viernes, 20 de enero de 2012

A Propósito del aprendizaje: Un paralelo entre Ausubel y Feuerstein

Escrito por el autor en 2006 en el ebook  que se encuentra en este link y se puede bajar gratis  http://www.virtualeduca.org/documentos/yanez.pdf

Al igual que otros autores, Ausubel señala que el aprendizaje en las personas, y en los alumnos en particular, depende de lo que se denomina estructura cognitiva que se ha construido previamente a la información que la persona recibe. Ausube (1980) entiende por estructura cognitiva "al conjunto de conceptos, ideas que un individuo posee en un determinado campo del conocimiento, así como su organización", en definitiva, lo que el alumno ya sabe.

Cuando un alumno relaciona estos nuevos contenidos que adquiere en su vida práctica con lo que ya sabe se da un aprendizaje significativo. Para que esto suceda es necesario que en los conocimientos previos el observador (alumno) disponga de ideas y conceptos maduramente desarrollados que le permita interactuar con datos, información y afirmaciones nuevas. Se produce entonces, una conexión entre lo nuevo y los dominios cognitivos que ya disponía el alumno u observador. Ausubel denomina "subsunsor" a estos conceptos relevantes que interactúan con las nuevas experiencias del observador. Son un verdadero punto de "anclaje", señala el autor mencionado, respecto a lo nuevo.

Pero este proceso de interacción y conexión continúa permanentemente. Estos nuevos conocimientos influyen a su vez sobre los conocimientos previos o subsunsores, modificándolos. La característica más importante del aprendizaje significativo es que, señala Ausubel, "...produce una interacción entre los conocimientos más relevantes de la estructura cognitiva y las nuevas informaciones (no es una simple asociación), de tal modo que éstas adquieren un significado y son integradas a la estructura cognitiva de manera no arbitraria y sustancial, favoreciendo la diferenciación, evolución  y estabilidad de los subsunsores pre existentes y, consecuentemente, de toda la estructura cognitiva". Podemos concluir con Ausubel que el aprendizaje significativo involucra la modificación y evolución de la nueva información, así como de la estructura cognoscitiva envuelta en el aprendizaje.

Esta situación se diferencia con el llamado aprendizaje mecánico, el cual implica incorporar a la estructura cognitiva conocimientos de manera literal y arbitraria porque no se conectan con subsunsor alguno del dominio cognitivo del observador, en decir, no hay posibilidad de "anclar" con parte del saber del alumno. Pero el autor que mencionamos no hace una distinción categórica entre aprendizaje significativo y mecánico, sino más bien como un "continuum", como elementos no dicotómicos
en un mismo proceso de aprendizaje. En algún momento se juntan y se transforman en conocimientos significativos. Ello es así porque el conocimiento nunca se da en el vacío y en el proceso de desarrollo permanente de la estructura cultural del observador se puede dar el "anclaje", conectándose con conocimientos previos. De lo contrario aparecerá el olvido.

Ausubel le pone, al mismo tiempo, determinados requisitos al aprendizaje para que
seasignificativo. El primer requisito es que el observador manifieste su voluntad para que la relación entre los subsunsores de la estructura cognitiva previa y la información y material nuevo no sea arbitraria y sólo literal, sino sustancial. Esto significa que el observador califica lo que aprende como potencialmente significativo, es decir, posible de relacionar lógicamente con alguna parte específica de su estructura de conocimientos previos. Cuando esto sucede es porque posee efectivamente antecedentes conceptuales necesarios y suficientes para desarrollar la conectividad entre los nuevos conocimientos
y los conocimientos previos, transformándose entonces en aprendizaje significativo psicológico.

Siendo éste un significado psicológico individual, puede además ser compartido por una
comunidad de observadores. El segundo requisito es que se respete el principio de asimilación. Esto significa que en la interacción entre el nuevo material que será aprendido y la estructura cognoscitiva existente se origina simultáneamente
una reorganización de los nuevos y antiguos significados para formar una estructura
cognoscitiva diferenciada. Esto es, se modifica la información recientemente adquirida como asimismo la estructura preexistente, cambiando el significado tanto de la nueva información como del o los conceptos (subsunsores) con el cual se produce el anclaje. Ausubel concluye que de esa interacción resulta un producto (A'a'), en el que no sólo la nueva información adquiere un nuevo significado (a') sino, también el subsunsor (A) adquiere significados adicionales (A'). Durante la etapa de retención el producto es disociable en A' y a'; para luego entrar en la fase obliteradora donde (A'a') se reduce a A', dando lugar al olvido.

Durante el aprendizaje significativo se presentan dos procesos dinámicos relacionados: la diferenciación progresiva y la reconciliación integradora. En el primer caso se presenta una asimilación o subsunción del concepto o proposición subsunsor, los cuales se modifican adquiriendo nuevos significados, produciendo con ello una elaboración adicional jerárquica de los conceptos o proposiciones. Este es un hecho, según Ausubel, que se presenta durante la asimilación, pues los conceptos subsunsores están siendo reelaborados y modificados constantemente, adquiriendo nuevos significados,
es decir, progresivamente diferenciados.

En el caso de la reconciliación integradora los elementos ya existentes en la estructura cognitiva pueden ser precisados, relacionados y adquirir nuevos significados y como consecuencia de ello ser reorganizados. Es decir, según Ausubel, durante la asimilación las ideas ya establecidas en la estructura cognitiva son reconocidas y relacionadas en el curso de un nuevo aprendizaje posibilitando una nueva organización y la atribución de un significado nuevo.

Feuerstein (1991), por su parte, también plantea que la estructura cognitiva es modificable pero sólo a través de un mediador. La modificabilidad según este autor, es la capacidad de un individuo de partir desde un punto de su desarrollo y llegar a otro, en un sentido más o menos diferente de lo predecible hasta ese momento, según su desarrollo mental. Agrega que el ser humano es un ser cambiante que puede modificarse a sí mismo por un acto de voluntad. Ello es posible porque el ser
humano posee un organismo abierto y receptivo al cambio, haciendo que su estructura cognitiva sea modificable. Esta situación se produce, a diferencia de lo que plantea Ausubel, gracias a la intervención de un mediador.

Los principios básico que Feuerstein asume para que se de la modificabilidad es que el ser humano es capaz de romper con las costumbres genéticas internas y externas; que cada individuo específico con el cual nos relacionamos es modificable; que cada uno de nosotros es capaz de cambiar a otros individuos; que también cada uno de nosotros somos personas que podemos ser modificados,y; la sociedad entera puede y debe ser modificada.

El autor al cual nos referimos destaca que para que se produzca la modificabilidad de la estructura de sus conocimientos previos es necesaria la flexibilidad del organismo humano como un elemento muy importante. Esto significa que a pesar de los cambios estructurales cognitivos del observador, se mantiene el sentido de la identidad por muy radical que sean estos cambios. El observador se sigue percibiendo a sí mismo sin perder la continuidad de su manera de ser y de comprenderse.

Feuerstein plantea desde su enfoque biológico que existen dos conceptos de inteligencia. El primero de ellos es un concepto de inteligencia fijado por factores genéticos o ambientales sin capacidad de modificabilidad. El segundo considera la inteligencia como sistema abierto y receptivo al cambio y a la modificación, entendiendo entonces a la inteligenacia como en un permanente proceso de autoregulación dinámica, respondiendo a las perturbaciones que sufre del medio exterior.

Feuerstein (1991,3) sostiene que "...La esencia de la Inteligencia, no radica en el producto mensurable (que se puede medir), sino en la construcción activa del individuo". Por lo tanto el individuo tiene capacidad para usar experiencias adquiridas previamente y sobre esa base ajustarse a nuevas situaciones. Es en esta concepción de inteligencia donde se produce la modificabilidad de la estructura cognitiva.

Feuerstein afirma que para que haya cambios de estructura se debieran dar estas características:

1.    Cohesión entre parte y todo, es decir, que mientras trabajo sólo una parte simultáneamente trabaja el todo produciendo permanente estimulación en las partes;
2.    2.Transformismo, o sea que el observador enfrenta la realidad facilitando los procesos de cambio;
3.    3. Autoperpetuación-autorregulación, el observador perpetúa todos los pre-requisitos del pensamiento por falta de mediador.

El Dr. Feuerstein habla de dos modalidades responsables del desarrollo cognitivo diferencial del individuo:

1)    La exposición directa del organismo a la estimulación.
El organismo en crecimiento, sostiene Feuerstein, "...está dotado por características psicológicas determinadas genéticamente, pero al estar expuesto directamente a los estímulos, se modifica a lo largo de su vida. Estos estímulos, los cuales son percibidos y registrados por el organismo, modifican la naturaleza de la interacción del mismo y según la conducta del individuo se producen cambios más o menos permanentes que se van sucediendo según la naturaleza, intensidad, y complejidad de dicho estímulo, de manera que cuando más novedoso sea y mas fuerte la experiencia, mayor será el efecto
en la conducta cognitiva, afectiva y emocional".

2)    La experiencia de aprendizaje mediado.
Si la exposición directa del organismo a la estimulación sólo modifica la naturaleza de la interacción del mismo y según la conducta del individuo se producen cambios más o menos permanentes, el aprendizaje permite la capacidad del ser humano para adaptarse a cambios extremos en sus áreas de funcionamiento, cambiar radicalmente estilos culturales y de personalidad según los nuevos entornos que lo rodean sin que signifique la pérdida de su identidad.

La mediación, según el autor, implica la transmisión del pasado y el compromiso cognitivo, afectivo y emocional con el futuro. El sentido de la mediación es transmitir la propia cultura. La experiencia de aprendizaje mediado señala Feuerstein, consiste en la transformación de un estímulo emitido por el medio a través de un mediador, generalmente profesores o padres, el cual lo selecciona, organiza, agrupa, estructura de acuerdo a un objetivo específico, introduciendo en el organismo estrategias y procesos para formar comportamientos. Para que el ser humano pueda aprender en forma directa, debe haber estado sometido a un aprendizaje humano cultural. Feuerstein dice que el
mediador es el que crea las oportunidades para que el niño elija lo que quiere aprender y lo que importa es darle valores para que a partir de ellos, pueda crear valores propios y sus propios significados.

En definitiva, ambos temas son relevantes para el aprendizaje. Ellos explican el mecanismo de relación entre conocimientos previos y los nuevos y la mutabilidad de la estructura cognitiva. Sin embargo, ninguno de ellos se refiere a los grados de cientificidad de estos conocimientos previos.

Surgen preguntas no resueltas como ¿en qué medida aseguramos grados de verificabilidad a estos conocimientos? ¿Qué garantiza la pertinencia de estas estructuras culturales? ¿Qué nos dice si son viables o no? ¿Cómo se pueden construir  conocimientos previos del tipo de modelos que puedan servir para efectuar pronósticos?

1 comentarios:

JOSE GREGORIO ROJAS dijo...

LAS PERSONAS DEBEN ADQUIRIR CONOCIMIENTO PREVIO A CUALQUIERA ENSEÑANZA, ES DECIR ANCLAR ALGUNOS CONCEPTO PREVIOS, AL CONOCIMIENTO GENERAL.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger