martes, 11 de octubre de 2011

La Calidad de la Educación y las competencias de tutores y aprendices

    Las competencias integrales son el conjunto de saberes universales, conocimientos científicos-tecnológicos, valores, normas, conocimientos técnicos prácticos, conocimientos técnicos emparentados con la profesión, lenguajes, roles, habilidades, capacidades de intervención, culturas determinadas, actitudes, identidad, visiones y prácticas vinculadas directamente al desempeño profesional estructurados dinámicamente y que tienen necesariamente el carácter de transversales, genéricas, de competencias claves. La competencia es en primer lugar el conocimiento del objeto que es preocupación de la profesión. Hoy, en el marco de la revolución científico-tecnológica la sociedad plantea complejísimos problemas que se desprenden de la aplicación de los nuevos adelantos.
Para enfrentar estos problemas son necesarias nuevas competencias relacionados con metasaberes especiales y muy profundos del funcionamiento de la sociedad y de la naturaleza, así como de medios eficaces para superarlos. Las competencias son la capacidad de realizar tareas de manera satisfactoria, combinando estas diversas habilidades adaptadas a situaciones de contingencia, reorganizando los múltiples aprendizajes para situaciones nuevas y colocando al ser humano –a todos y todo el ser humano- junto con todos los seres vivos en el centro de sus preocupaciones.
Las competencias no son sólo los conocimientos de algo, sino que son las habilidades de cómo combinar diferentes conocimientos con una metavisión universal para comprender, aislar y solucionar problemas juntos a los usuarios. Es la capacidad de seleccionar adecuadamente los elementos y movilizar los recursos para hacer exitosa una acción, de poner en acción una secuencia de movimientos para lograr un objetivo, de construir respuestas adecuadas a las situaciones planteadas y evaluar los resultados de su accionar para integrar nuevas medidas en su proyecto de intervención, de aprender frente a los obstáculos con los que se encuentra, enriqueciéndose de las enseñanzas de sus experiencias y a partir de ellas, crear nuevos modelos de transformación del entorno que gatilla los problemas y con ello crear nuevos conocimientos sociales.
El conocimiento del objeto de una profesión, es decir la competencia, tiene una importancia fundamental en la delimitación, caracterización y solución de los problemas, pero el solo conocimiento no basta si no se sabe aplicarlo en la práctica. La competencia también implica saber llevar adelante y saber hacer las cosas, resolver los problemas prácticos, poseer no solo espíritu teórico, sino además espíritu práctico, el saber hacer.
El espíritu práctico en la competencia es la capacidad de utilizar con la mayor eficacia posible los recursos de que se disponen en beneficio de toda la sociedad, de la totalidad de la vida en el planeta y de cada persona en particular; Las competencias integrales tienen un sentido de actuación, de operacionalización y están estrechamente vinculadas a la actividad en la que se manifiestan concretamente.
Pero al mismo tiempo las competencias se aprenden en una construcción colectiva, combinando aprendizajes teóricos con aprendizajes de experiencias que permiten ser estructurados a través de habilidades diversas para generar habilidades más complejas y que son sólo observables en sus manifestaciones: es una producción de inteligencia permanente, de creación continua de conocimientos disciplinares nuevos en beneficio de todos.
El referencial de competencias se transforma, entonces, en la conciencia ética cósmica de la profesión y en la construcción de su propia identidad, Son el sistema de experticias propias de una profesión cobijadas en una mirada global y que son reconocidas legítimamente por la sociedad. El referencial son las situaciones profesionales que debe atender y cómo deben ser formados estos profesionales para alcanzar los objetivos propios de su disciplina. Sobre la base de este referencial de competencias universales se construyen las convenciones colectivas que definen el perfil y el saber profesional del profesional. Es la garantía de la posesión de un lenguaje y de los fundamentos morales de la profesión.

Construir un nuevo referencial de competencias del profesional pasa, en primer lugar, por comprender que hay que poner fin a una época caracterizada por la rigidez político-cultural que cree que los fenómenos económico-sociales y político-morales con los cuales convivimos en la actualidad son simples ocurrencias marginales o dificultades transitorias que pueden ser superadas como si se tratara sólo de simple arreglo de “cañerías socioeconómicas” en mal estado. Un referencial de competencias debe ser construido desde una mirada cósmica, universal que permita entender que dicha problemática es la impronta de una nueva época que se caracteriza por que, junto al gigantesco proceso de desarrollo científico-tecnológico que hoy viven los países altamente desarrollados, se están desatando situación de marginalización socio-cultural de la inmensa mayoría de la población mundial que vive en los países tercermundistas e incluso en países altamente desarrollados, y que su cambio no pasa por respuestas individuales como asuntos privados, sino de políticas que transformen los fundamentos sobre los cuales se está construyendo la actual sociedad neoliberal globalizada.

REFERENCIAL DE COMPETENCIAS INTEGRALES DE LOS PROFESIONALES MODERNOS
Las competencias integrales se agrupan desde cuatro características generales:
a) Las competencias relacionadas con las capacidades y habilidades para construir la teoría como una metavisión de saberes universales que permita comprender los procesos de configuración de los problemas de la naturaleza y la sociedad.
b) Las competencias vinculadas a las capacidades, habilidades e intuiciones para, a partir de los marcos referenciales lógicos del saber construidos y el manejo de las tecnologías de la información y comunicaciones, generar nuevos conocimientos en el hacer.

c) Las competencias para saber ser que implica la capacidad de mirarse, de reconocerse y de valorase en la totalidad a la cual pertenecemos y desde ahí conectarse con los más profundo y esencial que tiene como persona para entonces respetar, comprender y acompañar los procesos de crecimientos y desarrollo de la comunidad y de las personas con quienes trabaje.
d) Los conocimientos, actividades, aptitudes y habilidades de los Tutores en Ambientes virtuales de aprendizaje.

I. Las competencias relacionadas con las capacidades y habilidades para construir la teoría como una metavisión de saberes universales que permita comprender los procesos de configuración de los problemas de la naturaleza y la sociedad en general
los cambios científicos-tecnológicos y los problemas sociales que emergen constantemente1.            Profesionales con desarrollo de inteligencia universal en formación continua, con capacidad para autoperfecccionarse con conocimientos relevantes que incorporen en su metasaber los actuales logros científicos alcanzados en las diversas áreas del conocimiento de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento humano, vinculados directamente con la realidad socio-económica de los diversos sujetos de la acción profesional.(autogestión).
2.         Profesionales capaces de centrar el proceso de aprendizaje mediante el sistema de aprender a aprender, es decir, enseñar a saber cómo conocer más, aprender de sí mismo, explicar, comprender y prever lo que viene, en materia familiar, grupal y comunitaria y en todos los escenarios de acción profesional.
3.         Desarrollar habilidades para entender que la vida socio-económica y cultural es el resultado de profundas transformaciones irreversibles donde conviven el equilibrio y el desequilibrio, el orden y el desorden.
4.         Asumir el desarrollo cultural como una estructura de saberes universales para crear permanentemente marcos referenciales lógicos como un sistema de variables, factores, patrones de cambio y mapas o redes conceptuales y de relaciones causales que nos expliquen los por qué de hechos determinados, que nos ayude a comprender acontecimientos y fenómenos de la actualidad, a representarnos un mundo de experiencias posibles en la perspectiva de su desarrollo futuro.
5.         Transformar la visión fragmentaria y causal que el profesional pudiese tener actualmente de la problemática socioeconómica por modelos mentales universales metametodológicos que tienden a reconocer la simultaneidad, la diferencia y la interrelación de los acontecimientos.
6.         Profundizar en la idea de que este sistema interconectado de saberes, tecnología, inteligencia, naturaleza y sociedad sólo es comprensible por líderes generalistas que poseen teorías sistémicas de las pautas de interconexión, enfatizando en contextos y no en hechos aislados, en la construcción permanente de visiones holísticas y relacionales y no fragmentaria de los problemas.
7.         Desarrollar habilidades en las personas para que sean capaz de ejercer su profesión en un mundo simultáneo, próximo e interdependiente que es propio de las sociedades de la información, del conocimiento y la creatividad, obligándolos a interrelacionar grandes cantidades de relaciones causales.
8.         Asumir por el profesional que el mundo actual es un mundo de la indagación y búsqueda constante, de la investigación persistente, de la incorporación de valor agregado y del conocimiento interviniendo directamente en la producción.
9.         Transformar la visión fragmentaria, causal que los profesionales pudieran tener del presente, impulsando cambios en los modelos mentales dominados por causas-efectos por otros que tienden a reconocer patrones de cambio, la simultaneidad, la diferencia y la interrelación de los acontecimientos.
10.      Transformar al profesional en un creador de entornos inteligentes artificiales que le permita a él y a quienes se relacionan con él, añadir “extrainteligencia” constante a la información que construye a través de los ordenamientos de los datos de que dispone.
11.       Lograr un saber holístico, sistémico, científico, práctico, global, pluridimensional, multirelacional, democratizador y prospectivo al interior de la comunidad laboral con el propósito de formar estudiantes, académicos y profesionales de excelencia, generadores permanentes de nuevos conocimientos, críticos, sensibles y que busquen la participación social de las personas, de las diversas minorías y la sociedad en general ante los problemas que les aquejan para el mejoramiento de su calidad de vida.
12.      Desarrollar las formas de pensar de los profesionales en la perspectiva de analizar permanentemente las tendencias más generales del desarrollo de la nueva sociedad del conocimiento donde vivimos, porque será en ese marco donde surgirán los escenarios en donde emergerán concretamente las nuevas problemáticas sociales, las nuevas contingencias y sus soluciones.
13.      Potenciar la imaginación para ver la conexión entre un proceso y otro a fin de no separar las situaciones, ver el todo y así intervenir de manera concreta en la parte, principio básico y central del holismo que nos invita a descubrir las maravillosa esencia común del universo como una unidad coherente e interrelacionada.
14.      Potenciar competencias en el saber transponer que son las capacidades de hacer combinaciones posibles de saberes teóricos de distintas disciplinas o de utilización colectiva de conocimientos diversos y del saber-hacer, que contextualizadas en una situación determinada permitirá hacer nuevos aprendizajes.
15.      Generar capacidades para crear y combinar nuevos modelos teóricos contextualizados y anticipados, a través de la producción colectiva de conocimientos que no se opongan a la novedad y que se anticipen al futuro, para operar en la práctica social. Este saber combinatorio es además capacidad de combinar a través de trabajos en red y con grupos pluridisciplinarios, en el instante preciso y a una velocidad pertinente con.
II. Las competencias vinculadas a las capacidades, habilidades e intuiciones para, a partir de los marcos referenciales lógicos del saber construidos y el manejo de las tecnologías de la información y comunicaciones, generar nuevos conocimientos en el hacer
1.         Profesionales que promuevan vínculos generales y específicas con todas las organizaciones de la sociedad civil.
2.         Desarrollar acciones científicas y de transferencia tecnológica para colocar el desarrollo de las ciencias y de las tecnologías de la información y las comunicaciones como instrumento fundamental en el desarrollo de nuevas metodologías de acción, estableciendo una interrelación con el proceso de enseñanza-aprendizaje en el centro laboral, que al fijarse en el “aprender a aprender” implica transformar la formación general y la experiencia en el factor decisivo en la generación de conocimientos.
3.         Profesionales que sean capaces de transformar el aula y/o el centro laboral a través del uso masivo de tecnologíima generación en ella, con el fin de facilitar la relación académicos(as) y estudiantes y el proceso de aprendizaje centrado en los alumnos(as) a través de la profundización sintetizadora del conocimiento generador de más conocimientos y problemáticas sociales novedosas (planetarias, latinoamericanas, nacionales, regionales, locales y familiares), de la interrelación de múltiples fuerzas causales, relacionales y de procesos que permita descubrir la multi-dimensionalidad en cada nuevo problema o acontecimiento social que surge en la actualidad.
4.         Comprensión por parte profesional que el proceso de conocimientos en general y de la problemática societal en particular está sustentado en la actualidad en entornos de comunicaciones veloces compuestos de complejos y diversos lenguajes. Por lo tanto, aquel profesional que no posea los dominios adecuados sobre estos diversos lenguajes será analfabeto y no será capaz de solucionar los sucesos de su propia contingencia.
5.         Desarrollar una observación comprensiva que explique los acontecimientos desde su autorreferencia y/o recursividad, es decir, de que a pesar que son problemas que se refieren a sí mismo, incluyan en la explicación el entorno en la medida de su propia forma de operar, de cómo el entorno “cargado” de presente y futuro se manifiesta en los componentes del sistema de problemas que se investiga.
6.         Configurar en la profesión modelos mentales no dominados por los hechos sino basados en patrones de cambio de largo plazo y las estructuras subyacentes (desarrollo científico-tecnológico, ética, problemas económicos, etc.) que generan esos problemas.
7.         Capacidad de los profesionales para desplegar y potenciar la investigación en su profesión sobre el entendimiento de que sólo un profundo desarrollo de saberes científicos y la propia práctica de los académicos, científicos, alumnos y profesionales de la acción puedan transformar la multiplicidad de datos e información que nos entregan las tecnologías de la información y las comunicaciones en nuevos conocimientos.
8.         Desarrollar en los futuros profesionales, la comprensión “in situ” que la sociedad global y local va en la dirección de la transformación permanente de lo simple a lo complejo, donde la complejidad consiste en que la diversidad y pluralidad de los componentes de la naturaleza, la sociedad y de las organizaciones en general impide que éstos tengan una relación directa entre ellos, no siendo los sistemas una simple suma de relaciones.
9.         Comprensión además por los profesionales que la sobreabundancia de relaciones da a los acontecimientos un excedente de posibilidades y de nuevas potenciales conexiones, y su reducción obliga a la creación de renovadas bases teóricas sostenidas por regularidades, tendencias o coherencias históricas que permiten explicar los procesos de cambio.

10.      Promover el uso intensivo del actual desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones con el fin de potenciar los conocimientos y el poder intelectual de los académicos, profesionales y estudiantes y transformarlos en creadores de propuestas, nacionales e internacionales en materia de Políticas Públicas, con pensamiento a gran escala y teórico general, con capacidad para ensamblar piezas dispersas y terminar con la visión fragmentaria, causal lineal y equivocada que las personas tienen del presente, que generalicen pero al mismo tiempo sinteticen la realidad con una visión de futuro.
11.       Asumir con mucha responsabilidad que el grado de modernidad de un profesional está definido por el grado de desarrollo de sus metasaberes, de la comprensión de la ética de la naturaleza y las comunidades humanas, incorporación de tecnología y de valor intelectual agregado a la producción de acontecimientos y fenómenos sociales, por su capacidad de conocer lo adecuado en el momento preciso, por su preparación para entender la realidad en su dinamicidad, en el acontecer mismo, en su apertura a la novedad.
12.      Demostrar en la práctica que el profesional ha comprendido que la tecnologías de la información y las comunicaciones están potenciando los conocimientos y el poder intelectual de la gente, los transforma en creadores, con pensamiento a gran escala y teórico general, en profesionales que comprender el carácter interrelacionado de las cosas y sintetizar el significado de ellas a partir de datos aparentemente inconexos.
13.      Transformar al profesional en una persona capaz de hacer penetrar la teoría en la acción, convertir la inteligencia teórica en inteligencia práctica, que contribuya a generar en la comunidad de profesionales, el vinculo del “saber práctico y teórico” con entornos de inteligencia artificial que les permita añadir “extrainteligencia” constantemente a la información que le llega, cambiando el carácter de la cultura así como la velocidad de su transformación.
14.      Lograr que los profesionales desarrollen un saber holístico, sistémico, científico, práctico, global, pluridimensional, multirelacional, democratizador y prospectivo al interior de la comunidad estudiosa y en la vida práctica real laboral con el propósito de ser generadores permanentes de nuevos conocimientos, críticos, sensibles y que busquen la participación de las personas, de las diversas minorías y la sociedad en general ante los problemas que les aquejan para el mejoramiento de su calidad de vida.
15.      Desplegar la idea de que sólo un profundo conocimiento de los actuales saberes científicos, la propia práctica, el dominio de los distintos lenguajes y códigos que hoy día imperan y las nuevas formas de pensar permitirá a los profesionales transformar la multiplicidad de datos e información que nos entregan las tecnologías de la información y las comunicaciones en nuevos conocimientos.
16.      Potenciar al nuevo profesional como ser multifuncional y multiprofesional sobre la base de una gran cultura, con grandes atributos en el conocimiento de lo intrincado y de lo holístico, de la generalización, observación, análisis, síntesis y atisbos y percepción del futuro.
17.      Saber actuar y reaccionar con pertinencia, yendo más allá de lo preescrito, sabiendo elegir en la urgencia, negociar y arbitrar en la contingencia y conectar acciones y construir competencias para una pertinente combinación de los recursos y movilizarlos de acuerdo a determinadas finalidades.
18.      Capacidad de tejer lazos sociales a través de la imaginación, de la originalidad, de la creación, de la actuación, explicando y trasformando el mundo y desarrollando los deseos de vivir.
19.      Potenciar las habilidades de ser actores a través de la palabra, con la cual identifica lo que hizo, lo que hace y lo que desea hacer, coordinando coordinaciones de acciones y conductas de los actores sociales.
20.      Desarrollar conocimientos teóricos y disciplinarios más allá de los conocimientos técnicos simples. Por el contrario, se trata de crear una dinámica de producción de conocimientos en el acto mismo de trabajar, acumulando experiencias a través de procesos cognitivos que son conocimientos en acción, saberes operatorios en una dinámica de autoaprendizaje, emergiendo desde ahí las respuestas eficaces.
21.      Favorecer una dinámica de conocimientos movilizados en la actividad de producción societal, en el trabajar y no sólo en el saber en acción, sino como una forma de inteligencia práctica a través de la acumulación de experiencias que en el marco de fortalecimiento continuo de los conocimientos previos, van redefiniendo constantemente la percepción del profesional de su propio actuar social.
22.      Socializar la información actualizada acerca del desarrollo, transformaciones y de las nuevas exigencias de la disciplina y la profesión de acuerdo a los cambios en los conocimientos relevantes, las innovaciones tecnológicas y en función de las mutaciones sufridas por el campo ocupacional.
23.      Desarrollar una amplia y suficiente gama de metaametodologías y su innovación permanente para maximizar el aprendizaje constante del profesional, y la aplicación de estos nuevos saberes en la generación de conocimientos novedosos y en la forma de ser de los profesionales en el ejercicio de su profesión de acuerdo a la visión y la misión de la disciplina.
24.      Fortalecer capacidades para determinar con certeza y pertinencia las prioridades para el perfeccionamiento y el desarrollo continuo del profesional.
25.      Saber aplicar los saberes generales a situaciones laborales concretas, utilizando métodos adecuados a las soluciones de situaciones singulares, solucionando los problemas de forma autónoma y transfiriéndolos adecuadamente a terceros.
26.      Desarrollar investigación cuantitativa y cualitativa, políticas y programas sociales intersectoriales, focalizados, con participación de la sociedad civil, diseñándolos, implementándolos y evaluándolos adecuadamente.

27.      Desarrollar trabajo en equipos disciplinarios, multidisciplinarios y trasndisciplinarios, administración de recursos humanos, capacidad de comunicación y liderazgo.
28.      Establecer que los que pertenecen a una misma profesión se encuentran dentro de una historia común vinculante que les entrega valores identitarios asumidos por todos que no pueden transgredir. Pero al mismo tiempo tienen una formación específica con conocimientos comunes que los lleva a diversas prácticas.
29.      Determinar la identidad profesional como valores que conecta a sus miembros a una concepción del mundo, reconociéndose en una misma intencionalidad y en una formación original, prevaleciendo un oficio determinado.

III. Las competencias para saber ser implica la capacidad de mirase, de reconocerse y de valorase para conectarse con los más profundo y esencial que tiene como persona y desde aquí respetar, comprender y acompañar los procesos de crecimientos y desarrollo de la comunidad y de las personas con quienes trabaje
1.         Profesionales que contribuyan a construir una macroética capaz de asumir las consecuencias planetarias del desarrollo científico/tecnológico y la globalización y del nuevo tipo de sociedad que está surgiendo en estas nuevas condiciones, logrando una formación valórica y de comportamientos éticos que ponga en el centro de sus preocupaciones permanentes garantizar al ser humano sus derechos de formarse en libertad espiritual, intelectual, cultural y sin restricciones materiales, sobre la base de la tolerancia, el pluralismo, la democracia y la preocupación por el legítimo otro y el respeto de las ideas de los demás, de tal manera que permita alcanzar personas y comunidades humanas plenas e integralmente desarrolladas.

2.         Lograr establecer que el centro de la misión de los profesionales será siempre buscar el desarrollo personal e interpersonal de los sujetos de acción profesional, el desarrollo humano de familias, grupos y comunidades para elevar su participación social y calidad de vida en la sociedad actual y futura, teniendo como acervo profesional y disciplinario un contenido de saberes unuiversales, científico-tecnológico, artístico y ético del más alto nivel.
3.         Transformar la profesión en una disciplina cuya función sea eminentemente integradora, que le viene impuesta por un ideal ético-cósmico claramente propugnado, en virtud del cual no sólo hombres y mujeres constituyen la preocupación central, sino que todas las formas de vida y la naturaleza entera.
4.         El profesional, a través de técnicas y procedimientos propios debe promover los recursos a la comunidad para ayudar a hombres, mujeres y niños a supera conflictos derivados de la interrelación con el medio y con otros individuos.
5.         El profesional debe propender a los cambios problematizando la realidad de hombres y mujeres, favoreciendo la desmitificación de la realidad. El profesional no puede transformar su palabra ni su acción en manipulación. Será tanto más humanista cuanto su que hacer sea más verdadero, sea praxis su acción y su acción y reflexión sea con los hombres y mujeres con los cuales tiene que estar en comunión, en colaboración, en convivencia. Esta convivencia estará dada por un profesional que capte la realidad desde su integralidad, no desde la fragmentación, generando unión, no produciendo divisiones.
6.         El profesional tiene que entender que las formas concretas que reviste la vida de los hombres y mujeres están directamente relacionadas con las modalidades en que la existencia material se produce y reproduce. La cotidianidad es la manifestación inmediata, en un tiempo, en un ritmo, en un espacio de las complejas relaciones sociales que regulan la vida de los hombres en una época histórica determinada.
7.         El profesional debe comprender que la vida cotidiana nos muestra un mundo subjetivo que experimenta, pero a la vez, es un mundo intersubjetivo, social, compartido. Para cada uno de nosotros “mi mundo”, es un mundo que vivo con otros. El profesional, por su propio objeto de estudio, se encuentra inserto en la cotidianidad misma de la vida de las personas, lo cual nos permite ver la totalidad del entorno social, y es a partir de esa visión integral que podemos intervenir la realidad más específicamente.
8.         Desarrollar capacidades en el profesional para integrar conceptual y prácticamente individuo, familia y comunidad y resolver los problemas individuales en el marcos de los entornos donde realmente viven las personas.
9.         El profesional debe asumir principios como la dignidad, el valor, el propio respeto y la independencia de la persona y de la familia; los derechos, responsabilidades y libertades básicas del individuo; la oportunidad para todos de contribuir a la vida de la comunidad; la oportunidad para cada uno de desarrollar plenamente sus potencialidades; la conservación de los recursos humanos; el bienestar social e individual; la especial protección de los individuos y de los grupos particularmente vulnerables; la justicia social; la equidad; el pluralismo y la diversidad, y la no discriminación.
10.      Desarrollar la conciencia holística que significa que, en lo que respecta al vivir humano, se traduciría en la conciencia actuada de que nuestro hacer, e incluso nuestro pensar afectan a todos, es decir, a aquellos más cercanos, con los que vivimos y desde allí a otros en una cadena que involucra a la humanidad entera y, entonces, a todo el planeta. El hecho de encarnar en pensamiento y sentimiento, la conciencia de que en su vivir el profesional moviliza una energía que toca a toda la red planetaria haciendo sentir que cada instante es significativo, que los gestos importan, que somos responsable con todos de la gestación de un mundo mejor.
11.       Desarrollar una ética que fluye naturalmente en una conciencia holística, porque dentro de la raíz propia del holismo se encuentra el respeto a la dignidad intrínseca de todo ser viviente. Si el reconocernos parte de un todo interrelacionado, no se puede actuar de otro modo, debemos buscar el bien del otro, que como consecuencia ineludible traería el bien de todos, tendiendo al respeto de cada individuo, no viendo ya al otro como una amenaza, sino como un complemento gracias al cual podemos alcanzar nuestro pleno desarrollo.
12.      Debe ser capaz de agudizar su comprensión y maestría de las estructuras que están en la base misma del ser humano.
13.      Mirar con detenimiento e interés la nueva tríada que se concreta en el profesional emprendedor-democrático-solidario como personaje creador de futuro y agente transformador. Pero este agente transformador debe estar en contacto permanente con una sensibilidad histórica de los espacios sociales y sus prácticas, que es donde surge la identidad de las personas y las cosas.
14.      Saber comprometer su subjetividad, tomando riesgos en forma autónoma y responsable y trasformarse en emprendedor(a) de acuerdo a la ética profesional.
15.      Saber poner en marcha metodologías de intervención de acuerdo a los intereses de las personas y los grupos, capacidad de conducción de proyectos, de animación de grupos, de estudio del entorno, de medición de campos específicos de intervención social, manejo de tecnologías de información y comunicaciones, de bases informáticas, de programas y centros de documentación, de descodificar demandas de los actores sociales, capacidad de escuchar y desarrollar empatía.
16.      Fortalecer su comportamiento frente a las personas utilizando recursos psico-sociológicos, psicológicos, gestionando las emociones y resistiendo el stres.
17.      Favorecer el trabajo de interés colectivo, solidario y de acompañamiento, creando lazos interactivos y relaciones de confianza y de calidad entre los profesionales y los usuarios, desarrollando comprensiones de la lógica social y el respeto a la singularidad e intimidad de las personas, poniendo en marcha acercamientos preventivos, curativos y educativos y su evaluación constante, para fortalecer la autonomía y potencialidades tanto de las personas como de las familias y demás grupos sociales.
18.      Perfilar habilidades para escuchar y decodificar las demandas de las personas, hacer balances de los recursos de los usuarios, proponer hipótesis relativas a las causas de las situaciones de las personas, comunicar a los usuarios su comprensión y percepción de las causas de las situaciones que se viven, considerando todos los factores que configuran el problemas de ser capaz de identificar las políticas sociales que podrían estar involucradas en la situación.
19.      Capacidad para establecer los parámetros de la intervención, sus modalidades y sus límites, para negociar acuerdos que especifiquen las obligaciones, deberes y roles de las diferentes partes y determinar los objetivos de la intervención y los medios para alcanzarlos.
20.      Desarrollar atributos para trabajar a nivel de las condiciones materiales y emocionales de las personas, de las dinámicas de las personas y su medio, de las estrategias y de los recursos formales e informales de las personas y los grupos.
21.      Determinación para evaluar con los usuarios los resultados obtenidos de acuerdo a los objetivos, anticipar las dificultades posibles a presentarse en los períodos de transición entre el inicio y el fin del acompañamiento y rendir cuentas adecuadas a las instancias que corresponda de los resultados de la intervención realizada.
22.      Comprender que las competencias no es sólo un trabajo material sino que inseparable de un trabajo discursivo, creador de valores cambiantes.
23.      Determinar las competencias como operadores de la producción de subjetividades, como un trabajo simbólico vinculando problemas y personas a la sociedad, produciendo identidades y subjetividades, fabricando vinculo social.
24.      Debe saber hacer prevalecer que las competencias tienen sus referencias en primer lugar en principios éticos y políticos más que conocimientos técnicos, que le permitan entregar al conjunto de los miembros de la sociedad razones para vivir dignamente sus identidades, respetando sus derechos y sus necesidades.

25.      Adaptarse a nuevas situaciones, venciendo la resistencia al cambio preparándose continuamente a la creatividad, cuestionándose lo obvio, desarrollar las propias inquietudes y mirar desde distintos ángulos, traduciendo ideas en acciones.
26.      Saber identificar y fijar objetivos porque a través de ellos se logran las aspiraciones y sueños concretos que se quieren alcanzar, identificar un norte en el trabajo y crear condiciones organizativas para lograrlo.
27.      Desarrollar y gestionar proyectos a través de la interacción colectiva de la planificación, ejecución y evaluación de resultados.
28.      Colaborar, resolver problemas y generar confianza en el equipo de trabajo, aunando competencias y confianzas del conjunto del colectivo de trabajo que permita construir visiones comunes, enfrentas las incertidumbres y aplicar metametodologías y métodos para resolver creadoramente problemas.
29.      Desarrollar el autoconocimiento y observar el proceso del propio aprendizaje, desarrollando nuevos aprendizajes a través de la construcción permanente de nuevas estrategias en sus contextos concretos de trabajo.
30.      Comprender que a consecuencia del surgimiento de las economías basadas en el conocimiento nos encontramos frente al deterioro de la carrera profesional como institución, donde la innovación constante conduce a la destrucción creativa de muchas prácticas.
31.      Entender que la pérdida de significado de las carreras profesionales enfrenta a las personas a la incertidumbre de tener que definir una y otra vez su papel en la sociedad, adaptándose a un nuevo mundo laboral que exige adaptar las carreras a prácticas laborales más adecuadas a las realidades actuales.
32.      Desarrollar formas rápidas de productividad, con redes globales centradas en proyectos y con espíritu emprendedor que asegure el crecimiento personal, la emoción, la inspiración, la pasión, la vida libre y la autonomía personal, el compromiso social, la lealtad, la espontaneidad y la autenticidad y la creatividad en la perspectiva del desarrollo de sus talentos y las capacidades de cada cual en los marcos de los intereses de la comunidad.
33.      Fortalecer los enfoques emprendedores que implica una vida con significado involucrando no sólo las capacidades personales, sino que aceptando compromisos sociales que busca nuevas oportunidades para la renovación de la vida de la comunidad a través del cambio del conocimiento local.
IV.       Conocimientos, actividades, aptitudes y habilidades de los Tutores en Ambientes virtuales de aprendizaje

1.         Comprender el sentido de la educación en ambientes virtuales de aprendizaje y las características de las plataformas tecnológicas, desarrollo de materiales interactivos y de los estudiantes o aprendices.
2.         Organizar el diseño instruccional de tal manera que adapte las estrategias pedagógicas a la educación a distancia.
3.         Comprometerse en la organización, la planeación cooperativa y la toma de decisión que cualquier curso a distancia virtual exige.
4.         Desarrollar aptitudes de profunda curiosidad creativa, capacidad de enfrentarse a la incertidumbre y el caos que nos ofrece el nuevo fulgor de la información, transformándola en información y nuevos conocimientos.
5.         Desarrollar vocación por las actividades intercomunicativas a distancia a partir de los nuevos entornos, profundizando en la experimentación y la investigación con grupos colaborativos.
6.         Desplegar la participación de los distintos componentes de las actividades colaborativas, fomentando la discusión, dinamizando la búsqueda de lo nuevo con enfoques prospectivos y visiones futuristas apoyadas en el estudio profundo del desarrollo de las regularidades más importantes que marcan el desarrollo de la ciencia, la naturaleza y la sociedad.
7.         Desarrollar habilidades para activar las discusiones entre los aprendices en los foros virtuales, reanimándolas cuando sea necesario, respetando los diversos puntos de vistas, replanteando los problemas de formas diversas, induciendo a los participantes a que consulten las redes de valor agregado u otros ambientes de aprendizaje y que creen conocimientos nuevos permanentemente.
8.         Comprender que en las condiciones de la comunicación mediados por computador (CMC) los contenidos y los mensajes deben ser explícitamente claros con las adecuadas explicaciones necesarias.
9.         Comprender que los mecanismos de aprendizaje en un entorno CMC requiere una lenta adaptación, tanto de parte del estudiante como del mismo tutor: los especialistas recomiendan que la primera o las dos primeras semanas de un nuevo curso deben dedicarse a la ambientación, al entorno, y no a intensas actividades de aprendizaje.
10.      Recordar siempre que todas las actividades deben estar centradas en los estudiantes y no en el culto de la personalidad del propio tutor.
11.       Capacitarse en el uso adecuado, pertinente y rápido del uso de las computadoras, programas básicos, navegar por Internet, dominio de las audioconferencias, teleconferencias audiográficas y videoconferencias, Mud-Moo, multimedia, lenguajes, en fin, el uso adecuado de todas las herramientas de Internet a la educación a distancia.
12.      Compartir con tutores y aprendices sus documentos de planificación y de contenidos curriculares, correlacionándolos a través de los hipervínculos pertinentes.
13.      Determinar adecuadamente y con la suficiente claridad el modelo pedagógico que va a utilizar en su práctica docente en ambientes virtuales de aprendizaje.

14.      Asegurar que durante los procesos de aprendizaje con el uso de TICs se fortalezcan los conocimientos previos y el desarrollo de habilidades de razonamiento crítico y reflexivo de los aprendices.
15.      Aplicar constantemente diversas propuestas metodológicas que están disponibles con el uso de herramientas de las NTICs en cada uno de los contenidos de aprendizaje (webquest, trabajo colaborativo, proyectos, emprendimientos, análisis de sucesos, etc.).
16.      Seleccionar herramientas tecnológicas acordes al logro de los aprendizajes en ambientes virtuales que se esperan, como asimismo estrategias de aprendizaje a través de software y otras herramientas para crear ambientes inteligentes para los participantes.
17.      Fomenta la investigación sobre la base de metametodologías, pensamiento sistémico y holístico guiadas en internet, dándole seguimiento a través de herramientas adecuadas, potenciando una visión científica de los aprendices.
18.      Fortalecer y privilegiar el emprendimiento en el aprendizaje de los participantes, dando espacio a la utilización autónoma de los conocimientos que genera, de organizar nuevos aprendizajes, de generar conocimientos nuevos, y que además innoven en la propia utilización de las NTICs.
19.      Manejo adecuado de conceptos y funciones básicos asociados a las NTICs, para la selección y adquisición de recursos tecnológicos, del uso del sistema operativos, los recursos de la red local, de medidas de seguridad y del desarrollo permanente de nuevas tecnologías.
20.      Mantener un listado de sitios web y recursos digitales relevantes a su quehacer profesional y enriquecimiento intelectual y al desempeño de los aprendices, agregando siempre nuevas fuentes de información e innovaciones tecnológicas.

2 comentarios:

Magister Gestion dijo...

Si bien el tema de las competencias está bien desarrollado y trata de abarcarlas de modo integral, existen algunos conceptos e ideas de la complejidad, o sea del saber complejo, pero no se profundiza ni ejemplifica acerca de los alcances reales y prácticos en relación con el fortalecimiento con la calidad de la educación.
No se trata tampoco de complejizar aún más las teorías, sino desde una conceptualizaciòn compleja simplificar los actuales enfoques teóricos en torno a la practicidad de los mismos.
El desafío será entonces el comprender desde un punto de vista teórico los alcances de la complejidad de los saberes humanos que desarrollan las competencias para el conocimiento del objeto de una profesiòn o àrea y plasmarlo en un sistema transdisciplinario que trabaje e interactùe dentro de la complejidad en una práctica simple y clara, fácilmente interpretable y comprensible en sus fundamentos y objetivos.

Roberto Valdivia
Claudina Cabello

Magister en gestión pedagógica y curricular

Magister Gestion dijo...

Si bien es cierto, las capacidades que debe tener el docente se definen en forma clara y se enumeran y explican de manera pertinente y comprensible y en su gran mayoría están acorde con las nuevas necesidades educativas, surgen algunas interrogantes en cuanto al fondo del documento como por ejemplo:
- ¿Quién determina esas competencias claves?
- ¿Estas competencias son atemporales?
- ¿Siempre serán las mismas competencias?
- ¿Debo tener todas esas competencias?
- ¿Qué pasa si carezco o tengo menos desarrollada una de ellas?
En el desglose y explicación de cada una de las competencias “claves”, cabe destacar, que no se desarrollan en profundidad, ya que, no considera al sujeto como un ser complejo dotado de conciencia, lenguaje, cultura, capaz de tomar sus propias decisiones, de libertad, de crear, pensantes. No es visto como un sistema en sí mismo, sino que un receptor de contenidos, saberes, actividades, formas de pensar, de actuar y de ser. Las situaciones que los docentes planteamos dentro del establecimiento no son reales, cercanas y no considera, para nada, la complejidad que se menciona anteriormente.
Al contrario, los colegios toman un alumno estándar en donde todo está esquematizado para prepararlos para un “comportamiento social aceptado”
Por otra parte, si consideramos a la persona como un ser complejo e integral, se debiera abordar en profundidad, en forma organizada e implícita todo lo que tiene relación con el trabajo con el alumno de la interdisciplinariedad, transdisciplinariedad y la multidisciplinariedad. No solo como una competencia del profesorado. Asimismo, trabajar con las incertidumbres para ser capaces de enfrentarse a situaciones nuevas y desafiantes.
El artículo menciona que las competencias tienen su referencia en los principios éticos y políticos, sin embargo, esta aseveración no es del todo pertinente, ya que la persona en su interacción con su contexto social lo hace desde su persona, lo modifica y lo entrega al medio parcial o completamente modificado.
Gabriela Lillo Bravo.
Magister GPC
Viña del Mar

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger