sábado, 28 de enero de 2012

Un enfoque crítico de la propuesta de Sugata Mitra en su visita a Chile

Tecnologías educativas y -metodologías en el Aprendizaje. 
Primera Parte: el entorno de aprendizaje 

Se nos ha informado de la invitación a Chile por el CPEIP del Ministerio de Educación del profesor, investigador y doctor Indú Sugata Mitra. Esta invitación se ha extendido con la colaboración de UNESCO, ENLACES y la Fundación CETHUMS. El motivo de la invitación es que dé a conocer sus investigaciones sobre un supuesto “nuevo paradigma en educación que él denomina “agujeros negros en la pared” con la asistencia de las llamadas “nubes de abuelas” y que culminó con un Sistema de Aprendizaje Auto-organizado” en la escuela, proyecto que Sugata denomina SOLEs.

El profesor Sugata ha hecho experimentos en la India, Cambodia, Africa, Gran Bretaña e Italia, según un video que adjunto [http://dotsub.com/view/df781023-81d1-43dc-af05-0378545ec625], donde explica lo hecho durante diez años. Además adjunto un link con un artículo que señala lo que él entiende por Tecnologías en Educación y el por qué de su aplicación. [https://docs.google.com/document/d/1EBIHrAvjJRHdM_rTF1LIo__8cFNeSbtlQzSBrva_RM/edit?pli=1#]

Además este investigador se ha propuesto realizar actividades en Chile en torno a SOLEs en lugares alejados de Arica, Parinacota, y en sectores vulnerables de la Región Metropolitana y del Bio-Bio.

En los link que entrego el señor Sugata da a conocer con claridad todas sus teorías y experimentos. Con ello me evito hacer una larga exposición de sus contenidos, y entrar de lleno en el tema sin más mediación.

Este investigador tiene dos grandes conjeturas que ofrecer después de sus diez años de investigación, y que viene a ofrecer a nuestro país:

Primera conjetura:

1] “Los niños aprenderán a hacer lo que quieren aprender a hacer”
A esto hay que agregar lo que Arthur C. Clarke señaló a Sugata:
a. “Un maestro que puede ser reemplazado por una máquina debería serlo”
b. “Si un niño tiene interés entonces ocurre la educación”

Segunda conjetura:

2] “La educación es un sistema auto-organizado en el que el aprendizaje es un fenómeno emergente”.
Respecto a la segunda conjetura, Sugata señala que va a llevar años demostrarla empíricamente pero que él lo va a intentar. Mientras tanto ofrece su Método SOLEs. Agrega que hay mil millones de niños que necesitan un proyecto de estas características, que ocuparía a 100 millones de mediadores, pero que hay muchos más en el planeta. Con esta envergadura del problema mundial de carencias en la educación se necesitaría 10 millones de proyectos del tipo SOLEs, 180 mil millones de dólares y 10 años para cambiarlo todo.

Creo que las conjeturas planteadas por Sugata son verdaderas pero ya verificadas por la ciencia. Respecto a la primera de ellas “Los niños aprenderán a hacer lo que quieren aprender a hacer”, si el señor Sugata leyera la obra de Maturana y de Varela arriesgaría muchísimo más en sus hipótesis. Si se viera este link [http://www.virtualeduca.org/documentos/yanez.pdf] al menos en la página 142 encontraría un artículo con respecto a los aportes de la biología de lo humano a la educación. Hay otros artículos en este libro virtual que tratan el problema de la educación desde otros autores y puntos de vista que superan lejos lo que Sugata nos plantea. Y nos muestra además esta primera conjetura ampliamente discutida en ese libro publicado hace cuatro años, además de que el artículo mencionado navega en google hace ya casi diez años en una versión no autorizada y que fue publicado desde una Universidad. Por lo tanto, dicho tema ya es antiguo en Chile.

Con la segunda conjetura “La educación es un sistema auto-organizado en el que el aprendizaje es un fenómeno emergente”, el señor Sugata se queda cortísimo. Sólo nos habla de las propiedades de auto-organización que tienen los sistemas vivos, entre ellos la especie humana. Pero como sistemas vivos que somos, nuestras propiedades son muchísimas más y ellas nos muestran relaciones con el entorno que nos hace seres en extremo complejos. Sugata se adentra tímidamente en las teorías de la complejidad. Quizás su no ruptura definitiva con el newton-cartesianismo le impide ver lo dificultoso del tema, pero además tampoco ve las perspectivas que tiene su aplicación a la educación en todos sus aspectos.

Una transformación verdadera de la educación exige una nueva mirada epistemológica. Una visión de la realidad que permita construir nuevos Modelos para el Aprendizaje, la Investigación y la Innovación desde las conquistas de las ciencias más actuales como la Mecánica Cuántica, la aplicación de la Segunda Ley de la Termodinámica, la Biología de lo Humano y las nuevas ciencias sociales que empiezan a surgir a partir de las ciencias señaladas. Para su desarrollo dividiremos nuestro análisis en dos partes de acuerdo a la complejidad que nos muestra la especie humana como sistema y su proceso de aprendizaje:

a. Entorno del sistema de aprendizaje y sus propiedades relacionando la realidad cuántica y complejidad, principio de incertidumbre, segunda ley de la termodinámica, comprensión de los sucesos, carácter probabilista de las magnitudes, desanclaje, la sociedad red;

b. El propio sistema de aprendizaje entendido como aula, tutores y aprendices y sus nuevas características como el aula como centro cibernético de gestión del aprendizaje, el aula y las TIC, la autoconciencia, fortalecimiento continuo de los conocimientos previos, el aprendiz como un ser autopoiético, educación personalizada, la actitud computacional y cogitante del aprendiz, los aprendices como holoestructuras civernavegantes, los estudiantes como seres energocirbernéticos, visión trinitaria del aprendiz y del tutor, ruptura sistémica, y el observador, la transdisciplina y la complejidad;

Antes siquiera discutir si el aprendizaje tiene la característica de ser un proceso auto-organizado, es necesario hablar del entorno de niños/as y jóvenes en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Si tratamos la realidad de los aprendices de cualquier edad como realidad cuántica y compleja, implica aceptar por ejemplo que el entorno es una red dinámica de sucesos interrelacionados y que ninguno de ellos es fundamental porque todas las partes se configuran a partir de las propiedades de las otras partes. Esto exige a los aprendices entender que la existencia no tiene formas fijas, exactas sino que lo que caracteriza una estructura de la realidad es que se constituye a partir de otras realidades, afiatándose como algo real a través de la consistencia consigo mismo, pero en permanente cambio. Ello es así porque la realidad social está llena de elementos o partículas que actúan dentro del resto de los sucesos de la sociedad con propiedades únicas débiles provocando pequeñas perturbaciones que a la larga generan cambios significativos en la red de sucesos sociales como cambios posibles. Tutores y aprendices deben ser capaces de descubrir que los sucesos que investigan están inmersos en este holomovimiento, donde lo que importa es la estructura de ese movimiento y la diversidad cambiante y la unidad del universo social, desde donde emergen todas las formas de aquel. Sugata no posee esta visión, por ello simplifica el problema a las “nubes de abuelas”, que para simples problemas pueden servir, pero para entornos complejos no, porque se necesitan tutores preparados de alta calidad con esta visión epistemológica nueva.

Desde la perspectiva de la mecánica cuántica, en los elementos de todos los sucesos y en cada suceso en particular, es imposible calcular con precisión y seguridad la posición y la velocidad al mismo tiempo [Heisenberg y su ley de la incertidumbre]. Esta situación hace que la emergencia y el desarrollo de estos nuevos hechos sucedan con grados de incertidumbre. Esto debiera terminar con aquellas hipótesis del tipo si p, entonces k tan propio de la investigación tradicional. Y también suprimir objetivos de investigación que buscan conseguir proyectos modelados con mucha certeza, alejados de las incertidumbres propias de una realidad desrealizada.

En este sentido, el desarrollo del mundo cósmico, de la naturaleza y de la sociedad no están establecidos, sino que viven un proceso continuo de creatividad. Esta creatividad se constituye porque sólo emergen continuamente algunos valores con cierta exactitud de entre un conjunto de posibilidades superpuestas, las cuales nunca llegarán a ser realidad. Por ello que el desarrollo de la realidad microscópica y macroscópica está sometida sólo a conceptos y a fórmulas probabilísticas. Podríamos derivar que el universo macroscópico es un bullir interactivo de colapsos y superposiciones en una ontología cuántica profunda. Esta visión trauma la mirada del metodólogo newton-cartesiano, no puede entenderla y por eso se apega a sus viejos hábitos de censor empedernido. Pareciera que Sugata se encuentra en este campo de la investigación. Por el contrario, necesitamos tutores capaces de entender esta situación que la sociedad compleja vive hoy día.

Sugata tampoco tiene presente el segundo principio de la termodinámica que nos induce a pensar que existe una tendencia al desorden y al caos en la naturaleza, incluida la propia sociedad humana. Esta situación caótica nos muestra el carácter hipercomplejo de los diversos sistemas que constituyen nuestra sociedad, incluida la educación, que tienden a transformarse constantemente, incluso a perder los elementos que lo caracterizan momentáneamente por efecto de sus múltiples relaciones con el entorno y sus perturbaciones. Estos los transforman en estructuras disipativas, cambiantes al ser sensibles a las influencias del medio. Estos sistemas sufren variabilidades de tal envergadura que las puede hacer desaparecer, transformarse en algo diametralmente distinto a lo que eran. Esto los transmutan en estructuras probabilísticas, con prácticamente imposibilidad de determinar el curso exacto de su desarrollo futuro, sino sólo de manera aproximada de incertidumbre predictiva, con posibilidades ciertas de perder al final hasta su propia identidad. Sólo tutores con alta formación pueden guiar a los aprendices en esta maraña de sucesos influyéndose unos con otros. Es en este marco que los aprendices pueden ayudar a otros aprendices, pero con tutores guiando en la búsqueda de los caminos adecuados para intentar solucionar problemas.

Pero esta segunda ley además nos señala que todos los sistemas tienden a desordenarse por influencia de la entropía que genera el entorno. Sin que pueda predecirse con seguridad su trayectoria, sin embargo hay ciertas luces que nos pueden permitir entender las tendencias de su movimiento. Los tiempos en los que se encuentra un suceso van cargado de señales que nos inducen a pensar en la dirección en que se mueve el desorden que lo caracteriza. Todo lo anterior plantea problemas a resolver muchos más serios que lo simple con que aborda el tema Sugata. Hay otros temas que resolver del entorno como las características de los sucesos. Para ello ver este link donde el tema es tratado en profundidad: http://es.scribd.com/doc/49722219/RD22 Ver página 80.

La conclusión es que resolver problemas en los marcos de un entorno de características complejas, exige mediadores educacionales muy bien preparados y que hoy día no están al alcance de la mano. Una educación de excelencia, de calidad nos obliga a preparar a nuestros maestros en la dirección que les permita entender las complejidades de la época actual, salirse de la visión newton-cartesiana y asumir decididamente las nuevas ciencias. El aprendizaje de calidad sólo sucede en ese momento. La propuesta de Sugata no va en esa dirección.

Tecnologías educativas y -metodologías en el Aprendizaje
Segunda Parte: el sistema de aprendizaje

Tiene toda la razón el profesor Sugata en su Modelo SOLEs al plantearnos que el aprendizaje es un proceso de auto-organización. Y efectivamente eso sucede cuando los niños observan el computador pegado en la pared abierto a Internet, el profesor les deja tareas y ellos la resuelven organizándose por propia iniciativa. [ver http://dotsub.com/view/df781023-81d1-43dc-af05-0378545ec625]. Pero el proceso de aprendizaje tiene muchas más propiedades que las que señala Sugata y que lo hace muy complejo, necesitando de tutores muy capaces y de altísima calidad para ayudar a que se produzca. Señalaremos sólo algunas de ellas y muy sucintamente.

1. El aula como centro cibernético de gestión del aprendizaje

Las relaciones y la interactividad en el aula es un dominio de acciones donde aprendices y tutores viven en el fluir del lenguaje, que funda lo humano en las conversaciones. Para que el aprendizaje sea eficaz es necesario que los profesores/as abran espacios de interacciones recurrentes con alumnos/as donde la presencia de todos/as sea legítima, y toda negación sea responsable porque se hace sólo desde el punto de vista del que la efectúa y no sobre la base de alguna verdad absoluta. [http://www.virtualeduca.org/documentos/yanez.pdf , ver pág. 142, los aportes de la biología de lo humano a la educación].

En el aula el tutor debe ser capaz de configurar un pensar social colectivo que abarque a todos sus alumnos/as en su mutua preocupación de unos con otros, incluidos los niños/as. En el aula se debe desarrollar el fortalecimiento de los dominios cognitivos en los niños y jóvenes, aquellos dominios que son criterios que un observador –ellos y ellas- utilizan para valorar conductas de terceros, para aceptarlas como adecuada o no.

2. El Aula y las TIC
Podemos afirmar también que en el aula contemporánea se vive intensamente la presencia de comunidades virtuales, relaciones de cuerpos ausentes, más allá de barreras geográficas, con un novedoso entorno tecnosocial. Las TIC crea entornos de aprendizaje con una cantidad enorme de información a través de revistas virtuales, páginas webs, sistemas de red universitaria, centros de investigación, redes sociales, juegos de niños, etc. El aula debe enfrentarse entonces, al surgimiento de la interacción social aprendiendo con otros, y a la interactividad con los contenidos.

Los aprendices se potencian como seres energocibernéticos y anticaosógenos cuando el aula les crea las condiciones adecuadas guiados por los tutores y tutoras en la interactividad dialogal entre la persona y el PC al producir, entre otros, objetos textuales nuevos; en el papel activo del usuario en la selección de las informaciones y el particular ritmo que establecen en la comunicación, etc.

3. La autoconciencia

La teoría de la “circularidad cognoscitiva tautológica” [Maturana] nos explica el surgimiento del ser autoconsciente. Para describir el fenómeno de la tautología cognoscitiva, se parte de la premisa de que el contenido del conocimiento es el conocimiento mismo, que los sistemas vivos no actúan por instrucciones o información que surgen como anomalía desde el entorno. Los seres humanos somos capaces de crear mecanismos explicativos, coherencias operacionales, diversas teorías explicativas que genere por sí misma el fenómeno que se quiere explicar, es decir, el fenómeno en el cual el propio observador participa, hablándose por ello de una auto-descripción o auto-conciencia. El tutor/a debe garantizar eso en la nueva sala de encuentro entre aprendices, tutores y medios tecnológicos

4. Fortalecimiento continuo de los conocimientos previos

El educando no es una “máquina trivial”, es decir, no reacciona a un determinado input produciendo un determinado output, sin tener en cuenta su respectiva situación. Por el contrario, los alumnos como “máquinas no triviales” no responden siempre de la misma manera, sino que lo hacen según su estado momentáneo. Los alumnos/as son sistemas funcionales diferenciales y no dependen de cuándo y cómo ha empezado algo en el entorno que lo rodea. Lo que para ellos cuenta del entorno al cual pertenecen lo van determinando ellos mismos de acuerdo a criterios propios, internos de cada uno. Los seres vivos en aprendizaje poseen un cierre autorreferencial que implica que no aceptan que sus conductas son rendimientos o expresiones del input exterior. Es el alumno como ser vivo el que construye todo lo que cuenta en el propio sistema. El tutor aquí juega un rol orientador fundamental.

5. El aprendiz como un ser autopoiético

Las alumnas y alumnos a cualquier edad observan, distinguen y explican como individualidades de interacciones con autoorganización, características que determinan todo cambio en ellas, subordinando y limitando dichos cambios a su propia conservación como organización. Profesoras y profesores deben explicar a sus educandos que la propiedad autopoiética que ellos poseen como seres humanos consiste en que se trata de unidades organizadas como sistemas que generan sus propios procesos de producción de componentes y relaciones entre ellos a través de sus continuas interacciones y transformaciones, y constituyéndose de esta manera como unidad en un espacio físico determinado. Los estudiantes se transforman en sus procesos de entropías internas gatillados –y sólo gatillados- por el entorno con sus anomalías y perturbaciones, pero los cambios que se especifican dentro de ellos son seleccionados por los propios estudiantes afectados en función de su mantención como seres con características autopoiéticas. Pero aquí también el tutor y la tutora tiene mucho que hacer.

6. La actividad computacional y cogitante del aprendiz

La nueva relación ética entre tutores y aprendices en el aula debe generar las condiciones para comprender que la actividad computante de los alumnos/as organiza de una manera el conocimiento, y la cogitación que ellos generan produce una nueva forma de organización de ese conocimiento de tal manera que pueda ser reflexivamente considerado. La relación entre la computación cerebral y la cogitación es muy importante, porque permite desarrollar en el aula una interrelación tutor/aprendiz de lógica compleja, que busca asociar lo que la primera [la actividad computacional humana] disyunta, buscando la conjunción de lo separado artificialmente. Se recurre a la circularidad cognoscitiva tautológica y a las coherencias operacionales para desarrollar en el aula el proceso de comprensión de alumnos y alumnas porque el lenguaje por sí mismo no lo consigue. Sin tutores/as, esto se dificulta mucho.

7. Los aprendices como holoestructuras civernavegantes

La tecnología va expresando cada vez más en forma aproximada la arquitectura organizacional del cuerpo humano, la lógica del cerebro y del sistema nervioso central. La tecnología es la extensión del cerebro, es el despliegue de los procesos lógicos de la vida que nos permite avanzar hacia nuestro propio interior, hacia nuestro computador biológico. Esto los aprendices lo intuyen y de ahí su relación amistosa con las TIC. Los cibernéticos son viajeros del conocimiento [Venegas, 2001], son lógicos consumados que desafían la creatividad y hacen emergen nuevos campos de invención a través de sus múltiples interconexiones dialógicas en una infinita multidireccionalidad; los civernavegantes son diseñadores constantes de micromundos. Comprender a las TICs como prolongación del cerebro humano permiten a tutores y aprendices terminar con la alienación de los cibernavegantes respecto de estas tecnologías.

8. Los estudiantes como seres energocibernéticos

El ser humano es un ser anticaosógeno y energocibernético [Yanes, 2006]. Esto significa que es capaz de producir cambios en su estructura cultural y física con el fin de superar las perturbaciones, la incertidumbre y el caos producidos por el entorno, creando con ellos capacidades adaptativas y de inteligencia artificial para garantizar su existencia y desarrollo como organismo vivo. Estas potencialidades de los seres humanos se relaciona con sus capacidades de incremento constante de la variedad residual estructural que poseen, lo cual les permite generar profundos cambios internos con el propósito de superar la resistencia del medio o entorno caosógeno. Los tutores/as como guías en estos procesos son inevitables.

9. Visión trinitaria del aprendiz y del tutor/a

Es necesario, articular la ciencia antro-social a la ciencia de la naturaleza, recreando con ello la estructura actual del saber. Hay que plantear una nueva concepción del hombre como un concepto trinitario individuo-sociedad-especie, donde ningún término se subordine al otro. Hay que vincular la esfera antropo-social a la esfera biológica y ambas a la esfera física. Y además hay que reintegrar al observador en la observación, porque el sujeto observante y conceptualizador es un ser cultural, y por ello toda realidad concebida no sólo se remite al objeto sino que también a ese sujeto cultural conceptualizador.

De esta manera la realidad antro-social se proyecta en la esencia misma de la física y de las ciencias naturales, terminando con la disyunción que condenan a las ciencias humanas a la inconsistencia extra-física, y a las ciencias naturales a la inconsistencia de su realidad social, haciéndolas por el contrario, dependientes entre sí. Esto debe suceder hasta en los sucesos aparentemente sencilolos con los cuales los niños/as se enfrentan, y ello no es posible sin la ayuda de tutores y tutoras.

Conclusión

Podemos concluir diciendo que ambas hipótesis propuestas por Sugata [ver Primera Parte] están verificadas ampliamente, pero que como también lo hemos demostrado, la complejidad tanto del entorno como del sistema de aprendizaje permite infinidades de otros supuestos que hacen de la educación un tema que debe ser tratado con sumo cuidado por lo que significa para los aprendices, los tutores y el futuro del país. Lo que nos trae a Chile Sugata con su visita no está en esa dirección. Simplifica demasiado lo complejo, amenazando la profundidad que la educación debe tener y que nos obliga urgentemente a transformaciones profundas en el sistema de enseñanza/aprendizaje. El CPEIP y el Ministerio de Educación no se pueden equivocar una vez más. Ya casi no hay tiempo.

* Jaime Yanes Guzmán es Cientista Político y Profesor universitario


02/04/2011

La Educación y el fortalecimiento del alumno como observador


El tema central a disipar cuando se trata de referirse a problemas relacionados a la educación es cómo surge y se fortalece el observador -en este caso alumnas y alumnos-, con capacidad de realizar explicaciones y descripciones que tengan carácter científico. Los seres humanos como seres vivos somos una relación dialéctica entre organismo y medio. Nuestra constitución genética determina el campo de posibilidades donde ocurren los hechos que vivimos, gatillando el medio al mismo tiempo cambios en nosotros que son especificados por nuestro propio organismo. Los seres humanos somos máquinas que transforman las perturbaciones y anomalías del entorno en nosotros mismos, metabolizando dichas perturbaciones y transformándolas en elementos de nuestra propia organización.[1]

Los humanos somos seres vivos que en nuestro vivir vivimos como unidades independientes, constituyendo constantemente nuestra autonomía como unidades discretas. Este operar como unidades discretas se refiere al operar en una dinámica interna y una dinámica relacional que tiene como producto una continua realización de sí mismos, donde todo lo que pasa se refiere sólo a nosotros mismos. El ser humano como ser vivo genera la red de producciones y transformaciones que lo producen y transforman permanentemente. Dan también origen  a bordes, quedando hombres y mujeres como sistemas cerrados sobre sí mismo y separados del medio por límites. Desde esta perspectiva, los flujos de perturbaciones que son incorporados en la dinámica de esta red, se integran a la red como componentes de ella.

En este sentido Maturana define lo humano no como un fenómeno físico, sino como “un fenómeno relacional. Es decir, históricamente lo humano se da y surge en la dinámica de relación de los seres vivos como sistemas autopoiéticos determinados estructuralmente con el origen del lenguaje. Sin embargo, aunque la existencia humana surge en una dinámica determinista, su ocurrir es un fenómeno histórico, y por lo tanto no está predeterminado”.[2]El ser humano es un ser cultural, es decir, es un modo de convivir en redes cerradas de coordinaciones recursivas de emociones y haceres en el lenguaje. Estas redes se manifiestan en el conversar y las distintas culturas son diversas redes de conversaciones.

Los seres humanos somos una corporalidad, una fisiología, pero al mismo tiempo un modo de vivir humano que se da en el vivir en una comunidad humana. Maturana agrega que los seres humanos somos seres que vivimos en un continuo coordinar del emocionar y del hacer.  Pero este modo de vivir humano no esta determinado sólo por la corporalidad a través de su constitución genética y menos se conserva de esa forma. La vida individual humana surge en la interacción del organismo con el medio en su hacer y resurge en cada momento en que se produce el encuentro del organismo con el medio, es decir, el ser humano se recrea en su constante interacción dinámica en el coordinar recursivo del hacer entre dos o más sistemas independientes.

La recreación constante de los seres humanos no surge solamente de fenómenos causales locales, sino que son fruto principalmente de determinadas coherencias históricas creadas en comunidad por los seres humanos en su co-devenir ontogénico, es decir, en la historia de transformaciones de los seres humanos como seres vivos producto de una historia de interacciones a partir de su estructura inicial. Nosotros somos en ese sentido, el presente de esta dinámica histórica espontánea de la constitución y conservación del ser humano. El vivir se da, entonces en la realización de este modo de vida humano como ser vivo autopoiético en un proceso dinámico de emergencia histórica de lo humano.

Entender el modo humano de su vivir plantea a la educación una forma de aprendizaje que consiste fundamentalmente en participar en esta emergencia histórica de lo humano fortaleciendo su adaptabilidad a un entorno siempre cambiante con conservación de la  identidad y autopoiésis que le son propios. Esto implica el respeto por su ser, por sus coherencias operacionales creando los ambientes de conocimientos necesarios para que estas coherencias estructurales que definen su modo de ver y lo transforman permanentemente se puedan modificar y desarrollar. La transformación de los jóvenes en su encuentro con profesoras y profesores debe realizarse a partir del respeto por ellos, es decir, debe constituirse en un proceso biológico natural y espontáneo que  permita  incorporar  en las alumnas y alumnos estos nuevos elementos culturales asumidos y transformados en elementos de ellos mismos, productos de su propia organización autopoiética. En este proceso de enseñanza/aprendizaje las alumnas y alumnos deben comportarse espontáneamente como sistemas vivos de organización circular, que en palabras de Maturana y Varela hace emerger los fenómenos biológicos como sistemas que se realizan y existen en la continua producción de sí mismo.[3]


Santiago, Junio de 2011


[1] Maturana, Humberto y Varela, Francisco. “De Máquinas y Seres Vivos. Autopoiesis: la organización de lo vivo.”. 1994.
[2] Matura, Humberto. Transformación en la Convivencia”. 1999. Pág. 194.
[3] Maturana, Humberto y Varela, Francisco. “De Máquinas y Seres Vivos. Autopoiesis: la organización de lo vivo.”. 1994.

jueves, 26 de enero de 2012

CALIDAD DE LA EDUCACIÓN. [Crítica al libro de Mario Waissbluth “Se acabó el recreo”]

Publicadoa en: 
http://www.fortinmapocho.com/detalle.asp?iPro=2396&iType=126 


Referirse a un libro como el de Mario Waissbluth que habla de equidad y calidad en la educación, y que está dirigido, según al autor, a un público amplio pero menos a los interesados en conocer la disciplina, la ciencia y el arte de la pedagogía que confiesa que para él es “desconocida”, me parece extraño. ¿Se puede hablar de calidad de la educación y desconocer la ciencia y el arte de la pedagogía? Veremos…

Inequidad social

El autor (2010:25-6) sostiene con razón que no hay un solo Chile, sino dos. Señala que “Si se divide el pastel del ingreso monetario en diez segmentos de población o “deciles”, hay nueve deciles de bajos ingresos, y uno rico, que gana 2.6 veces más que el segundo decil que sigue, y de allí hacia abajo. La minirepública que constituye el 3 % más rico de Chile es una suerte de “Soweto sudafricano, pero ricos”, apartheid a la inversa de murallas virtuales, cuya población reside en municipios (…) con un estándar de vida parecido al de Ginebra”. Podemos agregar dramáticamente que mientras el 60% de los chilenos vive con menos de US$3.500 al año, sólo un 1% + rico vive con US$64.000 al año. ( http://twitter.com/#!/lafundacionsol/status/157549006518620160/photo/1 )
Tenemos entonces chilenos segregados en todo: por clase social, barrio donde vive, territorio, origen étnico, ingreso, color de ojos y piel y también por la escuela, liceo o Universidad de donde viene, esto último debido a que entregarían supuestamente una educación de calidad.


Consecuencias de la inequidad social en la educación

El autor nos indica además que hay una fuerte variabilidad de resultados entre escuelas, con una fuerte atribución a origen socioeconómico. Más de cien mil niños egresan todos los años de educación básica sin entender lo que leen (15); en el caso de familias pudientes, un poco menos del 20 % de sus hijos logró 700 ptos. PSU, en el de familias pobres, el porcentaje no llega al 1 % (93); en los liceos técnicos la composición social es mucho más vulnerable que la de quienes estudian en escuelas científico-humanistas (72); son personas que poseen seguramente menos herramientas cognitivas seguro que producto del clasismo de este país (72). El autor los califica como analfabetos funcionales, es decir egresados con 200 puntos de pruebas SIMCE que tienen serias dificultades para usar el lenguaje y la semántica para aprender otras materias, con pocas habilidades de lectoescritura o aritmética (81) Estamos en presencia de un  analfabetismo funcional que distingue solo letras pero no las palabras ni menos las ideas que expresan (92) y la asociación con otras ideas para desarrollar pensamiento lógico y complejo.


Waissbluth señala también que hay escuelas públicas y privadas con buenos y malos resultados, incluso en sectores de extrema pobreza. De acuerdo a la gráfica  de vulnerabilidad escolar de Harald Beyer (96) (recientemente nombrado Ministro de Educación del gobierno de Piñera), un número importante de escuelas está por debajo de lo que  el autor del libro denomina “fatídica línea de los doscientos cincuentas puntos SIMCE” que significa “escasa o nula capacidad de utilizar el lenguaje o la aritmética” en el proceso de aprendizaje (idem). Al partir la gráfica de Beyer en rebanadas verticales, el autor obtiene la importante conclusión de que en todos los estratos sociales hay escuelas pésimas, pero también es posible encontrar escuelas de máxima vulnerabilidad con alumnos que obtienen alrededor de trescientos puntos. Podemos concluir entonces que si bien la inequidad social influye en el rendimiento escolar, ella no es decisiva. Puede haber buenos colegios y excelentes estudiantes de universidad a pesar de esta situación.

En efecto, Waissbluth nos dice que  estas investigaciones econométricas muestran que, una vez eliminado el efecto del origen social de los alumnos, ambos tipos de escuelas tienen, en promedio, desempeños muy similares, terminando con el mito publicado periódicamente por la prensa interesada para convencer a la opinión pública de que las escuelas subvencionadas son de mejor calidad que las municipalizadas. El atribuye esta situación de los colegios de extrema pobreza a la calidad y liderazgo de los directivos escolares. ¿Por qué no fundamentalmente de los profesores  sin menoscabar por supuesto el rol de algunos  buenos  directores?


Calidad de la Educación

Razón tiene Waissbluth cuando señala que “Una persona es un sistema complejo, está inserta en su escuela, familia y barrio; y esa persona y su escuela, inmersa en una sociedad y en el mundo, constituyen un sistema hipercomplejo…”(71). Pero Waissbluth se queda corto cuando define calidad de la educación en la dirección de  “… que todos los niños logren un estándar adecuado de lectoescritura y aritmética, de habilidad para plantearse y resolver problemas, de aprender a aprender, del importantísimo “rigor de hacer las cosas bien”, de no aceptar conocimientos acríticamente y sin explicaciones de fondo, de confianza en sí mismos, y de principios esenciales de trabajo en equipos, solidaridad, respeto por los derechos de los demás, y ejercicio de la democracia. Es decir, aprender a convivir. (76) Agregando además  que la Calidad es “El manejo de símbolos, es decir, la capacidad para conocer, conectar, reagrupar, categorizar palabras y cifras…” (78). Pero peligrosamente sentencia que no podemos esperar por la urgencia del tema, definiciones más “sofisticadas” mientras bebemos  cappucino y escribimos “tratados” de educación. (78) Para definir calidad educativa, entonces, Waissbluth encuentra suficiente  que “si se logra universalmente la suficiencia de lectoescritura, de operaciones matemáticas simples, y tener “encendido el fuego” de la curiosidad, el rigor y la convivencia, nos daríamos por más que satisfechos”. (76)

Con todo el respeto que me merece el Coordinador y la tremenda obra de E2020 en denunciar la inequidad social y de la educación, esto me parece un absurdo que raya en un escándalo intelectual de proporciones: con ello estaría negando toda la obra de los clásicos de educación que la han marcado en el mundo en sus diversas etapas de desarrollo. Esta postura no es otra cosa que consecuencia de lo que Waissbluth confiesa valientemente en las primeras páginas de su libro sobre la para él “desconocida disciplina, la ciencia y el arte de la pedagogía; es decir, qué y cómo enseñar a los niños con amor y rigurosidad” (12). Y yo agregaría que no sólo a los niños, sino también a los jóvenes de secundaria y universidades, pedagogía ausente hoy día en los  Académicos que también dicen ser “profesores”. Estas son opiniones por supuesto de un NO profesor, de un eficiente Académico que cree estar por sobre estas ciencia y arte de enseñar que es la pedagogía. Quizás de ahí surja esta agresividad constante del autor en contra de los profesores pedagogos, reduciendo sólo a este sector de profesionales las dificultades de comprensión y adecuada lectoescritura y manejo de operaciones simples de aritmética. No entender el rol de la pedagogía en cualquier sala de clases, desde el pre-escolar hasta el aula de un doctorado nos muestra también serias dificultades de comprensión de lectura sobre el rol de las ciencias y el arte que corresponden para “todos” los que confiesan ser maestros.

Pero no es solo lo referido a los grandes temas que tocan los autores que han ido construyendo los Modelos Pedagógicos ( http://www.comie.org.mx/congreso/memoria/v9/ponencias/at08/PRE1178938013.pdf , http://www.odiseo.com.mx/articulos/corrientes-pedagogicas-contemporaneas  , http://www.pensarlopensado.com/2012/01/proposito-del-aprendizaje-un-paralelo.html ) más avanzados que hoy día dominan en el mundo, sino que además dichas visiones pedagógicas deben ser llevadas al aula en los marcos de un enfoque sistémico, holístico, tecnológico y complejo que permita entender la actual sociedad del conocimiento y la movilidad, en conocerla y saber vivir en ella . Un tutor y un aprendiz de cualquier área de la educación, respetando por supuesto su nivel, sin esas competencias no nos da buena calidad de la educación, porque el tema no es sólo “lograr universalmente la suficiencia de lectoescritura, de operaciones matemáticas simples, y tener “encendido el fuego” de la curiosidad, el rigor y la convivencia”, sino que se trata del manejo de lecturas complejas teniendo como herramientas las visiones de los grandes teóricos de la pedagogía en los marcos de una sociedad altamente compleja. Y para eso hay que tomar bastante cappucino y escribir muchos “ladrillos” sobre calidad de la educación.

¿Cómo se implementa el aprendizaje significativo en el aula? ¿Cuál es la estrategia para fortalecer los conocimientos previos de los aprendices y tutores/as?     ( http://www.pensarlopensado.com/2011/08/carta-del-instituto-matriztico-al.html ) ¿Y el pensamiento complejo, es vital en el desarrollo con calidad del aprendizaje? Leer también estos link que por razones de espacio no puedo resumir en este artículo. http://www.pensarlopensado.com/2011/08/la-transformacion-de-la-educacion-desde.html  y  http://www.pensarlopensado.com/2011/10/modelo-intemm-ava-calidad-de-la.html. Pero además ésta es una sociedad altamente tecnologízada y las TIC ya comienzan a introducirse en el aula con mucha fuerza. Por ello ni siquiera basta con conocer a esos teóricos clásicos de la pedagogía, sino que además cómo estas tecnologías penetran el aula ( http://www.pensarlopensado.com/2011/11/un-nuevo-paradigma-movil-y-los-procesos.html ) ( http://www.pensarlopensado.com/2011/11/el-mlearnig-y-el-aprendizaje-en-el.html ) y cómo esas visiones pedagógicas se van entrelazando con ellas. http://www.pensarlopensado.com/2012/01/tendencias-generales-en-la-introduccion.html . Tenemos aprendices como nativos en esta sociedad de la movilidad que tiene especiales características que muchas veces los profesores y académicos no entienden.( http://www.pensarlopensado.com/2011/10/campbell-la-mente-y-los-seres.html ) En ese blog hay más de 60 artículos escritos al respecto (  http://www.pensarlopensado.com/ ), fuera de otros tantos autores que se refieren a lo mismo desde otros puntos de vista. El tema no es fácil…y me ha exigido muchos Café Express “chicos” ,…y seguiré en ese camino porque es la ruta por donde se llega a la buena lectura y comprensión de la calidad de la educación, tan necesaria de instalar definitivamente en nuestro sistema actual de educación.

Los “buenos colegios y “exigentes” universidades

El test SIALS en una encuesta de alfabetización de la población adulta consiste en un examen en que  a los alumnos se le muestran algunos párrafos simples para medir comprensión de lectura o aplicar problemas aritméticos sencillos. Según Waissblut (79)  en Chile, el 92 % de los adultos con educación superior terminada no entienden completamente lo que lee. Es decir, sólo un 8 % de los chilenos de educación superior comprende lo que lee y resuelve problemas aritméticos básicos. ¿Entonces en qué consiste la calidad de la educación en Chile si a nuestra élite no le va bien en mediciones estandarizadas internacionales?

De acuerdo a los resultados de la PSU, algo más de siete mil estudiantes, es decir, casi un tres por ciento de los que rindieron esa prueba obtuvo en 2010 un porcentaje superior a setecientos puntos, “el nivel requerido para las así llamadas “universidades exigentes””. (93). Pero para que un alumno obtenga  700 o más puntos pasa por lo general por los mal llamados pre-universitarios. Pero estos “pre-universitarios” no garantizan una adecuada formación, “sino que enseña trucos, técnicas y temas más frecuentes y útiles para la PSU. Sin ellos, los resultados en las familias acomodadas serían aún perores.  Los pobres no van a un “pre-universitario””. (94). Pero lo que agrava esta situación  es que la línea divisoria de los 700 Ptos., según Waissbluth,  “equivale solamente a 54 % de respuestas correctas” (idem). Y por supuesto, como resultado de lo anterior sucede que cuando un estudiante de 700 o más puntos, considerado de resultado de excelencia en Chile quiere ir a estudiar a una universidad prestigiosa del mundo desarrollado, tendrá serios problemas para ingresar. (93). Y Waissblut se pregunta por qué las mejores escuelas de Chile no llegan a los estándares internacionales requeridos para el desarrollo, la globalización y la inequidad (97). Entonces estoy de acuerdo con el autor del libro “Se acabó el recreo” de que los buenos resultados de estos exámenes estandarizados no nos asegura que tenemos buenos alumnos en términos de educación de calidad. Y esto es válido incluso para todas las universidades, incluidas las llamadas “universidades exigentes” que se llevan  todos los alumnos de 700 o más puntos a sus aulas.

¿Podemos asegurar que la calidad de la educación es un bien social que se encuentra profundamente enraizada en nuestro sistema de formación si el rendimiento en las pruebas internacionales TIMSS o Pisa son muy por debajo de los países industrializados? ¿Es posible afirmar que hay sectores de “buen vivir, acomodados social y económicamente” que gozan de educación de calidad si “el mejor 25 %  de los alumnos de Chile obtienen, en los exámenes internacionales, resultados similares al peor 25 % de la educación cubana o asiática (26)? Chile vive una mala y pésima educación que compromete su futuro como nación independiente. Ello es ocultado por indicadores estandarizados engañadores que no miden calidad, sino habilidades para contestar ciertos conocimientos considerados relevantes y donde los alumnos son preparados para ser exitosos en determinados colegios de familias de altos ingresos. Los pobres no se pueden preparar para ello. Es decir, la inequidad social le juega una mala pasada a la educación y al país al hacernos creer que contamos con una elite bien formada. Tenemos una fuerte inequidad educativa pero no debe ser confundida con inequidad en la calidad. La calidad está ausente en el sistema educacional chilena porque es una visión, un enfoque que las autoridades del país e instituciones especializadas no comprenden.

La política y las diversas propuestas sobre educación

En nuestra militancia común en el Mapu-OC seguramente aprendimos cosas muy parecidas tanto en México donde vivía Waissbluth y en Bulgaria donde yo residía. Los documentos oficiales del partido eran obligatorios en una organización como la nuestra de fuerte raigambre autoritaria. Pero en México leyeron a Stalin, cosa que curiosamente yo no hice en Sofía. Quizás se debía a cierta admiración por este líder soviético que llevó a nuestra dirección partidaria encabezada por Gazmuri en visitas a Moscú a colocar siempre flores en su tumba después de hacerlo en el Mausoleo de Lenin, para sorpresa y cierta molestia de los propios dirigentes del PCUS.

En la cultura Mapu-OC era común aceptar la premisa metodológica que para asegurar el análisis científico de los sistemas políticos hay que partir del punto de vista de que el desarrollo de toda sociedad tiene un carácter de proceso histórico natural, es decir, que está condicionado por tendencias y regularidades  que actúan con cierta independientemente de la voluntad de las personas. También era común aceptar que las relaciones sociales, jurídicas, institucionales, culturales y políticas, los tipos y formas de Estado y las formas ideológicas está de alguna manera determinado por el modo de producción de la vida material. Otro punto de vista común en nuestra formación era que la política tiene como principal esfera de preocupación las relaciones hacia los medios de producción y define el lugar de los distintos grupos sociales en el sistema de la propiedad de estos medios,  de la organización del trabajo y el modo y medida en que cada una de ellas recibe la parte de la riqueza socialmente producida. Ello es lo que le da esencia a la política. Y por estas razones el núcleo decisivo de la política es el problema de la conquista, retención y utilización del poder estatal y  la organización de ese poder en un sistema político determinado.

También era de común dominio entre los militantes del partido que la cultura política tiene importante significación para el funcionamiento efectivo de todo el sistema político. La cultura política contribuye a orientar a las instituciones  del Estado y a las organizaciones sociales en las tareas del desarrollo de la sociedad en una dirección determinada de acuerdo a los intereses de la/las clases sociales que hegemonizan dicha sociedad. De ello depende mucho el grado de concientización de los procesos sociales y políticos que se desarrollan en la sociedad. Y por supuesto que la deculturización política en una sociedad influye de manera inversa en la población. Y ese es el caso de nuestro país desde el golpe de Estado de 1973 hasta la huelga estudiantil de 2011. Este enfoque metodológico lo sigo manteniendo a pesar de mi abandono del Mapu-OC el año 1987, hacen ya casi un cuarto de siglo, y no haber ingresado a ningún otro partido, manteniendo mi independencia de un hombre de izquierda  cibernética pero no menos consecuente, como la llamo en mi Facebook.

a.    Respecto al tema de la equidad

El libro plantea con mucha precisión la inequidad social de nuestro país. Sin embargo tenemos diferencias en el cómo terminarla. La inequidad social es un tema político, y políticamente hay que tratarla. Si ella provoca parte importante de la inequidad educacional y la diferencia de escuelas -escuelas para ricos y escuelas para pobres en barrios de ricos y barrios de pobres-, entonces es urgente terminar con ella. Efectivamente hay una correlación entre estas dos inequidades, una determina a la otra. Por lo tanto es lógico que el movimiento de los estudiantes y profesores se refieran a ella, a la necesidad de terminar con dicha inequidad. ¿Pero cómo hacerlo? A lo menos alcanzar un grado mayor de equidad a través de reformas tributarias y/o la renacionalización del cobre. ¿Es ilegítimo este planteamiento del movimiento social que apoya reformas educacionales fundamentales para terminar con la inequidad?

Por supuesto que los Advocacy coalitions tienen distintas maneras de enfrentar esta situación, porque detrás de esta inequidad hay visiones ideológicas, de valores y políticas que expresan intereses de clase distintos. La educación posee un curriculum oculto de significación estratégica “para el funcionamiento efectivo de todo el sistema político”. La cultura en general y los contenidos curriculares de la educación en particular sientan las bases éticas del funcionamiento de todo el sistema político-institucional y social de  una sociedad, y la orientan en una dirección determinada, como ya dijimos. Los “ladrillos” de los chicago boys tenían esa orientación, y por ello que la dictadura y el pinochetismo tendió a asegurar su predominio cultural   el último día de su régimen con una ley especial de educación que duró hasta el 2007, casi los veinte años de Concertación.  

¿Puede la izquierda y el reformistan urgente  estar de acuerdo con ello? Pienso que no. La derecha y su expresión de reformistan parsimonioso si. ¿Asume una posición ultra la izquierda por esa actitud? De ninguna manera. Por el contrario, es tener claridad política realista: la continuación de la inequidad social en la profundidad que Chile la vive seguirá influyendo en forma determinante en la inequidad educacional. Y su superación pasa por profundas transformaciones sociales, económicas, políticas y educacionales que ni la centro-derecha (Alianza) ni la autodenominada centro-izquierda (Concertación) son capaces de liderear y llevar a buen término. El movimiento social que se ha ido generando el año 2011 a partir del movimiento y protesta estudiantil así lo ha ido entendiendo y busca su propio camino, no sin dificultades, para alcanzarlo. ¿Una revolución democrática a la vista?

Me parece demasiado presumido dividir de la manera en que en el libro se hace  las posiciones respecto a las reformas que se deben hacer en educación y asumir que las propuestas del reformistan urgente (127) son las únicas válidas y que la izquierda además muchas de ellas no las contempla como suyas. El reformistan urgente se coloca absurdamente como centro directriz de lo que se debe hacer. Estamos de acuerdo en que no hay que privilegiar cantidad sobre calidad, y que la calidad hoy día es urgente, de lo contrario seguiremos egresando de colegios y universidades analfabetos funcionales. Por supuesto que la calidad debe ser la locomotora que arrastre al país en su inserción en la sociedad del conocimiento y la movilidad. Si este cambio no se produce no tenemos nada que hacer en el concierto actual y futuro de naciones con uso de inteligencia en su desarrollo.

Efectivamente personas de otras profesiones pueden hacer clases y ser directores de colegios como lo son actualmente los jefes de carreras y decanos en las universidades, con todas las consecuencias nefastas por no ser pedagógos. A ello le agregamos que para superar dichas insuficiencias deben pasar por curso especiales –Diplomados- incluidos los Académicos y otros “especialistas” en educación que vienen fuera del mundo de la pedagogía. Las reformas llamadas “blandas” y “duras” deben abordarse simultáneamente, pero entendiendo que lo más probable es que el sistema político no avance seriamente en la dirección que corresponde, por los intereses del curriculum oculto que impone el actual sistema económico neoliberal al sistema educacional. Pero hay que avanzar y negociar reformas, y al mismo tiempo buscar fuerzas sociales y políticas para profundizar esos cambios. Seguro que esto último necesitará de una nueva alianza política y social y de un gobierno distinto.

Respecto a la calidad de la educación, en la bibliografía que utilizo y que se encuentra en mi blog y en mis libros se van definiendo algunas características fundamentales sobre el tema. Pero hay que revisar en Latinomérica y el mundo a muchísimos autores más que están preocupadísimos sobre el tema porque la concepción de calidad de la educación es un asunto complejísimo no bien discutido hasta ahora, con muchas aristas débiles aún, y además en permanente cambio por que tiene cierta direccionalidad y sentido dado por la propia evolución de la actual sociedad en que vivimos.

Pero para aumentar la calidad de la educación, fuera del elemento determinante que hay que superar y que tiene que ver con la inequidad social, es necesario poner requisitos a un componente decisivo en el aula que es la formación y las competencias de tutores, aprendices y directores de pre-escolar, básica y colegios, además de los Académicos, jefes de carreras y decanos pre-grado y post-grado de nuestras universidades. Creo que como mínimo se debería avanzar  al menos en competencias como las que se señalan en el siguiente link: http://www.pensarlopensado.com/2011/10/la-calidad-de-la-educacion-y-las.html

Ello se puede resumir en una formación curricular de calidad en las escuelas de pedagogía, y en un diplomado que entregue conocimientos a los actuales profesores y académicos, como asimismo a directivos vinculas a la educación en la siguiente dirección:

1.   Sociedad del conocimiento y la movilidad que permita conocer el mundo en que vivimos y aprender a vivir en él;
2.   Historia de las políticas públicas referidas a educación para conocer sus vaivenes e intentos de reformas;
3.   Filosofía de la educación para saber cómo el pensamiento y distintos filósofos en la historia de la humanidad han intentado influir en la educación;
4.   Los clásicos de la educación que nos muestre los diferentes modelos pedagógicos que se han aplicado en el aula hasta hoy día;
5.   La influencia de la ciencia actual que está abriendo un nuevo paradigma en la educación, basado en el pensamiento complejo construido a partir de la biología de lo humano, la mecánica cuántica, la segunda ley de la termodinámica, etc.;
6.   Sociología de la educación a distancia, su surgimiento, desarrollo y las diversas características que tiene;
7.   El rol de las TIC en la educación: características del cibernavegante, del b-Learning, el e--Learning y el m-Learning;
8.   Solución de problemas concretos de distinto tipo en los marcos de la teoría de probabilidade y de los nuevos paradigmas educacionales;
9.   Comprensión de que la indeterminación es la característica principal de la realidad;
10.Las competencias necesarias en el mundo de hoy de tutores y aprendices;
11.Las propiedades actuales de la investigación y la innovación en el aula: saber confeccionar tesinas u otras formas de investigación;

El proceso en el que estamos viviendo es extremadamente complicado porque aún hay temas no claros y estamos en presencia de un gobierno y parlamento obcecados con ponerle sólo “paños tibios” a los graves problemas de nuestra desvensijada y maltrecha educación. Tenemos que empujar cambios profundos, y en este sentido a pesar de mis críticas a “Se acabó el recreo” creo que E2020 y el libro abrieron un amplio canal de discusión sobre los temas educacionales que nos aflijen. Tenemos que hacerlo junto a los profesores tan vapuleados en su difícil y tan importante labor en nuestro país. Hay que dignificar su profesión, preocuparnos todos de que los nuevos profesores sean muy bien formados, a los actuales profesores hay que ofrecerles capacitación adecuado como la que se plantea más arriba, estabilidad laboral y el sueldo que les corresponde, que por supuesto no es el que hoy tienen.


Jaime Yanes Guzman
* Colaborador habitual de Fortín Mapocho

25/01/2012

miércoles, 25 de enero de 2012

Una nueva situación internacional

                                                                         “Siempre es un buen signo que el pueblo estadounidense
esté dispuesto a hacer la guerra”
(Proyecto para un Nuevo Siglo Estadounidense)
Santiago de Chile, 2003. A dos años de las Torres Gemelas


Una nueva hegemonía

Podemos afirmar que hoy día se ha creado de hecho una nueva hegemonía de carácter unipolar en el mundo que reemplaza a la multilateralidad que se vivió hasta el desmembramiento de la  URSS, y cuya máxima expresión eran las Naciones Unidas y fundamentalmente su Consejo de Seguridad con sus componentes permanentes.

Esta nueva hegemonía la integran los organismos financieros internacionales, el sistema financiero especulativo transnacional, las empresas tecnológicas de punta, la industria bélica con su increíble valor agregado, las organizaciones que han desarrollado nuevas formas de gestionar el conocimiento, la tecnología y el capital intelectual y los aparatos militares y diplomáticos, todo lo cual se corresponde con la emergencia de una nueva fase en el desarrollo del Estado norteamericano. Este es un imperialismo de un nivel tecnológico que asombra al mundo y a las potencias occidentales más poderosas con su enorme capacidad de destrucción. A partir de esta situación, el comportamiento del imperialismo norteamericano es abiertamente agresivo, ilegal y arbitrario tanto en el plano interno de su política doméstica como en el plano internacional.  A decir del intelectual norteamericano Noam Chomsky, los EE UU se han transformado en el “país terrorista mundial número uno”.

Para el mundo esta hegemonía internacional por parte de norteamérica está significando terrorismo político, militar y económico, fundamentalismo del mercado y locuras de los profesionales de uniforme, amenazas a la diversidad cultural y desamparo para muchas sociedades del tercer mundo, sobre todo de Africa y América Latina. Se está exigiendo una paz ciudadana mundial sobre la base de la sumisión y esclavitud total: destrucción de casas en palestina, cientos de miles de muertos en Irak –sobre todo niños- en estos doce años de agresión permanente, ocupación de países, robos de nuestros recursos naturales, convenios comerciales avasalladores y que dañan nuestro desarrollo industrial y económico en general, precios humillantes para nuestros recursos naturales, catástrofes naturales y ecológicas, una deuda externa impagable que crece sin límites sólo por la vía de los intereses que nos cobran, desnutrición, hambre y miseria, retraso cultural-tecnológico y epidemias que amenazan con el exterminio en muchos países africanos. Es decir, una guerra contra los pobres, los que disienten y los verdaderos demócratas de todo el mundo.

Al interior del propio EE UU esta paz de los cementerios está significando un fortalecimiento de la llamada “seguridad interior”  sobre la base del fortalecimiento altamente tecnificado de la inteligencia y la “seguridad” del país, lo cual ha significado nuevas leyes represivas que permite detenciones arbitrarias prácticamente sin derecho al debido proceso. Esta nueva legislación llamada “antiterrorista” viola la correspondencia personal como cartas, correos electrónicos y teléfonos. Todo lo que se diga o escriba es vigilado. Se está imponiendo sobre los norteamericanos un espionaje interno, como lo  denunció el historiador de ese país James Cockcroft.

Por otra parte se exige la “lealtad” del periodismo norteamericano que incluye incluso mentir, o como dice el Ministro de Defensa Donald Rumsfeld tan cínicamente “no ofrecer la verdad” en beneficio de la guerra y de los intereses de su país. En los EE UU se libra paralelamente otra guerra: es una guerra interna sobre la información que impide que se conozca la verdad de lo que está ocurriendo. Por el contrario, están intoxicando a su pueblo con la lucha al terrorismo tocando sus fibras más patrioteras y embarcándolo en un combate contra el mal que oculta sus verdaderas intenciones: el dominio absoluto del mundo. Bush está teniendo éxito y logra cambiarle la vida al pueblo norteamericano, transformándolo en su aliado más preciado. ¿De nada ha servido la experiencia fracasada de Hitler y la fanatización de un pueblo que más tarde fue brutalmente humillado por sus vencedores?

De lo que se trata es de la aspiración de los EE UU de pasar de su rol histórico de gendarme internacional a dictador universal con capacidad de intervenir y gobernar el mundo a sus anchas de acuerdo a sus mezquinos intereses.  Los objetivos estratégicos del gobierno de Bush son a) la hegemonía tecnológica no compartida con nadie porque ello le da supremacía política mundial; b) la dirección sin contrapeso de las economías locales de nuestros países por las transnacionales; c) como consecuencia de lo anterior, poner fin a los procesos democratizadores que el mundo venía viviendo desde fines de los años ochenta; d) imponer el miedo en los gobiernos y en los pueblos que buscan caminos de justicia social, equidad, respeto al medio ambiente y democracia avanzada; e) militarización de la política; f) control de los medios de información y su transformación en aliados estratégicos y centros ideológicos en el debilitamiento de todo aquello que surge alternativo a su poder; g) destrucción del actual sistema internacional expresado en la ONU y su reemplazo por otro que garantice su “gobernanza” terrorista unilateral universal; h) el dominio sin contrapeso de los principales recursos naturales, fundamentalmente del petróleo, base energética aún de su desarrollo para parte importante de este siglo;  i) impedir que otras potencias dominen regiones que las puedan transformar en grandes potencias hostiles a la hegemonía norteamericana;  j) oponerse incluso por la vía de la fuerza al surgimiento de cualquier nación o grupo de naciones que se puedan transformar en sus competidores globales y busquen debilitar el sistema político, económico y social que Bush y sus ideologos están construyendo en el mundo; k) desgastar a China en una carrera armamentista altamente tecnologizada e informatizada porque quizás es el único país que lo pueda enfrentar a largo plazo, y; l) asegurar su dominio en zonas declaradas reservas de vida como la patagonia y la amazonia entre otras, para compensar el daño ambiental que provocan las tecnologías sucias que aún son bases de su desarrollo económico.

¡Y cuales son las bases éticas del unilateralismo y del nuevo “gobierno universal” norteamericano? Más allá de su historial de intervenciones militares en distintas partes del mundo, derrocamientos de gobiernos democráticos y avasallamiento comercial y económico entre los países del tercer mundo, podríamos hoy día agregar su denuncia del protocolo de Kioto sobre el efecto invernadero y del tratado ABM de misiles balísticos (armas de exterminio masivo);  del tratado que instaura la Corte Penal Internacional; del tratado sobre minas antipersonales; del protocolo de armas biológicas (también de exterminio masivo); del acuerdo sobre armas de pequeño calibre; del tratado sobre prohibición total de armas nucleares (armas de exterminio masivo) y las convenciones de Ginebra sobre los prisioneros de guerra. A ello hay que agregar el uso de armas con uranio empobrecido que pueden ser consideradas también de exterminio masivo por sus efectos cancerígenos posteriores. Los EE UU nunca han ratificado los documentos de la ONU sobre problemas sociales y de los derechos de las personas; tampoco el convenio sobre el derecho de los niños ni el acuerdo sobre los derechos económicos, sociales y culturales; menos ha ratificado los convenios  sobre discriminación de la mujer ni la prohibición de la ejecución de menores.

Es sobre estas bases morales y jurídicas que el imperio que está construyendo Bush y sus ideólogos quieren gobernar el mundo y sustituir el actual ordenamiento.  Quizás su carácter terrorista es denunciado con toda nitidez cuando el Consejo de Seguridad, en un momento de debilidad y absoluta miopía política accedió a sus presiones y acordó liberar a los soldados norteamericanos y sus líderes militares, ideológicos y políticos de sus responsabilidades sobre el atropello de los derechos humanos ante la Corte Internacional, dejando en la impunidad a los crímenes de lesa humanidad que han cometido el ejército de los EE UU y sus aliados en Yugoeslavia, Afganistán y ahora en Irak.


La guerra preventiva

Nos encontramos en un estado de guerra universal y continua calculada para diez años y que tiene altos costos. Bush ha prometido que conducirá al “mundo” a la victoria en una guerra de muchas batallas y con una campaña prolongada sin parangón en la historia universal.

Los mismos que hoy día rodean a Bush hijo (Cheney, Rumsfeld y otros) ya teorizaban desde hace mucho tiempo (los años ochenta) sobre la necesidad de reorganizar a las fuerzas armadas norteamericanas, pertrechándolas con nuevas tecnologías.  El equipo de Cheney y Rumsfeld ya preveían en ese tiempo el carácter político de una nueva alianza entre la gran industria de la guerra y la industria de las tecnologías de punta que permitiría construir tal arsenal a los EE UU, que los transformaría hoy día en lo que ya están alcanzando: la única superpotencia mundial, que sobre la base de su desarrollo tecnológico,  ha logrado derivar la multilateralidad en un solo centro hegemónico integral dirigido por norteamérica. La guerra recuperó de pronto brutalmente su carácter de instrumento de la política exterior de un Estado.

En esta perspectiva se negaron a oír las veces que llamaban al desarme después del fin de la guerra fría. Por el contrario, siguieron armándose hasta los dientes pero con armas inteligentes a un alto costo que, por supuesto luego recuperarían con el botín de la propia guerra. El mundo cayó bajo el dominio de una nación poderosa cuyos dirigentes inescrupulosos, cínicos y faltos de toda visión y ética que tenga por centro las preocupaciones de la humanidad sólo aseguran al planeta guerras, muerte, sufrimiento y tortura.

Los sucesos del 11 de septiembre de 2001 dieron la excusa para plasmar abiertamente estas intenciones del grupo de Cheney y Rumsfeld. La “guerra preventiva” se transformó en la ideología oficial del Estado Norteamericano. Se iniciaba la cacería de “terroristas” por todo el mundo para garantizar la seguridad del pueblo estadounidense, pero la verdad era que se iniciaba abiertamente la búsqueda de la nueva hegemonía tan largamente soñaba: se está a las puertas de la construcción del siglo XXl como un “siglo yanqui”.

La guerra preventiva cambiaba el paradigma de la guerra contra el comunismo por otro que planteaba el choque frontal con todo país que dificultara su transformación de gobernante del mundo. El instrumento de esta estrategia era la “disuación anticipada” contra estados “canallas, ilegales y terroristas” que adquieran poder desproporcionado a través de armas de destrucción masiva y de tecnologías sofisticadas que amenacen los intereses norteamericanos y la construcción de su nuevo imperio. Según Cheney esta guerra es la “prefiguración del tipo de conflictos que podríamos tener en la nueva era”. Para esta guerra será necesario unificar y movilizar permanentemente al pueblo norteamericano por medio de la guerra contra los supuestos “terroristas” que amenazan a los EE UU. Las armas serán de todo tipo, incluso las nucleares. Los candidatos próximos después de Afganistán e Irak que sufrirán las consecuencias de esta nueva doctrina de dominio norteamericano pueden ser Siria, Irán, Norcorea, Libia, Cuba, la guerrilla colombiana, la “triple frontera” y todo grupo, nación, pueblo, partido, cultura, etnia, religión e incluso Estado poderoso que ose disputar en la sociedad de “libre mercado” la hegemonía norteamericana.


La nueva alianza estratégica que domina al mundo

El sentido de las nuevas crisis contemporáneas del sistema capitalista mundial globalizado y altamente informatizado es su carácter permanente o su repetición constante en plazos de tiempo cortos. Ello está relacionado con el incesante desarrollo científico-tecnológico que hace que todo lo nuevo tenga un carácter provisorio, obligando a los grandes conglomerados transnacionales a innovar constantemente sus tecnologías, sino son desplazados del mercado.  Este incremento constante de la innovación  obliga a que se formen alianzas estratégicas para enfrentarlo entre gobiernos, institutos de investigación, empresas transnacionales que utilizan tecnologías de punta y el sector financiero especulativo. Quién logra la innovación tecnológica permanente en todas las esferas de las sociedades postmodernas conquista la hegemonía planetaria, y mantenerla exige, en un círculo vicioso, acelerar estos procesos innovadores.

Sostener esta carrera irracional de creatividad e innovación permanente científico-tecnológica exige disponer de recursos nunca antes visto. Esto implica que el mismo sector financiero que participa en esta carrera domine los mercados mundiales a través de ilegítimas presiones para obtener altas tasas de ganancia sin contrapeso alguno. Lo mismo debe suceder con las empresas transnacionales de todo tipo, en especial las que dominan los sectores energéticos tradicionales como gas y petróleo y otros minerales estratégicos. Esta situación se desplaza  al plano de la política porque ésta es expresión concentrada de la economía, como asimismo al plano militar y de la guerra porque ésta es, a su vez, la continuación de la política por otros medios. Podemos concluir entonces que las fuerzas sociales y políticas mundiales que quieran mantener la hegemonía y dirección planetaria deben construir una nueva tipo de alianza que incluya Estados imperiales, la industria bélica, las industrias que desarrollan tecnologías de punta, el sector financiero especulativo, los organismos financieros y las principales transnacionales.

Y esto es justamente lo que estamos observando hoy día. La mundialización está optimizando a escala planetaria al capital financiero al extremo que las facilidades para que operen libremente está permitiendo que diariamente circulen por el mundo uno mil quinientos millardas de dólares, jugando y especulando con las variaciones de las divisas en todas partes. El gran juego del petróleo adquiere nuevos ritmos y las inversiones occidentales en el sector del mar del Caspio –con tres veces más reservas de crudo que el Medio Oriente-  ya están llegando a los 30 000 mil millones de dólares al mismo tiempo que se “pacificaba” la zona desde Afganistán a Yugoeslavia. La construcción de oleoductos y gaseoductos en ese mismo sector es prioridad para los gobiernos de la región como para las compañías occidentales interesadas en los recursos energéticos. Al mismo tiempo se está produciendo un reacomodamiento del sector financiero especulativo hacia los nuevos rubros de inversión más rentables: crudo, tecnología y armas inteligentes.

Sin embargo todo ello no es suficiente. Nuvarrones están amenazando la nueva hegemonía que recién se está construyendo. En efecto, la economía norteamericana se desacelera porque aún el grueso de los recursos financieros tienen un carácter especulativo y ello ha debilitado las inversiones y exportaciones norteamericanas. Pero la recesión no es sólo norteamericana sino que también de Europa y de Japón y que remontarla llevará más tiempo que el supuesto, y esta demora puede hacer colapsar al sistema financiero internacional.

Entonces la solución es la conquista de más mercados y ordenar a todas las potencias industrializadas en torno a los objetivos estratégicos de los EE UU. Se está levantando aceleradamente una economía de guerra que dominará la política durante largos años. Para ello se han creado los enemigos útiles y necesarios, -el terrorismo, Irak y otros países y grupos de diverso carácter-  con el fin de justificar la existencia de la industria bélica de alta tecnología y el aparato militar de los EE UU. Ese es el verdadero carácter del ataque estadounidense a Irak:  es el despliegue de miles y miles de soldados con un ejército ultratecnificado, que está desarrollando una guerra nunca antes vista en el planeta y que busca no sólo apoderarse del petróleo del Medio Oriente, sino fundamentalmente advertir a todas aquellas naciones –grandes o pequeñas, en desarrollo o industrializados, del norte o del sur, tercermundistas o europeas- que quién pretenda competir con él y desplazarlo de sus centros de dominio hegemónico que ha alcanzado en cualquier plano será castigado de igual manera.


¿Qué hacer?

En los grandes momentos de la historia de un país o de la humanidad responder esta pregunta es fundamental. La respuesta adecuada permite diseñar y establecer los parámetros pertinentes para enfrentar momentos difíciles de las fuerzas sociales y democráticas avasalladas por poderosas alianzas estratégicas que buscan dominarlas  por largo tiempo.

Lo fundamental en la actual situación política en que nos encontramos es fortalecer todo lo que haya de democrático en cuanta lucha se desarrolle a nivel local, nacional o internacional en cualquier parte del mundo. Hoy día en la sociedad postmoderna la contradicción entre lo global y lo local se manifiesta por un lado entre las fuerzas hegemónicas encabezadas por los EE UU y su política globalizadora capitalista neoliberal guerrerista, terrorista y de desprecio por la diversidad y las fuerzas que en el plano internacional buscan crear ordenamiento jurídico e institucional y situaciones que permitan controlar los desvaríos de estos sectores y aseguren la independencia política, social, económica, ética y cultural de los pueblos oprimidos del mundo. Pero al mismo tiempo se manifiesta por el enfrentamiento a nivel del Estado-nación entre estas mismas fuerzas encabezadas por norteamérica y las alianzas sociales, políticas y culturales que se construyen en cada pueblo y localidad en búsqueda de su libertad.

Hoy día es parte fundamental de esta estrategia apoyar cualquier disidencia que se manifieste entre las grandes potencias. La división del Consejo de Seguridad frente al ataque yanqui contra Irak es un ejemplo. Su división hizo coincidir por un momento los intereses referidos a la paz entre potencias como Alemania, Francia, Rusia y China y todas las fuerzas democráticas y progresistas del planeta que llegó a que manifiesten por la paz y en contra la guerra hasta treinta millones de personas en todo el mundo recientemente. Ello tenderá a repetirse en la medida en que los EE UU avance en la instalación de su hegemonía y tienda a avasallar incluso a estos países altamente industrializados.

El movimiento antiglobalización neoliberal es otro aspecto de las contradicciones contemporáneas. Este movimiento de una gran diversidad que desde Seattle, pasando por Génova, Washingthon, Davos, Praga hasta Porto Alegre en el Foro Social Mundial con más de veinte mil participantes se oponen enérgicamente en contra de la  hegemonía neoliberal capitalista.

En América Latina se manifiestan particularidades de este enfrentamiento contra el poder neoliberal. Fuerzas tan diversas como las que se desarrollan en Cuba y su revolución socialista, en Venezuela y la revolución bolivariana, los movimientos confrontacionales populares en Bolivia y su Estado Mayor del Pueblo, el movimiento social y político en Argentina, la victoria electoral en el Salvador de los ex_guerrilleros del Farabundo Martí,  el triunfo del presidente ............ en Ecuador y el triunfo de Lula en Brasil tienden a converger en la lucha contra el neoliberalismo.

Pero fortalecer el movimiento que enfrenta el dominio imperial neoliberal no sólo pasa por incrementar la lucha social. La tarea del día consiste también en desarrollar procesos críticos de la lucha política del pueblo en el último decenio y abrir caminos para la construcción de propuestas que efectivamente se transformen en políticas alternativas concretas. Sólo de esta manera será posible construir un contrapoder a las poderosas fuerzas políticas neoliberales transnacionales que una al pueblo a nivel local y global y le muestre efectivamente que otro mundo es posible.




Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger