jueves, 15 de agosto de 2013

El Paradigma Electrónico y el Aprendizaje


 

El Paradigma de la Sociedad Postmoderna  es el paradigma de la frontera tecnológica de base microelectrónica y computacional, así como de las nuevas formas de organización del trabajo. La etapa actual del desarrollo de la sociedad planetaria es la etapa del desarrollo de la producción tecnotrónica, información electrónica manipulada, procesada y codificada en el marco de flujos y redes de energía.  Vivimos un proceso de “destrucción creativa”  que implica la depreciación acelerada del saber humano científico y tecnológico disponible en la sociedad, y la asociación a un sistema innovativo más condicionado desde el exterior y expuesto a la influencia de las corrientes tecnológicas mundiales.

                        La actual Autopista de la Información es un conjunto de millones de combinaciones de datos que aceleran la innovación. Es el lugar denominado también ciberdominio donde la nacionalidad y las ideologías mueren. Esta autopista influye categóricamente en el cambio de la manera de trabajar y aprovechar el tiempo. También es un mecanismo integrador porque aumenta la cercanía entre los ciudadanos del mundo. Aquí siempre hay algo que compartir. Induce a que se viva un proceso de globalización constante.

                        ¿Qué característica asume el aprendizaje en este nuevo entorno? En los marcos de este paradigma se esta creando un nuevo y singular ambiente de aprendizaje. Se está desarrollando con especial fortaleza la riqueza y susceptibilidad de respuesta a un entorno reactivo e inteligente, donde existen variables de alto estímulo que afectan la inteligencia y que forma personas inquisitivas, exploratorias, imaginativas, prospectivas, de visión holística, sistémica y cuestionadora,  dispuestas a correr riesgos  y asumir el error. Se está creando una atmósfera que conduce hacia un fuerte proceso de creatividad permanente. El compromiso con el aprendizaje de todos permite incentivar la suficiente flexibilidad en una organización para enfrentar las vicisitudes del futuro. El  ser humano en su afán de aprender constantemente, debe ser permeable a las ideas y experiencias de los demás. En este marco, el propio fracaso es una nueva oportunidad para aprender.

                        El aprendizaje debe Inyectar inteligencia en el entorno del ser humano.. Serán  organizaciones relevantes aquellas que descubran cómo aprovechar el entusiasmo y la capacidad de conocer de la gente en todos los niveles de la organización. Las organizaciones deben ser  entidades colectivas de aprendizaje permanente, abierta a todas las facetas concebibles del conocimiento y de la acción. De esta manera, las personas y todo tipo de organización que las agrupe   pueden adquirir la flexibilidad necesaria para desenvolverse eficazmente dentro de su entorno Aprender es recreación de sí mismo. Sólo aprendemos haciendo,  cuando la realimentación de nuestros actos es rápida e inequívoca. Aprender cómo hacer algo cuando lo estamos haciendo. El aprendizaje permanente reemplazará al dinero como estímulo en la conciencia.

¿Y las formas tradicionales de pensar son válidas en el paradigma electrónico? Este nuevo paradigama obliga a desarrollar nuevas formas de pensar. Hoy día las capacidades intelectuales de las personas están potenciadas por la permanente utilización del ordenador, lo cual permite conocer aspectos de la realidad antes impensables y manejar, entonces, variables innumerables en breves períodos de tiempo.  De esta manera se ha ido creando un entorno de inteligencia artificial que permite a la persona añadir “extrainteligencia” constantemente a la información que le llega, cambiando con ello tanto el carácter de la cultura como la velocidad de sus transformaciones. Nos encontramos en presencia de organizaciones inteligentes que están superando a las tradicionales autoritarias organizaciones basadas fundamentalmente en el control estricto. Son entornos   donde predomina el aprendizaje generativo y la visión compartida.  Toffler (1996) anunció ya hace algunos años que el entorno inteligente crea personas más inteligentes. Con esto anticipaba el nuevo carácter del conocimiento. El conocimiento hoy día ya no se desarrolla fundamentalmente a través de la técnica, sino por medio de entornos innovadores o ambientes nuevos. La creación de nuevo conocimiento es propio del cognotivismo sistémico. A diferencia de los pensadores cartesianos que centraban el conocimiento en el análisis de las partes a expensas del contexto, la nueva forma de pensar enfatiza en el enfoque total no parcializado de los problemas, poniendo en primer plano la interrelación mutua de los distintos subsistemas. Se trata de entender el conocimiento como un universo abierto en el sentido de Prigogine, donde el azar y la necesidad se entrelazan en un sistema flexible hasta saltar a un nuevo estadio de complejidad.

Niklas Luhmann plantea que hay que abrir lo existente a otras posibilidades, ampliando lo posible. Agrega este autor que el conocer hoy día obliga a plantear una ontología de la totalidad, la diferencia y la relación, pensando de manera más global y disolviendo con ello las esencias estáticas. Hay que enfrentar lo complejo de la sociedad y de los acontecimiento de un modo transformador, a través de teorías establecidas como instrumentos de observación que permitan efectuar selecciones y definir actuaciones. En fin, hay que transformar el viejo sueño cartesiano en realidad, de hacer penetrar la teoría en la acción, de convertir la inteligencia teórica en práctica. El pensamiento debe ser hoy día capaz de introducirse en la esencia del tiempo, de la época, con su carga de contradicciones y tendencias, con su transformación, a través de los procesos dialécticos del desarrollo, en otra época nueva, en un nuevo tiempo. 

Ervin Lazlo. (Ver Toffler 1996) destacado teórico de sistemas señala que somos “parte de un sistema interconectado de la naturaleza, y, a menos que informados “generalistas “ asuman el empeño de elaborar teorías sistemáticas de las pautas de interconexión, nuestro proyecto de corto alcance y nuestra capacidad de control pueden conducirnos a nuestra propia destrucción.

                        ¿Qué papel juega el cerebro en la elaboración de enfoques sistémicos y holísticos que permita construir las pautas de interconexión necesarias para entender la complejidad de la sociedad actual? El cerebro es el órgano más complejo conocido en el universo. El córtex cerebral, base de las funciones cerebrales superiores, posee decenas de miles de millones de neuronas, que compiten entre sí (no individualmente. sino por grupos) -según Edelman-[1] (1997) en función de su eficacia para favorecer la adaptación del organismo a un medio complejo cambiante. Dichos grupos neuronales están conformados por conjuntos de neuronas interconectadas, que funcionan simultáneamente. Ciertos grupos neuronales sobreviven y se refuerzan; otros desaparecen, al igual que las especies animales.

              A la mencionada selección estructural de neuronas, según Edelman, se yuxtapone otra que es la que irá adquiriendo una importancia decisiva en el desarrollo de las funciones mentales: el establecimiento y reforzamiento de las interconexiones sinápticas." “La estructuración de mapas" -nos señala-, "constituyen un principio de organización importante en los cerebros complejos. Los mapas establecen una correspondencia entre puntos situados sobre diversas capas receptoras bidimensionales del cuerpo -como la piel o retina del ojo- con puntos situados sobre las capas que componen el cerebro". Dichas conexiones no están especificadas de antemano en forma precisa por los genes, ellas se van estableciendo y renovando constantemente, en menor o mayor grado, en función de la experiencia."

Para Edelman los mapas surgen en el curso de la cooperación de unos grupos neuronales con otros. Los mapas están interactuando y reorganizando constantemente la información,  se ligan entre si y/o compiten en función de la experiencia, sin instrucción previa establecida. El cerebro no es una computadora y el mundo no es una banda magnética. Para Gerald Edelman pues, el cerebro no es una máquina pasiva, que reciba instrucciones del exterior, ni tampoco un mero depósito de imágenes o conocimientos. En él todo es actividad y recreación permanente.

¿En este nuevo marco que hemos descrito, son suficientes las teorías desarrolladas por Ausubel y Feuerstein ? Ambos científicos hacen aportes significativos al desarrollo de la ciencia del aprendizaje moderno.

 Ausubel y su teoría del aprendizaje significativo da un gran paso adelante cuando señala que el aprendizaje  en las personas depende de lo que se denomina estructura  cognitiva que el observador ya disponía al momento de recibir la nueva información.  El aprendizaje que el denomina significativo se da sólo si el observador dispone previamente en su estructura cultural de las ideas y conceptos que le permitan interactuar con la nueva información que recibe el observador. Agrega además que en esta interactuación tanto los conocimientos previos como los nuevos se modifican.

Lo que señala Ausubel es sumamente importante, pero se centra fundamentalmente en lo que podríamos denominar el "buen funcionamiento cognitivo".  ¿El aprendizaje es significativo sólo porque los nuevos conocimientos pudieron "anclar" a través de los subsunsores con los conocimientos previos? ¿Esto es válido por sí sólo? Hemos señalado anteriormente que el paradigma actual en con base microelectrónica, lo que le da a la creación de nuevos conocimientos una connotación singular. ¿Cualquier conocimiento nuevo es significativo?

                        Feuerstein, por su parte,  plantea  que la estructura cognitiva del ser humano es modificable. La modificabilidad según este autor, es la   capacidad de un individuo de partir desde un punto de su desarrollo y llegar a otro, en un sentido más o menos diferente de lo predecible hasta ese momento, según su desarrollo mental. Agrega que la estructura cognitiva se puede modificar por que el ser humano es un ser cambiante que puede modificarse a sí mismo por un acto de voluntad. Ello es posible  porque el ser humano posee un organismo abierto y receptivo al cambio. Esta situación se produce, a diferencia de lo que plantea Ausubel,  gracias a la intervención de un mediador. ¿Siendo este planteamiento importante, es suficiente para que los seres humanos estemos a la altura de las exigencias de los nuevos tiempos? ¿Se trata de modificar en cualquier sentido? ¿Se trata de modificar culturas atropellando identidades?

¿Cuál es el papel de la ciencia contemporánea en el cambio de los conocimientos previos, la formación de los conocimientos significativos y la modificabilidad de las estructuras culturales?  La ciencia concentra y acumula en sí todos los conocimientos atesorados por la humanidad en cada momento de su desarrollo. Describe y explica los fenómenos de la realidad, formula sus regularidades y tendencias en su funcionamiento, su complejidad, sus múltiples lazos de dependencia, su relación con el entorno.  Es a través del pensamiento científico que se elabora el aparato categorial-cognitivo que nos permite construir modelos para predecir nuevos fenómenos. La ciencia es un proceso permanente de adquisición de nuevos conocimientos,  de actividad productora de nuevas ideas.  La ciencia en definitiva es la fuerza motriz decisiva del desarrollo de las sociedades.

De todo lo anterior debemos sacar tres conclusiones importantes. La primera de ellas es que los conocimientos previos deben ser construidos en el marco de paradigmas entendidos como conjuntos de teorías científicas que nos señalan las regularidades y tendencias del desarrollo de la sociedad actual, pero también sobre la base de planteamientos éticos, políticos, sociales y religiosos que coloquen en el centro del desarrollo no sólo al ser humano, sino a todos los seres vivos, a toda la naturaleza entendida como la gran GAIA. En segundo lugar, los conocimientos significativos serán aquellos  nuevos conocimientos que "anclen" en estos conocimientos previos. Y en tercer lugar, el mediador que organiza y estructura los conocimientos para modificar los conocimientos previos debe hacerlo en el sentido de la transmisión de ideas y valores que fortalezcan una cultura ecológica de la vida en general  y de la vida humana en particular.





[1] Palacios, J.                Temas del Diario La Epoca.   1997

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger