chính là những thực lực mạnh nhất ở Huyền Thiên nội lục, tuy nhiên một ngày bất chợt xuất hiện không ít người ở bên ngoài tới, cũng có không ít ma thú thiên ngoại, những người này lợi hại vô cùng, thủ đoạn cũng quỷ dị, không biết là từ nơi nào tới, những người đó sau khi tới Huyền Thiên nội lục thì lập tức vung tay tìm kiếm một bảo vật gì đó.

Trần Vân lão tổ dừng lại một chút rồi nói tiếp:
dongtam
mu private
tim phong tro
http://nhatroso.com/
nhac san cuc manh
tổng đài tư vấn luật
http://dichvu.tuvanphapluattructuyen.com/
văn phòng luật
tổng đài tư vấn luật
dịch vụ thành lập công ty
http://we-cooking.com/
chém gió
trung tâm ngoại ngữ
- Bởi vì những vi khách kia sau khi tới Huyền Thiên nội lục đã tìm ra được một bảo bối, kết quả khiến cho cả nội lục tranh đoạt.

- Cuối cùng những Đâu Đế và Thánh Ma Đạo quyết định liên thủ đổi những thiên ngoại khách tới, kết quả của cuộc đại chiến này, số người chết không sao đếm hết, những Đâu Đế và Thánh

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger