jueves, 4 de agosto de 2011

Tecnologías Educativas y Meta-metodologías Un artículo publicado en Fortin Mapocho

Tecnologías educativas y -metodologías en el Aprendizaje. 
Primera Parte: el entorno de aprendizaje 


Se nos ha informado de la invitación a Chile por el CPEIP del Ministerio de Educación del profesor, investigador y doctor Indú Sugata Mitra. Esta invitación se ha extendido con la colaboración de UNESCO, ENLACES y la Fundación CETHUMS. El motivo de la invitación es que dé a conocer sus investigaciones sobre un supuesto “nuevo paradigma en educación que él denomina “agujeros negros en la pared” con la asistencia de las llamadas “nubes de abuelas” y que culminó con un Sistema de Aprendizaje Auto-organizado” en la escuela, proyecto que Sugata denomina SOLEs. 

El profesor Sugata ha hecho experimentos en la India, Cambodia, Africa, Gran Bretaña e Italia, según un video que adjunto [http://dotsub.com/view/df781023-81d1-43dc-af05-0378545ec625], donde explica lo hecho durante diez años. Además adjunto un link con un artículo que señala lo que él entiende por Tecnologías en Educación y el por qué de su aplicación. [https://docs.google.com/document/d/1EBIHrAvjJRHdM_rTF1LIo__8cFNeSbtlQzSBrva_RM/edit?pli=1#] 

Además este investigador se ha propuesto realizar actividades en Chile en torno a SOLEs en lugares alejados de Arica, Parinacota, y en sectores vulnerables de la Región Metropolitana y del Bio-Bio.

En los link que entrego el señor Sugata da a conocer con claridad todas sus teorías y experimentos. Con ello me evito hacer una larga exposición de sus contenidos, y entrar de lleno en el tema sin más mediación.

Este investigador tiene dos grandes conjeturas que ofrecer después de sus diez años de investigación, y que viene a ofrecer a nuestro país:

Primera conjetura:

1] “Los niños aprenderán a hacer lo que quieren aprender a hacer”
A esto hay que agregar lo que Arthur C. Clarke señaló a Sugata:
a. “Un maestro que puede ser reemplazado por una máquina debería serlo”
b. “Si un niño tiene interés entonces ocurre la educación”

Segunda conjetura:

2] “La educación es un sistema auto-organizado en el que el aprendizaje es un fenómeno emergente”.
Respecto a la segunda conjetura, Sugata señala que va a llevar años demostrarla empíricamente pero que él lo va a intentar. Mientras tanto ofrece su Método SOLEs. Agrega que hay mil millones de niños que necesitan un proyecto de estas características, que ocuparía a 100 millones de mediadores, pero que hay muchos más en el planeta. Con esta envergadura del problema mundial de carencias en la educación se necesitaría 10 millones de proyectos del tipo SOLEs, 180 mil millones de dólares y 10 años para cambiarlo todo.

Creo que las conjeturas planteadas por Sugata son verdaderas pero ya verificadas por la ciencia. Respecto a la primera de ellas “Los niños aprenderán a hacer lo que quieren aprender a hacer”, si el señor Sugata leyera la obra de Maturana y de Varela arriesgaría muchísimo más en sus hipótesis. Si se viera este link [http://www.virtualeduca.org/documentos/yanez.pdf] al menos en la página 142 encontraría un artículo con respecto a los aportes de la biología de lo humano a la educación. Hay otros artículos en este libro virtual que tratan el problema de la educación desde otros autores y puntos de vista que superan lejos lo que Sugata nos plantea. Y nos muestra además esta primera conjetura ampliamente discutida en ese libro publicado hace cuatro años, además de que el artículo mencionado navega en google hace ya casi diez años en una versión no autorizada y que fue publicado desde una Universidad. Por lo tanto, dicho tema ya es antiguo en Chile.

Con la segunda conjetura “La educación es un sistema auto-organizado en el que el aprendizaje es un fenómeno emergente”, el señor Sugata se queda cortísimo. Sólo nos habla de las propiedades de auto-organización que tienen los sistemas vivos, entre ellos la especie humana. Pero como sistemas vivos que somos, nuestras propiedades son muchísimas más y ellas nos muestran relaciones con el entorno que nos hace seres en extremo complejos. Sugata se adentra tímidamente en las teorías de la complejidad. Quizás su no ruptura definitiva con el newton-cartesianismo le impide ver lo dificultoso del tema, pero además tampoco ve las perspectivas que tiene su aplicación a la educación en todos sus aspectos.

Una transformación verdadera de la educación exige una nueva mirada epistemológica. Una visión de la realidad que permita construir nuevos Modelos para el Aprendizaje, la Investigación y la Innovación desde las conquistas de las ciencias más actuales como la Mecánica Cuántica, la aplicación de la Segunda Ley de la Termodinámica, la Biología de lo Humano y las nuevas ciencias sociales que empiezan a surgir a partir de las ciencias señaladas. Para su desarrollo dividiremos nuestro análisis en dos partes de acuerdo a la complejidad que nos muestra la especie humana como sistema y su proceso de aprendizaje: 

a. Entorno del sistema de aprendizaje y sus propiedades relacionando la realidad cuántica y complejidad, principio de incertidumbre, segunda ley de la termodinámica, comprensión de los sucesos, carácter probabilista de las magnitudes, desanclaje, la sociedad red;

b. El propio sistema de aprendizaje entendido como aula, tutores y aprendices y sus nuevas características como el aula como centro cibernético de gestión del aprendizaje, el aula y las TIC, la autoconciencia, fortalecimiento continuo de los conocimientos previos, el aprendiz como un ser autopoiético, educación personalizada, la actitud computacional y cogitante del aprendiz, los aprendices como holoestructuras civernavegantes, los estudiantes como seres energocirbernéticos, visión trinitaria del aprendiz y del tutor, ruptura sistémica, y el observador, la transdisciplina y la complejidad;

Antes siquiera discutir si el aprendizaje tiene la característica de ser un proceso auto-organizado, es necesario hablar del entorno de niños/as y jóvenes en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Si tratamos la realidad de los aprendices de cualquier edad como realidad cuántica y compleja, implica aceptar por ejemplo que el entorno es una red dinámica de sucesos interrelacionados y que ninguno de ellos es fundamental porque todas las partes se configuran a partir de las propiedades de las otras partes. Esto exige a los aprendices entender que la existencia no tiene formas fijas, exactas sino que lo que caracteriza una estructura de la realidad es que se constituye a partir de otras realidades, afiatándose como algo real a través de la consistencia consigo mismo, pero en permanente cambio. Ello es así porque la realidad social está llena de elementos o partículas que actúan dentro del resto de los sucesos de la sociedad con propiedades únicas débiles provocando pequeñas perturbaciones que a la larga generan cambios significativos en la red de sucesos sociales como cambios posibles. Tutores y aprendices deben ser capaces de descubrir que los sucesos que investigan están inmersos en este holomovimiento, donde lo que importa es la estructura de ese movimiento y la diversidad cambiante y la unidad del universo social, desde donde emergen todas las formas de aquel. Sugata no posee esta visión, por ello simplifica el problema a las “nubes de abuelas”, que para simples problemas pueden servir, pero para entornos complejos no, porque se necesitan tutores preparados de alta calidad con esta visión epistemológica nueva.

Desde la perspectiva de la mecánica cuántica, en los elementos de todos los sucesos y en cada suceso en particular, es imposible calcular con precisión y seguridad la posición y la velocidad al mismo tiempo [Heisenberg y su ley de la incertidumbre]. Esta situación hace que la emergencia y el desarrollo de estos nuevos hechos sucedan con grados de incertidumbre. Esto debiera terminar con aquellas hipótesis del tipo si p, entonces k tan propio de la investigación tradicional. Y también suprimir objetivos de investigación que buscan conseguir proyectos modelados con mucha certeza, alejados de las incertidumbres propias de una realidad desrealizada.

En este sentido, el desarrollo del mundo cósmico, de la naturaleza y de la sociedad no están establecidos, sino que viven un proceso continuo de creatividad. Esta creatividad se constituye porque sólo emergen continuamente algunos valores con cierta exactitud de entre un conjunto de posibilidades superpuestas, las cuales nunca llegarán a ser realidad. Por ello que el desarrollo de la realidad microscópica y macroscópica está sometida sólo a conceptos y a fórmulas probabilísticas. Podríamos derivar que el universo macroscópico es un bullir interactivo de colapsos y superposiciones en una ontología cuántica profunda. Esta visión trauma la mirada del metodólogo newton-cartesiano, no puede entenderla y por eso se apega a sus viejos hábitos de censor empedernido. Pareciera que Sugata se encuentra en este campo de la investigación. Por el contrario, necesitamos tutores capaces de entender esta situación que la sociedad compleja vive hoy día.

Sugata tampoco tiene presente el segundo principio de la termodinámica que nos induce a pensar que existe una tendencia al desorden y al caos en la naturaleza, incluida la propia sociedad humana. Esta situación caótica nos muestra el carácter hipercomplejo de los diversos sistemas que constituyen nuestra sociedad, incluida la educación, que tienden a transformarse constantemente, incluso a perder los elementos que lo caracterizan momentáneamente por efecto de sus múltiples relaciones con el entorno y sus perturbaciones. Estos los transforman en estructuras disipativas, cambiantes al ser sensibles a las influencias del medio. Estos sistemas sufren variabilidades de tal envergadura que las puede hacer desaparecer, transformarse en algo diametralmente distinto a lo que eran. Esto los transmutan en estructuras probabilísticas, con prácticamente imposibilidad de determinar el curso exacto de su desarrollo futuro, sino sólo de manera aproximada de incertidumbre predictiva, con posibilidades ciertas de perder al final hasta su propia identidad. Sólo tutores con alta formación pueden guiar a los aprendices en esta maraña de sucesos influyéndose unos con otros. Es en este marco que los aprendices pueden ayudar a otros aprendices, pero con tutores guiando en la búsqueda de los caminos adecuados para intentar solucionar problemas.

Pero esta segunda ley además nos señala que todos los sistemas tienden a desordenarse por influencia de la entropía que genera el entorno. Sin que pueda predecirse con seguridad su trayectoria, sin embargo hay ciertas luces que nos pueden permitir entender las tendencias de su movimiento. Los tiempos en los que se encuentra un suceso van cargado de señales que nos inducen a pensar en la dirección en que se mueve el desorden que lo caracteriza. Todo lo anterior plantea problemas a resolver muchos más serios que lo simple con que aborda el tema Sugata. Hay otros temas que resolver del entorno como las características de los sucesos. Para ello ver este link donde el tema es tratado en profundidad: http://es.scribd.com/doc/49722219/RD22 Ver página 80. 

La conclusión es que resolver problemas en los marcos de un entorno de características complejas, exige mediadores educacionales muy bien preparados y que hoy día no están al alcance de la mano. Una educación de excelencia, de calidad nos obliga a preparar a nuestros maestros en la dirección que les permita entender las complejidades de la época actual, salirse de la visión newton-cartesiana y asumir decididamente las nuevas ciencias. El aprendizaje de calidad sólo sucede en ese momento. La propuesta de Sugata no va en esa dirección.

Tecnologías educativas y -metodologías en el Aprendizaje
Segunda Parte: el sistema de aprendizaje

Tiene toda la razón el profesor Sugata en su Modelo SOLEs al plantearnos que el aprendizaje es un proceso de auto-organización. Y efectivamente eso sucede cuando los niños observan el computador pegado en la pared abierto a Internet, el profesor les deja tareas y ellos la resuelven organizándose por propia iniciativa. [ver http://dotsub.com/view/df781023-81d1-43dc-af05-0378545ec625]. Pero el proceso de aprendizaje tiene muchas más propiedades que las que señala Sugata y que lo hace muy complejo, necesitando de tutores muy capaces y de altísima calidad para ayudar a que se produzca. Señalaremos sólo algunas de ellas y muy sucintamente. 

1. El aula como centro cibernético de gestión del aprendizaje

Las relaciones y la interactividad en el aula es un dominio de acciones donde aprendices y tutores viven en el fluir del lenguaje, que funda lo humano en las conversaciones. Para que el aprendizaje sea eficaz es necesario que los profesores/as abran espacios de interacciones recurrentes con alumnos/as donde la presencia de todos/as sea legítima, y toda negación sea responsable porque se hace sólo desde el punto de vista del que la efectúa y no sobre la base de alguna verdad absoluta. [http://www.virtualeduca.org/documentos/yanez.pdf , ver pág. 142, los aportes de la biología de lo humano a la educación].

En el aula el tutor debe ser capaz de configurar un pensar social colectivo que abarque a todos sus alumnos/as en su mutua preocupación de unos con otros, incluidos los niños/as. En el aula se debe desarrollar el fortalecimiento de los dominios cognitivos en los niños y jóvenes, aquellos dominios que son criterios que un observador –ellos y ellas- utilizan para valorar conductas de terceros, para aceptarlas como adecuada o no. 

2. El Aula y las TIC
Podemos afirmar también que en el aula contemporánea se vive intensamente la presencia de comunidades virtuales, relaciones de cuerpos ausentes, más allá de barreras geográficas, con un novedoso entorno tecnosocial. Las TIC crea entornos de aprendizaje con una cantidad enorme de información a través de revistas virtuales, páginas webs, sistemas de red universitaria, centros de investigación, redes sociales, juegos de niños, etc. El aula debe enfrentarse entonces, al surgimiento de la interacción social aprendiendo con otros, y a la interactividad con los contenidos. 

Los aprendices se potencian como seres energocibernéticos y anticaosógenos cuando el aula les crea las condiciones adecuadas guiados por los tutores y tutoras en la interactividad dialogal entre la persona y el PC al producir, entre otros, objetos textuales nuevos; en el papel activo del usuario en la selección de las informaciones y el particular ritmo que establecen en la comunicación, etc. 

3. La autoconciencia

La teoría de la “circularidad cognoscitiva tautológica” [Maturana] nos explica el surgimiento del ser autoconsciente. Para describir el fenómeno de la tautología cognoscitiva, se parte de la premisa de que el contenido del conocimiento es el conocimiento mismo, que los sistemas vivos no actúan por instrucciones o información que surgen como anomalía desde el entorno. Los seres humanos somos capaces de crear mecanismos explicativos, coherencias operacionales, diversas teorías explicativas que genere por sí misma el fenómeno que se quiere explicar, es decir, el fenómeno en el cual el propio observador participa, hablándose por ello de una auto-descripción o auto-conciencia. El tutor/a debe garantizar eso en la nueva sala de encuentro entre aprendices, tutores y medios tecnológicos

4. Fortalecimiento continuo de los conocimientos previos 

El educando no es una “máquina trivial”, es decir, no reacciona a un determinado input produciendo un determinado output, sin tener en cuenta su respectiva situación. Por el contrario, los alumnos como “máquinas no triviales” no responden siempre de la misma manera, sino que lo hacen según su estado momentáneo. Los alumnos/as son sistemas funcionales diferenciales y no dependen de cuándo y cómo ha empezado algo en el entorno que lo rodea. Lo que para ellos cuenta del entorno al cual pertenecen lo van determinando ellos mismos de acuerdo a criterios propios, internos de cada uno. Los seres vivos en aprendizaje poseen un cierre autorreferencial que implica que no aceptan que sus conductas son rendimientos o expresiones del input exterior. Es el alumno como ser vivo el que construye todo lo que cuenta en el propio sistema. El tutor aquí juega un rol orientador fundamental.

5. El aprendiz como un ser autopoiético

Las alumnas y alumnos a cualquier edad observan, distinguen y explican como individualidades de interacciones con autoorganización, características que determinan todo cambio en ellas, subordinando y limitando dichos cambios a su propia conservación como organización. Profesoras y profesores deben explicar a sus educandos que la propiedad autopoiética que ellos poseen como seres humanos consiste en que se trata de unidades organizadas como sistemas que generan sus propios procesos de producción de componentes y relaciones entre ellos a través de sus continuas interacciones y transformaciones, y constituyéndose de esta manera como unidad en un espacio físico determinado. Los estudiantes se transforman en sus procesos de entropías internas gatillados –y sólo gatillados- por el entorno con sus anomalías y perturbaciones, pero los cambios que se especifican dentro de ellos son seleccionados por los propios estudiantes afectados en función de su mantención como seres con características autopoiéticas. Pero aquí también el tutor y la tutora tiene mucho que hacer. 

6. La actividad computacional y cogitante del aprendiz

La nueva relación ética entre tutores y aprendices en el aula debe generar las condiciones para comprender que la actividad computante de los alumnos/as organiza de una manera el conocimiento, y la cogitación que ellos generan produce una nueva forma de organización de ese conocimiento de tal manera que pueda ser reflexivamente considerado. La relación entre la computación cerebral y la cogitación es muy importante, porque permite desarrollar en el aula una interrelación tutor/aprendiz de lógica compleja, que busca asociar lo que la primera [la actividad computacional humana] disyunta, buscando la conjunción de lo separado artificialmente. Se recurre a la circularidad cognoscitiva tautológica y a las coherencias operacionales para desarrollar en el aula el proceso de comprensión de alumnos y alumnas porque el lenguaje por sí mismo no lo consigue. Sin tutores/as, esto se dificulta mucho.

7. Los aprendices como holoestructuras civernavegantes

La tecnología va expresando cada vez más en forma aproximada la arquitectura organizacional del cuerpo humano, la lógica del cerebro y del sistema nervioso central. La tecnología es la extensión del cerebro, es el despliegue de los procesos lógicos de la vida que nos permite avanzar hacia nuestro propio interior, hacia nuestro computador biológico. Esto los aprendices lo intuyen y de ahí su relación amistosa con las TIC. Los cibernéticos son viajeros del conocimiento [Venegas, 2001], son lógicos consumados que desafían la creatividad y hacen emergen nuevos campos de invención a través de sus múltiples interconexiones dialógicas en una infinita multidireccionalidad; los civernavegantes son diseñadores constantes de micromundos. Comprender a las TICs como prolongación del cerebro humano permiten a tutores y aprendices terminar con la alienación de los cibernavegantes respecto de estas tecnologías. 

8. Los estudiantes como seres energocibernéticos
El ser humano es un ser anticaosógeno y energocibernético [Yanes, 2006]. Esto significa que es capaz de producir cambios en su estructura cultural y física con el fin de superar las perturbaciones, la incertidumbre y el caos producidos por el entorno, creando con ellos capacidades adaptativas y de inteligencia artificial para garantizar su existencia y desarrollo como organismo vivo. Estas potencialidades de los seres humanos se relaciona con sus capacidades de incremento constante de la variedad residual estructural que poseen, lo cual les permite generar profundos cambios internos con el propósito de superar la resistencia del medio o entorno caosógeno. Los tutores/as como guías en estos procesos son inevitables.

9. Visión trinitaria del aprendiz y del tutor/a
Es necesario, articular la ciencia antro-social a la ciencia de la naturaleza, recreando con ello la estructura actual del saber. Hay que plantear una nueva concepción del hombre como un concepto trinitario individuo-sociedad-especie, donde ningún término se subordine al otro. Hay que vincular la esfera antropo-social a la esfera biológica y ambas a la esfera física. Y además hay que reintegrar al observador en la observación, porque el sujeto observante y conceptualizador es un ser cultural, y por ello toda realidad concebida no sólo se remite al objeto sino que también a ese sujeto cultural conceptualizador.

De esta manera la realidad antro-social se proyecta en la esencia misma de la física y de las ciencias naturales, terminando con la disyunción que condenan a las ciencias humanas a la inconsistencia extra-física, y a las ciencias naturales a la inconsistencia de su realidad social, haciéndolas por el contrario, dependientes entre sí. Esto debe suceder hasta en los sucesos aparentemente sencilolos con los cuales los niños/as se enfrentan, y ello no es posible sin la ayuda de tutores y tutoras.

Conclusión

Podemos concluir diciendo que ambas hipótesis propuestas por Sugata [ver Primera Parte] están verificadas ampliamente, pero que como también lo hemos demostrado, la complejidad tanto del entorno como del sistema de aprendizaje permite infinidades de otros supuestos que hacen de la educación un tema que debe ser tratado con sumo cuidado por lo que significa para los aprendices, los tutores y el futuro del país. Lo que nos trae a Chile Sugata con su visita no está en esa dirección. Simplifica demasiado lo complejo, amenazando la profundidad que la educación debe tener y que nos obliga urgentemente a transformaciones profundas en el sistema de enseñanza/aprendizaje. El CPEIP y el Ministerio de Educación no se pueden equivocar una vez más. Ya casi no hay tiempo.

1 comentarios:

Jaime Yanes Guzmán dijo...

Al final ni el CPEIP ni el Ministerio de Educación participaron en la invitación a Sugata.
La presencia de Mitra Sugata en Chile era mucho pedirle al Ministerio de Educación. Implicaba al menos tecnologizar las escuelas y los colegios en todo el país. Y ellos NO están por eso. Se comprenderá entonces que en las ofertas del Gobierno a los estudiantes, el tema de calidad aparezca ausente totalmente porque el tema TIC es uno de los que influyen en este asunto.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger