viernes, 19 de octubre de 2012

Herencia


Soy hijo de las máquinas de escribir y las utopías,
aquellas que estremecieron el mundo en los sesenta,
soy hijo de Camilo Cienfuegos,
del Che, de Fidel, de Ho Chi Min,
del Mayo francés y de Salvador Allende.
Soy hijastro también de las grandes derrotas y frustraciones
a que nos llevó un proceso que no puso siempre
al hombre y a la mujer en el centro principal de su creación.
Hoy día me levanto de nuevo con fuerza de titán,
como hijo de mis propias experiencias
en la búsqueda de la nueva utopía
que en la época actual libere 
al ser humano de sus cadenas de miseria,
explotación, marginalización y precariedad
provocadas por las hirientes transnacionales. 
Colecciono, entonces, ideas que hagan felices a hombres y mujeres.
Busco provocar un momento cuántico que todo lo transforme
y que construya un mundo de cielos y fuegos.... 

1 comentarios:

Thamar Alvarez dijo...

Un momento cuántico que llegará cuando las almas indignadas de este mundo se unan hacia la creación de un mundo nuevo, más solidario, tolerante y cohesionado, libre de las codicias y miseria espiritual de nuestro mundo actual...
Un abrazo, Jaime, hermoso poema intimista y social... :-)

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger