miércoles, 14 de agosto de 2013

Breves palabras sobre el enfoque cognitivo piagetano




Como ya lo hemos señalado en trabajos anteriores, Piaget[1] considera  que el aprendizaje es como una succión de información nueva en una estructura cognitiva previa, y que el desarrollo del ser humano se consigue a partir de las estructuras cognitivas que construye y que va renovando constantemente en un proceso de interacción entre la realidad y estas estructuras, choque en el cual los conocimientos previos se van acomodando a lo nuevo. Esta concordancia entre los esquemas cognitivos y el medio y que permite a los seres humanos adaptarse al medio que lo rodea y alcanzar estabilidad cognoscitiva es lo que Piaget denomina inteligencia.

            En esta perspectiva el proceso de aprendizaje de los seres humanos  según el mismo Piaget, es un proceso de construcción muy personal a partir de las estructuras culturales mentales  que el sujeto ya posee.  Sobre esta base se ha levantado el enfoque curricular cognitivo que identifica los objetivos de la educación en el fortalecimiento y perfeccionamiento de los procesos intelectuales y las destrezas cognitivas para formar un estudiante adaptativo e interactivo que se desarrolla sin límites en forma autónoma. . (Stavelot, 1993).
Gagné [2] plantea que el aprendizaje es un cambio conductual, un cambio en la capacidad humana de carácter duradero. Por ello el alumno debe desarrollar entre otras, destrezas intelectuales como conceptos y reglas, y estrategias cognoscitivas con relación a su atención, lectura, memoria, pensamiento, etc.  Estas destrezas cognoscitivas, según el mismo Gagné  son "organizadores previos" que permiten a las personas regir su propio proceso de aprendizaje y desarrollo de sus estructuras cognitivas.
            De acuerdo a Gagné, en la situación descrita hasta aquí el profesor en el aula juega el rol de facilitar los procesos cognitivos de sus alumnos que les permita percibir, asimilar y almacenar conocimientos fortaleciendo sus destrezas mentales eficientes, transformándola en estrategia cognitiva cuando estas destrezas se aplican a diversas tareas.

            Este enfoque cognitivo piagetano es un aspecto en el proceso de enseñanza/aprendizaje y puede ser aplicado plenamente a un estudiante o investigador de postgrado. Creo que no es ni más ni menos viable. Su éxito va a depender de quién utilice este enfoque.  Porque efectivamente un investigador (estudiante) de postgrado en un ambiente virtual está también permanentemente realizando un juego dialéctico entre conocimientos previos y nuevos conocimientos, y el fortalecimiento de sus estructuras cognoscitivas a través de un proceso constante inteligente de su acomodación al entorno sin perder su identidad. La diferencia está en que el ambiente es distinto -virtual y no presencial- y por ello los medios que se utilizan difieren de un evento de carácter presencial.

Por supuesto que hay otras exigencias que se las pone a este proceso por ejemplo, desde la biología del conocimiento  del profesor Humberto Maturana,  como entender a los seres humanos como seres autopoiéticos y su proceso de aprendizaje como autopoiético autorefencial con respeto a la identidad de los que aprenden. Pero ese es asunto de otro tema.




[2] Ver Gagné, R. (1970). Las condiciones del aprendizaje. Aguilar. Madrid. Gagné, R.(1976). Número especial de la Revista de Tecnología Educativa, dedicado exclusivamente a artículos de Gagné, Vol. 5, No 1.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger