domingo, 18 de diciembre de 2011

Mi página en redes de la OEA

http://redesoei.ning.com/profile/JaimeYanesGuzman

viernes, 2 de diciembre de 2011

El Viaje cósmico de los seres energocibernéticos y la pedagogía luminizada


        Julio Venegas (2001:38) nos advierte con mucha sabiduría que “Los nuevos cibernéticos se convierten (…) en viajeros del conocimiento, en diseñadores de micromundos, en artistas y lógicos consumados, interconectados a máquinas informáticas que recrean el propio ambiente de la inteligencia”.

En su viaje cósmicos los seres energocibernéticos son capaces de ir generando una mayor comprensión de los objetivos que se han propuesto. A pesar de las incertidumbres de la realidad, de la indeterminación de los sucesos, de la existencia de variables difíciles de predecir, los viajeros cibernéticos pueden incrementar permanentemente la variedad residual que poseen como seres humanos energéticos que les permite facilitar cambios internos de profundas dimensiones y enfrentar entornos caosógenos (Yanes, 2009) complejos. El arma principal de estos seres energocibernéticos es su factor inteligencia que les facilita constantemente la construcción de visiones y paradigmas, conocimientos nuevos, uso de sus propias costumbres, valores y creencias con los cuales pueden prever situaciones caóticas y de incertidumbre con que constantemente les puede sorprender y perturbar el entono. Resuelven problemas locales con mentalidad global, son capaces de transformar la inteligencia teórica en inteligencia práctica. Estos seres innovadores, viajeros cósmicos incansables e inagotables desarrollan una diversidad insospechada de lenguajes de todo tipo para comprender y transformar su entorno, y con él avanzar en su propia mutación necesaria para  acomodarse a esos cambios.

En este viaje espacial, los nuevos seres humanos potencian sus capacidades cuando son capaces de utilizar las TICs diseñando nuevas prácticas y sus campos de acción. Se transforman de esta manera en seres que hacen explosionar grandes transformaciones en las actividades en las cuales participan. Utilizan las tecnologías no sólo para mercados competitivos nacionales e internacionales sino para su uso personal, fortificándolos e impulsándolos como estudiantes, profesores o investigadores siempre en búsqueda de la novedad. Sherry Turkle (1997:78) asevera que  “... la imagen social del ordenador es mucho más compleja que antes. En la actualidad evoca tanto el aislamiento físico como la interacción intensa con otras personas”. Estamos en presencia de estudiantes y profesores fuertemente vinculados en red donde el rol social del ordenador se va reconociendo cada vez más, a pesar del aislamiento físico aparente de quienes lo utilizan.

Los seres energocibernéticos, utilizando como herramientas las tecnologías modernas, toman todo tipo de decisiones innovadoras en los diversos ámbitos de la sociedad, sin abandonar la cordialidad al asumir innumerables riesgos. Tienden a utilizar tecnologías apropiadas que no perjudican los ecosistemas y mantienen los equilibrios y la integridad ambiental. Son miles y miles de tecnorebeldes provistos de instrucción científica y tecnológica que se niegan a dañar a Gaia, la madre tierra.

Los cibernavegantes tecnosubversos tienden a (Yanes, 2007) desarrollar una nueva conciencia que supere la visión de la supremacía del hombre sobre la naturaleza, y que partiendo de esta creciente preocupación por el equilibrio y la sustentación que hoy día existe, pase aceleradamente a una conciencia centrada en la ética de la integración de todas las formas de vida y la responsabilidad colectiva por el conjunto del planeta, satisfaciendo las necesidades de toda la Gaia. Según Sara Larraín (1994), está emergiendo una nueva conciencia ambiental que moviliza a la población mundial y locales en tornos a sus recursos, sus valores culturales y su calidad de vida. Por ello la necesidad de la gestión democrática y participativa de los recursos disponibles de cada país y del planeta. En estos movimientos, los profesionales energocibernéticos juegan un rol de liderazgo fundamental. Por supuesto que el sistema educacional debe asumir también urgentemente esta nueva forma de pensar y de entender la relación entre seres humanos-totalidad de los seres vivos-naturaleza sobre la base de una sólida ética cósmica.

            Son personas que dominan  todos los ámbitos de la información. Capaces de someter sin muchos problemas la complejidad que genera el enorme incremento de información de la época actual. Son hábiles en el intercambio de información y potencian sus hogares o sus centros laborales con terminales que instalan para realizar conferencias con sus ordenadores. Crean redes comunicacionales inéditas  e ingeniosas, uniendo diversas nodos locales e internacionales con conexiones electrónicas en forma eficaz y eficiente, desarrollando infinidades de espacios de prácticas innovadoras y relevantes cuando asocian la información que recogen con su propio medio ambiente, transformando esa información en significativa.

Turkle (1997:292) señala que es posible creer hoy día la idea de los utópicos de que “… Internet es un campo para el florecimiento de la democracia participativa y un medio para la transformación de la educación”. Agrega además el mismo autor que los optimistas tecnológicos piensan que los ordenadores van a dar marcha atrás a los procesos de atomización de la humanidad, promocionando la experiencia virtual y la comunidad virtual como los caminos donde la gente amplíe sus horizontes.

Este mismo autor plantea que muchas personas hoy día están mirando a los computadores y a la realidad virtual como la posibilidad para hacer frente a la fragmentación y la atomización social, para extender la democracia, para disolver las divisiones de género, raza y clase; y para llevar el aprendizaje a un renacimiento.  Pero los estudiantes y profesores cibernéticos saben que utilizar la comunicación mediada por ordenador para cambiar sus condiciones de vida y trabajo y sus formas de conocer y aprender no es una tarea simple, es una actividad sumamente complejas, no fácil de realizar.

Internet sin duda está afectando profundamente la manera de vivir en sociedad, creando una sociedad en red, aventajando a quiénes lo utilizan respecto a organizaciones y personas dispersas sin conexión. Si nos refiriéramos sólo al correo electrónico podríamos señalar que ha creados nuevas posibilidades de comunicación que rompe con todas las estructuras antiguas de comunicación, porque los mensajes que se envían con tanta velocidad exigen atención inmediata. Con ello, los cibernavegantes tienen alcance universal, superando con creces su actuar local, aumentando con ello su propia influencia de opinión en Internet al agregar valor a la información que viene de redes de miembros remotos.

         Las TICs han transformado el mundo no en una simple colección o suma de personas. Los seres navegantes por el ciberespacio saben que el mundo hoy día es una referencia de compromisos de trabajo. Y esos compromisos de trabajo han abierto todos los límites geográficos. La globalización es el mundo recorrido a grandes velocidades sobrepasando las posiciones geográficas que lo componen.  Es la interacción de actividades de todo tipo, económicas y culturales. Es la reestructuración constante de nuestros sistemas de valores. Y ello es así porque somos un sistema interconectado de la naturaleza. Y los seres energocibernéticos deben poseer la visión sistémico-holística adecuada para que ello se transforme en desarrollo humano y no destrucción del planeta.

            El desarrollo tecnológico ha permitido el surgimiento de la era de la inteligencia artificial, construyendo determinadas máquinas inspiradas en el cerebro humano. Han pretendido imitar las miles de conexiones que él tiene. El cerebro puede ejecutar hasta doscientos billones de operaciones en un segundo simultáneamente (Campbell, 1997). El cerebro no llega serialmente a una conclusión, paso a paso a partir de determinadas premisas o programa, como lo podría hacer un computador. El cerebro humano carece de estos programas, y lo que hace es analizar sucesos a partir de una vasta red de conocimientos, de visiones, de valores adquiridos en su mundialidad, en su vivir constante. Así piensa y razona el ser energocibernético.

Las computadoras hacen cálculos y superan a la mente humana con sus capacidades maratónicas para manipular números. Trabajan con algoritmos que son instrucciones precisas para resolver problemas y que están programados en la máquina que computa. Esos algoritmos no pueden actuar como la mente humana, que frente a un determinado conjunto de información puede descartar parte importante de ella porque podría estimar que no le sirve. La máquina, por el contrario, la utilizaría toda si el programa así lo tiene estipulado (Campbell, idem). Son máquinas que no pueden lidiar con el mundo real. Porque no poseen  los aspectos mundanos de la inteligencia, construidos en el largo proceso de desarrollo de la especie humana y que orientan nuestra cotidianidad. No poseen las características del razonamiento humano que permite trabajar con agrupamientos de sucesos y a partir de ellos, llegar a conclusiones interesantes.
Esta mundialidad vinculada al conocimiento es una ciencia aún en pañales y se separa radicalmente de lo que se denomina sólo como información: no es lo mismo información que conocimiento. El conocimiento no es sólo lógico, es además la historia del cerebro, y en ese sentido los seres energocibernéticos hacen posible su viaje por el espacio porque son capaces de tomar decisiones con los conocimientos que poseen, adquiridos en el contexto cotidiano de su actividad, lo cual les permite entender la información que reciben, transformándolos en nuevos conocimientos. Podríamos decir que el ser energocibernético, a partir de sus saberes ya sabidos transforma la nueva información en saberes por conocer, es decir, en nuevos conocimientos.

La Inteligencia artificial es un universo abstracto y vacío de cosas materiales, pasivo, mera copia de la experiencia. Piaget (comentado por Campbell, idem) plantea que el conocimiento es activo y que va cambiando en los distintos períodos de desarrollo del ser humano, porque la mente va dotando de sentido al mundo y al ser humano, que se plasman en principios que constituyen su estructura cognitiva y que va construyendo en su interacción con el entorno. La inteligencia humana se manifiesta porque tiene estructuras innatas en su sistema nervioso que le da conocimientos previos. Son conjeturas, al decir de Popper (Campbell, idem:190), “redes en las que tratamos de atrapar al mundo real”. Este autor señala que las opiniones que tenemos no son espejos de la realidad, sino que sólo un conjunto de relaciones que nos permiten interpretar esa realidad con los datos que recibimos.

Los seres energocibernéticos deben ser capaces de construir constantemente esas visiones pertinentes y adecuadas para entender las perturbaciones que el mundo les gatilla constantemente. Y estas visiones no son productos de la existencia de algún patrón que brotó de algún modo, sino que son redes neuronales específicas que evolucionan y aprenden constantemente, se trata de esa mundialidad de que habla Campbell,  de esa historia del vivir en el mundo, desde los orígenes del ser humano como tal, una inteligencia mundana desde el comienzo de sus tiempos, característica que la inteligencia artificial no tiene.

 Julio Venegas (2001:42) agrega que . “… los cibernavegantes son como los poetas, como los artistas: no tienen fronteras. Cada día recorren nuevos caminos, reinventan su arquitectura interior de conocimientos. Fascinados hoy con esta forma, construyen un micromundo efímero. Mañana otra será la configuración que atrape su atención y sobre la cual disparen sus flechas hechas de electrones y fotones. Sus percepciones siempre se renuevan y siempre deben estar preparados para lo nuevo. Porque, casi imperceptiblemente, se van derribando en él, una a una, las puertas y ventanas cerradas a sus sentidos por el prejuicio, por formas culturales anquilosadas o por concepciones educativas que inhiben la poderosa percepción y capacidad combinatoria del cuerpo”. Agrega este autor que los continuos cambios que las perturbaciones provocan en el cibernavegante convierten el viaje “…en una pedagogía permanente, en un aprendizaje continuo de ideas, costumbres, formas de vida y expectativas; transformando la travesía en un proceso permanente de reinvención personal”. (2001:44)

Los viajes de los seres energocibernéticos por su acelerada velocidad en el mundo globalizado no son sólo posibilidades de transformarse en nodos en interacción e interactividad con otros en el mundo espacial, sino que son al mismo tiempo viajes que se constituyen ellos mismos en una pedagogía permanente de aprendizaje en estas experiencias de cambios globales. Al enfrentar estas pulsaciones provocadoras de cambios del entorno, deben ser capaces de generar sus propios centros negentrópicos de gestión para superar el desorden al ser expuestos por los medios caosógenos, potenciando su creatividad al rediseñar constantemente su mundo en su despliegue sin cesar. El viaje del cibernético es “… una pedagogía permanente, en un aprendizaje continuo de ideas, costumbres, formas de vida y expectativas; transformando la travesía en un proceso permanente de reinvención personal” ( Venegas, 2001:44).

Los seres energocibernéticos son holoestructuras, son cuerpos que se prolongan  en las tecnologías que ha creado como extensión de su cerebro y que se rehacen sin cesar. Son cuerpos que pasan de lo material a lo virtual y viciversa, y en su viaje van adquiriendo infinidad de formas como la luz y su propiedad multiforma de onda-corpúsculo. El ciberespacio es el ambiente que crea a este ser luminizado. La tecnología electrónica con sus computadores, redes de comunicación y ambientes virtuales son los sostenes del ciberespacio donde los seres energocibernéticos navegan como holoestructuras. En él, estas holoestructuras en su navegar incesante unifican la tecnología, el conocimientos y la invención, los cuales se materializan es este ser energocibernético que transita constantemente de ser material a ser virtual y viciversa, en hombres y mujeres tremendamente poderosos/as, más allá de lo que hoy día conocemos. Son seres que pasan de la tecnología a la inteligencia, a la sabiduría y a la invención, tranformándose en este juego de pasos reales-virtuales-reales a través de la pedagogía lumínica en poderosos dueños de los nuevos secretos informáticos,




sábado, 26 de noviembre de 2011

El mLearnig y el aprendizaje en el sistema educacional

¿Por qué me impones lo que sabes/
si quiero yo aprender lo desconocido/
y ser fuente en mi propio descubrimiento?/
El mundo de la verdad es mi tragedia;/
tu sabiduría, mi negación;/
tu conquista, mi ausencia;/
tu hacer, mi destrucción./
(Humberto Maturana, biólogo chileno)

Introducción

Vivimos una intensa y profunda crisis de la educación en Latinoamérica. Las actuales movilizaciones de estudiantes secundarios y universitarios, además de los maestros del continente confirman esta cruda realidad. Frente a la crisis, el sistema político no atina a encontrar soluciones, fuera de entregar más recurso, como si el problema fuese éste, y no una profunda falencia en la calidad de la educación que tiene que ver con la comprensión del mundo en que vivimos y saber moverse en él.

La actual sociedad del conocimiento ha incorporada a los procesos de aprendizaje las TIC. Pero los gobiernos y parlamentos están lejos de comprender las transformaciones que en la ecología cultural producen. McLuhan (1996:65, citado por Islas, 2011:129) señala que “cualquier medio afecta en seguida al campo entero de los sentidos”, modificando las pautas de percepción de las personas, con mayor razón de alumnos/as y profesores/as. McLuhan sostuvo además “..los nuevos medios son nuevos ambientes; esto es por lo que los medios son los mensajes. (Islas 131)

El medio es el mensaje, según McLuhan, porque: “las consecuencias individuales y sociales de cualquier medio, es decir, de cualquiera de nuestras extensiones, resultan de la nueva escala que introduce en nuestros asuntos cualquier extensión o tecnología nueva” (McLuhan 1996, pág.29). (132).

La sociedad del conocimiento, de la movilidad y de la innovación ha construido una apreciable cantidad de plataformas mediáticas, provocando una convergencia de datos, información, entretenimiento y nuevos conocimientos. Ya el simple teléfono arrasó con la privacidad de hogares y oficinas con visitantes inesperados. Con ello se fue fortaleciendo el saber. Pero es el teléfono celular con acceso a Internet el que crea condiciones con la diversidad de herramientas y dispositivos que posee para ir transformando al planeta en un entorno cada vez más inteligente, cambiando el sentido del tiempo y del espacio, haciendo la comunicación ubicua. La comunicación se realiza entonces, desde cualquier lugar y en cualquier tiempo, que creó un ambiente mediático que está transformando los centros laborales, los hogares y la educación, llevándolos siempre con nosotros en nuestros dispositivos móviles.

Sin embargo, esta nueva situación que crean los móviles y que permite desarrollar el aprendizaje de los alumnos/as de otra manera a través de eLearnig o de mLearning no se ha afiatado como tendencia dominante en nuestros países. Peor aún, en el aula tradicional se ha producido una tremenda brecha entre el profesor actual y sus alumnos/as en la medida en que unos son inmigrantes hacia las tecnologías y el otro un nativo que porta naturalmente las nuevas tecnologías. Esto ha generado una contradicción entre el aprendizaje informal que los alumnos utilizan cada vez más masivamente, y el formal curricular de profesores, colegios y universidades, en detrimento de estos últimos. Esta situación es una de las bases de la profunda crisis que vive la educación. La otra causa de esta crisis es la ausencia de nuevos modelos pedagógicos y una net-epistemetodología que acompañe esta nueva realidad de la época actual.

 El eLearning

En Latinoamérica el deslumbramiento por las posibilidades que se le atribuyen a la tecnología, ha implicado que muchas unidades educativas de Educación Básica, Media y Superior implementen programas de inserción curricular de las TIC a fin de optimizar los procesos educativos que se llevan al interior de ellas; esto, ha significado la implementación de salas computacionales con conexión a Internet y capacitación docente en el uso de TIC.

La incorporación de las TIC en el proceso educativo obliga a esos establecimientos a plantearse una nueva visión que sea capaz de entender el paradigma informático y el carácter complejo de la sociedad postmoderna; pero al mismo tiempo desarrolló una nueva misión en dichos establecimientos educacionales que implicó la construcción de una nueva red de significados para la nueva mirada provocada por las TIC. Generó al mismo tiempo, la exigencia de la  utilización de pertinentes ambientes virtuales de aprendizaje donde la introducción de las TIC a través fundamentalmente de ordenadores con la instalación de los llamados “laboratorios” en salas especialmente habilitadas para ello, provocó importantes impactos en el nuevo currículo y en las estructuras de pensamiento, obligando a desarrollar nuevas formas de pensar para entender la complejidad del mundo de hoy en un acto colaborativo entre todos los protagonistas del proceso enseñanza/aprendizaje.

El eLearning (Marzel García-Quismondo, 2011:188-9) plantea, la existencia de las TIC como escenario educativo distinto, “… su carácter atópico, síncrono y asíncrono al mismo tiempo, frente al carácter tópico y síncrono de la educación presencial, y el carácter atópico y asíncrono de la educación a distancia. El eLearning depende, absolutamente, del uso experto de las TIC fundamentalmente con los tradicionales PC, por cuanto uno de sus puntos fuertes es el diálogo en línea en el proceso educativo, que se asienta en unas herramientas de comunicación y de edición para tareas colaborativas. Sin embargo, una atenta observación de este entorno educativo nos demuestra que junto con estas competencias TIC, son imprescindibles otras que, lógicamente, no se asienten sólo sobre el canal de comunicación, sino en el discurso electrónico, dentro del más estricto estilo pedagógico constructivista y el predominio absoluto del aprendizaje sobre la enseñanza. En opinión de un grupo de investigadores de la universidad de Alberta, en Canadá, (citadao por Marzel García Quismondo)  el correcto aprendizaje en e-learning debe contemplar la interacción de una dimensión social (convenciones de funcionamiento de la comunidad virtual), una dimensión didáctica (función del profesor en el diseño, planificación y evaluación de las actividades, como articulación del aprendizaje) y una dimensión cognitiva (competencia de los alumnos para construir significados a partir del discurso electrónico)”.

Entonces la aplicación de las TIC al aprendizaje genera enormes transformaciones en la educación en todos sus niveles. En primer lugar, ello implica el traspaso del centro de las preocupaciones de la educación desde el profesor y el enseñar hacia el alumno y el aprendizaje. En segundo lugar, con las TIC el espacio educativo pasó desde el aula y la infraestructura física del Colegio y de la Universidad hacia un espacio educativo conformado por las TIC o espacio virtual.

En efecto, las redes telemáticas crean un espacio representacional, distal, asincrónico y no poseen espacios concretos sino que se ejecutan a través de redes electrónicas en un espacio no definido con exactitud. Todas estas características pone al espacio telemático a la vanguardia en el cambio social. Las TIC están creando todas las condiciones para la construcción de una nueva realidad social radicalmente distinta a los espacios sociales hasta hoy día existente. Su aplicación a la educación a través de redes educativas telemáticas (RETs) basadasa en PCs crearon nuevos escenarios educativos que cambiar on radicalmente la situación social enalgunos de nuestros países donde se aplicaron, revirtiendo los síntomas de marginalización que hoy día se vive en el continente.

 ¿Que desafíos plantean las TICs a las universidades? Como señala Jorge Valenzuela, (2002 ), "estamos viviendo un período de transición y cambio en el sistema de educación superior, en el cual la sociedad de la información ha condicionado el proceso a las exigencias que ésta demanda a mujeres y hombres del presente siglo (Siglo XX). Asumir estas exigencias y transformarlas en atributos diferenciadores supone la permanencia de las universidades en el emergente mercado del conocimiento, donde podrán mantenerse vigentes y competitivas en el corto, mediano y largo plazo. Por el contrario, no adaptar las estructuras universitarias al contexto global supone un deterioro del posicionamiento institucional imposible de remediar".

La universidad en esta nueva sociedad ha tenido que reconceptualizar su misión que la ocupaba fundamentalmente como formadora de profesionales. Hoy día tiende a ser una universidad global y flexible con capacidad de adaptarse rápidamente al acelerado ritmo de cambio, traspasando las fronteras locales con atributos diferenciadores que sólo poseen las organizaciones que aprenden. (Senge,1995). Si las personas, el desarrollo tecnológico y la cultura en general son la base del crecimiento de un país, mejorar la enseñanza superior constituye un imperativo estratégico. ¿Cómo influyen las tecnologías de la información y las comunicaciones en este proceso? Las actuales condiciones han creado nuevas situaciones que han facilitado que el carácter del saber cambie. Los tesoros del saber ya no pueden entenderse como una ciencia dada para siempre, petrificada, guardada en un sarcófago y protegida por regularidades, conceptos, categorías, variables y juicios eternos. Hoy día la velocidad de la información y el destello incontrolable de nuevos datos ha trasladado los fundamentos de los nuevos saberes a una relación dialógica entre los conocimientos previos y la permanente y constante nueva información a través de los distintos lenguajes de la comunicación.

El mLearnig y el proceso de aprendizaje

A diferencia del eLearnig basado fundamentalmente en los PCs, el mLearning es un ambientes de aprendizaje sostenido en la tecnología móvil. Permite el acceso frecuente e integral a las aplicaciones software que apoyan el aprendizaje en cualquier momento y en cualquier lugar. Con los dispositivos móviles la formación educacional y el aprendizaje en general debería dar un salto cualitativo importante con la incorporación a ella del mLearning.  Marzel García-Quismondo (2011) plantea que esta nueva movilidad en la educación es un aprendizaje electrónico móvil y una educación móvil, caracterizado por la comunicación y uso de contenidos digitales educativos a través de dispositivos móviles, como son los teléfonos móviles, tabletas, PDA, i-pods y todo pequeño dispositivo móvil que no precise conectividad alámbrica.

Este autor agrega (2011:190) que fortalece la posibilidad de desarrollo del mLearnig  el uso de dispositivos como “la tecnología inalámbrica representada por el Bluetooth, Wi-FI, WI-MAX y RFID. El iconismo de la Web y crecimiento de contenidos multimedia hacen aconsejable la asociación de tecnologías para imágenes como IP Datacast, así como sistema para la correcta visualización en 3D”. En este sentido, señala el autor, “el dispositivo que mejores resultados está dando en un entorno de m-learning son las PDA (con sus caracteres muy propensos a su potencia, sus posibilidades de ampliación de funciones y su conectividad posible por varias vías), que permiten mayores pantallas y mejores navegadores, en espera del mundo de posibilidades que pueden abrir los smartphones, teléfonos inteligentes, por cuanto conjuntan funciones de telefonía móvil con otras propias de las PDA”.

El mLearning emplea también otras herramientas  tecnológicas para brindar mayores opciones de acceso a la educación, así como para lograr su flexibilidad. Entre ellas están las computadoras personales como las lap-top (computadoras portátiles) y tablet pc, hasta las agendas personales digitales, teléfonos celulares, ipods y sistemas de posición geo-referenciada (GPS). Todas ellas ofrecen diferentes servicios y aplicaciones. Además hay que agregar herramientas como el servicio de mensajería que permite al dispositivo móvil insertar mensajes en páginas web. Podemos señalar también la capacidad de estos móviles de tener acceso a materiales y conferencias remotas, leyendo, escuchando, visualizando artículos, clases, etc.Además son capaces de poseer sistemas de adquisición de datos, juegos educativos, ludotecas móviles, cursos en línea, etc, etc.

Este mismo autor señala varias ventajas del mLearning para los alumnos. Les permite interactuar con contenidos académicos en video, audio, casos y lecturas; participar en ejercicios interactivos y actividades colaborativas, interactuar con su profesor y compañeros de clase; presenciar conferencias magistrales; recibir información en su móvil respectoa a sus actividades como estudianye: notas, exámenes; mayor flexibilidad en el proceso de aprendizaje, sucediendo éste en cualquier momento y lugar;aprender en forma significativa al ligar dicho proceso a experiencias relevantes de su cotidianidad, etc.
Pero también el mLearnig presenta dificultades asociadas a debilidades en su seguridad. Una de estas grandes dificultades,  según López y Jarauta (2008),  es prácticamente la imposibilidad hasta ahora de homologar los terminales que circulan principalmente entre las personas, mayoritarios en su adquisición. La velocidad en el cambio de modelos lo impediría. En resumen, existe una diversidad de modelos que además cambian aceleradamente.
Una segunda dificultad es la cantidad de aplicaciones que cada vez más configuran los móviles. El uso de banda ancha móvil, por ejemplo genera una serie de plataformas de integración que permite que se establezcan puentes entres sistemas de TI y movilidad. Y el valor de estos dispositivos tanto para las personas como para las empresas son estas aplicaciones que los vincula a entornos colaborativos que antes no existían, asegurando mayor eficiencia y rapidez en aprendizajes y toma de decisiones. Y esta situación va generando una necesidad sin fin de desarrollar e incorporar permanentemente nuevas aplicaciones.

La Net-epistemetodología y el aprendizaje

El uso de los dispositivos móviles con la caracterización de ubicuidad permite desarrollar una net-epistemetodología que genere calidad en el aprendizaje. La calidad corresponde a una pauta dinámica estructurada de relaciones, definida de un modo direccional (Capra, 1990) y está relacionada con los cambios vitales en una o varias  áreas determinadas del conocimiento. La calidad del aprendizaje está vinculado con los niveles actuales de desarrollo de la ciencia y la tecnología y la organización de la producción, atendiendo además al vasto círculo de problemas sociales y morales que engendran los procesos anteriores.

La calidad del aprendizaje está relacionada fundamentalmente con el aula virtual del mLearning, con la relación tutor-aprendiz que se produce en ella, mucho más allá de factores externos (Casassus, 2003).  La inequidad social es un tema relevante y urgente de resolver, pero no es el aspecto principal relacionado con la calidad. La calidad está vinculada a nuevas formas de pensar de tutores y aprendices. Está estrechamente vinculado con la comprensión del tipo de sociedad en que se vive, los avances de la ciencia y la tecnología para configuran nuevas visiones y con los modelos pedagógicos. La calidad del aprendizaje en eMóvil  es la resolución de sucesos en el aula virtual en una alianza ética de tutores y aprendices a partir de la sociedad de la movilidad y del conocimiento, la visión  construida sobre la base de los nuevos paradigmas científicos-tecnológicos y los modelos pedagógicos.

La calidad del aprendizaje en el mLearning está asociado al pensamiento complejo, el cual no propone en su diálogo un programa, sino un camino (método) donde poner a pruebas ciertas estrategias que se verán fructíferas o no en el mismo caminar dialógico. Es un estilo de pensamiento y de acercamiento a la realidad. El pensamiento complejo genera su propia estrategia inseparable de la participación inventiva de quienes lo desarrollan. Es preciso poner a prueba metodológicamente (en el caminar) los principios generativos del método y al mismo tiempo, inventar y crear nuevos principios. El pensamiento complejo debe resolver problemas epistemológicos constantemente, fortaleciendo en esa relación tutor/aprendiz los conocimientos previos; pero también  debe comprender que existen problemas ontológicos del conocer en la perspectiva que aún no es posible saber.

  1. El entorno sistémico      
  2. La net-epistemetodología debe hacer comprender a tutores y aprendices del mLearning que en su entorno los sucesos de investigación se desarrollan teniendo presente  el principio de incertidumbre, que hace imposible calcular con precisión al mismo tiempo su posición y velocidad. El medio además donde se produce el aprendizaje es hipercomplejo, que tiende a transformarse constantemente, incluso a perder los elementos que lo caracterizan momentáneamente  por efecto de sus múltiples relaciones con el entorno y sus perturbaciones. Desde esta perspectiva los aprendices deben comprender los suceso como algo que tiene lugar en un punto específico en el espacio-tiempo, de tal manera que la densidad de materia y elementos que lo componen, y la curvatura de ese espacio-tiempo que lo incluye, se hacen infinitas dando paso a la existencia de una singularidad o suceso que luego tiende a expandirse. En estas circunstancias, todo suceso que se investiga tiene carácter probabilista indeterminista. También hay que tener presente lo que algunos autores denominan desanclaje  o no-localidad, lo cual impide en los aprendices comprendan la conexión entre la actividad social de carácter global y su necesario anclaje en las singularidades que observa. Por último, el entono del aprendizaje se encuentra en una sociedad red,  que genera un nuevo diseño del conocimiento, con exigencias socio-cognitivas, epistemológicas y reflexivas muy potentes. Estamos viviendo una nueva forma de construcción social de la realidad, con una significativa apropiación simbólica y material del universo de la información, en una relación dialógica entre identidad y diferencia, unidad y pluralidad.

  1. La net-epistemetodología y el aprendizaje

En este entorno móvil complejo la net-epistemetodología propone un sistema de aprendizaje que coloca al aula virtual como centro cibernético de gestión del aprendizaje y entiende  al alumno como  un generador de conocimientos nuevos a partir de sus conocimientos previos o saberes ya sabidos. El aula gestionada desde el móvil debe enfrentarse entonces, al surgimiento de la interacción social aprendiendo con otros, y a la interactividad con los contenidos. La ausencia en el aula de esta nueva manera de aprender exacerba la crisis de la educación.

Los seres humanos somos capaces de crear mecanismos explicativos, coherencias operacionales, diversas teorías explicativas que genere por sí misma el fenómeno que se quiere explicar, es decir, el fenómeno en el cual el propio observador participa, hablándose por ello de una auto-descripción o auto-conciencia. En este proceso de auto-conciencia los conocimientos previos deben ser fortalecidos constantemente, entendiendo que los aprendices son “máquinas no tribiales”.

El aprendiz del eMóvil debe ser entendido como un ser autopoiético  que se produce a sí mismo, se levanta por sus propios medios, constituyéndose como algo diferente a su medio por su propia dinámica, crean desde sí mismo su propia estructura y los elementos que lo componen manteniendo su identidad.    En esta perspectiva debe fortalecerse la educación personalizada, formación que debe tener presente los intereses de cada aprendiz. La enseñanza personalizada significa abrirse al mundo pero reafirmando la individad, donde el aprendiz tiene la oportunidad de trazar su propio camino, desarrollando sus potencialidades y definiendo sus propósitos. En fin, en el aula con móvil el aprendiz aprende en primer lugar a vivir.

El eMovil debe permitir que en el proceso de aprendizaje se desarrolle la actividad computacional y cogitante del aprendiz. La actividad computante de los alumnos/as organiza de una manera el conocimiento, y la cogitación que ellos generan produce una nueva forma de organización de ese conocimiento de tal manera que pueda ser reflexivamente considerado.  Los aprendices del eMóvil son holoestructuras civernavegantes,  porque la tecnología va expresando cada vez más en forma aproximada la arquitectura organizacional del cuerpo humano, la lógica del cerebro y del sistema nervioso central.  La tecnología es la extensión del cerebro, es el despliegue de los procesos lógicos de la vida que nos permite avanzar hacia nuestro propio interior, hacia nuestro computador biológico. Los cibernéticos son viajeros del conocimiento, son lógicos consumados que desafían la creatividad y hacen emergen nuevos campos de invención a través de sus múltiples interconexiones dialógicas en una infinita multidireccionalidad; los civernavegantes son diseñadores constantes de micromundos (Venegas, 2001).

Los aprendices del eMovil son además seres energocibernéticos y anticaosógenos. Esto significa que  son capaces de producir cambios en su estructura cultural y física con el fin de superar las perturbaciones, la incertidumbre y el caos producidos por el entorno, creando con ellos capacidades adaptativas y de inteligencia artificial para garantizar su existencia y desarrollo como organismo vivo. Para producir estos cambios estructurales en su manera de conocer y apreciar la realidad, los aprendices desarrollan una  visión trinitaria del aprendiz.  Articulan la ciencia antro-social a las ciencias de la naturaleza, recreando con ello la estructura actual del saber. Hay que plantear una nueva concepción del hombre como un concepto trinitario individuo-sociedad-especie, donde ningún término se subordine al otro.  Hay que  vincular la esfera antropo-social a la esfera biológica y ambas a la esfera física.  Y además hay que reintegrar al observador en la observación, porque el sujeto observante y conceptualizador es un ser cultural, y por ello toda realidad concebida no sólo se remite al objeto sino que también a ese sujeto cultural conceptualizador.

 El proceso de aprendizaje en eMóvi debe entender el universo donde se desarrollan los sucesos como una arquitectura de sistemas, tiene carácter polisistémico organizado. No existen partículas elementales, objetos, piezas separadas unas de otras. Todos ellos son sistemas en un “archipiélago de sistemas”  en un universo siempre desordenado. Son sus partes los que reciben la influencia del sistema en su totalidad y los van recreando constantemente. Los sistemas están todos engarzados entre sí. Existe un encadenamiento de sistemas de sistemas, y ello rompe con la idea de objeto cerrado y autosuficiente.  Para entender los sucesos en esta realidad  polisistémica los aprendices deben comprender también la ruptura epistemológica de segundo orden, es decir, la dinámica interna de un objeto. Ella busca romper la noción de sujeto separado del objeto, incluyendo en cambio  lo que se denomina actividad objetivadora del sujeto, ampliando los límites de la objetividad. La transdiciplina indica “ir más allá” de las disciplinas, trascenderlas. Las disciplinas no son capaces de dar cuenta de la interacción sujeto-objeto y de la trascendencia del primero. Si las disciplinas establecen campos de indagación de fragmentos del cosmos, la naturaleza y la sociedad, la transdisciplina atraviesa las disciplinas, va más allá de ellas, trata de comprender el mundo desde la unidad del conocimiento, desde la totalidad como diálogo de perspectivas, como diversidad, no como unificación.

  Podemos concluir que en el aula virtual que genera el eMovil debe predominar una epistemología de la práctica para la resolución técnica de un suceso que obligaría a vincular el problema en el marco de la totalidad a la cual pertenece, construyendo un enfoque científico en la reflexión desde la acción con fundamentos biológicos, antropológicos, físicos, éticos,  holísticos y sistémicos”.
Desde esta perspectiva y siguiendo a De la Llosa, el pedagogo debe cesar en perseguir a los aprendices que asuman caminos que él considera normales, porque nunca se ha preguntado  si por azar su ciencia de la escalera no será una falsa ciencia, “¿… y si no habrá otras vías más rápidas y más saludables, que procedan por saltos y por zancadas; si no habrá, según la imagen de Víctor Hugo, una pedagogía de las águilas que no suban por la escalera? (Freinet) Y distinguir con mirada crítica “lo nuevo, lo viejo y lo permanente”” 

jueves, 24 de noviembre de 2011

Un Nuevo Paradigma Móvil y los procesos de aprendizaje

Introducción
(Breve documento para el eCongress.MobileDM de España)

La calidad de la educación avanza también por la incorporación de tecnologías en el aula. Pero no se trata ahora de ordenadores instalados en los tradicionales “laboratorios” de colegios y universidades. Estamos hablando ahora del uso de la telefonía móvil en los procesos educativos.  Lo más probable es que el uso de móviles de alta tecnología se vayan masificando en el país, y además abaratando. Quizá dentro de  poco sea más conveniente un  móvil por cada alumno de colegio o universidad que un ordenador. El móvil es portátil, cada más más barato y con claras características de interoperabilidad, permitiendo ubicuidad en los procesos de aprendizaje. Su avance en gestión de documentos e interoperabilidad a través de modernas aplicaciones móviles permite su estandarización para el conjunto de la masa estudiantil de un país, e incluso de un continente. Pero hay que dejar claro que la incorporación de sólo tecnología no asegura aprendizaje. Sólo permite recolectar datos y ordenarlos como información. La generación de nuevos conocimientos a partir de ellos exige procesos metodológicos y epistemológicos de bastante complejidad que no están tratados en este breve artículo. Es la convergencia de ambos procesos - tecnología y episte-metodología- lo que asegura calidad de la educación, la transformación de alumnos/as en seres energocibernéticos y anticaosógenos.

¿Realmente estamos ante un nuevo paradigma móvil o simplemente es otra forma de usar la tecnología al servicio de las tareas tradicionales de la gestión documental?


Evidentemente que hay un cambio, un salto  cualitativo en el uso de las nuevas tecnologías. Ellas van mucho allá de su simple uso en tareas tradicionales relacionadas fundamentalmente con la llamada telefónica.  Hoy día lo central es el consumo de datos. El tráfico de datos tiende a subir exponencialmente en los últimos años y lo más probable es que dentro de muy pocos años –cinco a lo más-  los usuarios pasen  de 900 millones a 5.000 millones (Vaquero, 2011). El tema central de este nuevo paradigma, será entonces cómo gestionar eficientemente la presencia de tráfico de billones de datos a través  de documentos digitales, de tal manera en ordenarlos en información, y luego transformarlos en conocimientos nuevos.

¿Están preparadas las tecnologías móviles para enfrentar este nuevo paradigma?  Estas tecnologías poseen la característica de un acceso ubicuo a centros de información. Se puede acceder  a través de ellos a diversos documentos y en cualquier momento y lugar. Adaptar esta situación a los móviles exige arquitecturas más sofisticadas del formato tradicional. La World Wide Web Consortium (W3C) ha avanzado en esta dirección desde el año 2001.

Si existe este paradigma, ¿Cómo afecta - o no - esta nueva movilidad a los profesionales de la información? ¿Estamos preparados para hacerle frente? ¿qué necesitamos?


Para enfrentar este nuevo paradigma es necesario que los profesionales del área de la informática puedan manejar y comprender nuevos sistemas de gestión documental a partir de diversos navegadores concretos. Estos sistemas de gestión de contenidos móviles han avanzado de forma importante en los últimos años, pero la tendencia nos dice que la complejidad de la gestión aumentará en la misma medida  en que los móviles pretendan incorporar otros tipos de información, como la audiovisual o   documentos menos simples que los actuales como lectura de  páginas PDF en las distintas plataformas móviles. Además los móviles actuales de los usuarios dejan huellas electrónicas cada vez que se comunican con celular, señalando hora y lugar desde donde lo hizo. Esta situación aún no está precisada completamente por el exceso de datos que envían en situaciones de este tipo.

Rodriguez y González (2011:48)  nos señalan que la lectura digital no será el único ni principal motor de estos nuevos dispositivos. Los que los adquieran buscarán utilizarlos a redes móviles, WiFi y TV digital; acceso a Internet; gestión de e-mail; grabación y reproducción de audio y video de alta definición, participación en redes sociales, acceso a tiendas de aplicaciones, videojuegos y alta resolución de cámaras digitales, tanto fotográficas como para participar de videollamadas.

Movilidad e información, como señala Orellana (2011), son ya inseparables y forman parte de la vida diaria de una población cada vez más numerosa, la cual está comenzando a entender que los grandes beneficios de esta movilidad implican también grandes retos. Todo lo anterior exigirá la formación de nuevas tecnología y profesionales con una fuerte ética y responsabilidad para atender las nuevas exigencias en la materialización de este nuevo paradigma.

¿Solucionan los actuales estándares los problemas de la gestión de documentos en entornos móviles? ¿Es CMIS la solución a estos problemas? ... y profundizando más ¿cuáles son en su opinión estos problemas?


Tal cual lo plantea Vaquero (2011), hay que superar los estándares tradicionales de la tecnología y avanzar en nuevos desarrollos tecnológicos que permitan una  interoperabilidad de mejor calidad entre los servicios. Esto necesita, tal cual lo plantea el autor referido, de una decisión política de los gobiernos que logre coordinar actividades privadas y estatales para una mejor gestión en estas materias.

Un proceso de mayor calidad tecnológica en interoperabilidad deberá permitir que distintos sistemas tecnológicos puedan intercambiar información, procesos y datos. La interoperabilidad deberá desarrollarse en los planos tecnológicos para asegurar su colaboración en la transferencia de datos; desarrollar una semántica conjunta para garantizar la comprensión colectiva del significado de la información que trafica por los móviles, y; que los objetivos de los procesos y servicios tengan una definición comprensible, a pesar de las diferentes estructuras que puedan tener las variadas fuentes desde donde sale la información. Todo lo anterior nos muestra que  la estandarización debe pasar a asegurar no sólo una interoperabilidad de los móviles con los actuales niveles de desarrollo tecnológico y sus funciones alcanzadas hoy día, sino que avanzar hacia los nuevos servicios que éstos empiezan a prestar respecto a sus contenidos nuevos, negocios, operaciones diversas, etc. Todo esto exige pasar a nuevos niveles de desarrollo tecnológico para asegurar la gestión eficiente de documentos en entornos móviles.

De la Roza y Meza (2011:102)  nos señalan que esta interoperabilidad “no es más que la capacidad de las aplicaciones de intercambiar datos e información”. Pero las empresas utilizan diversos tipos de aplicaciones y tienen por características distintas en uso de hardwar. CMIS (Content Management Interoperability Services)   es quién presta los servicios de interoparabilidad en la gestión de contenidos, y ha surgido en la medida en que empresas del mercado ECM Móvilse ponen de acuerdo en las especificaciones que deben cumplir estos sistemas. Pero por supuesto que CMIS no ha sido capaz aún de resolver todos los problemas de interoparabildad en la gestión de contenidos, y que será necesario avances más decidiso en esa dirección. Estos autores señalan que quizá uno de los problemas más serios a resolver por instituciones tipo CMIS será la capacidad de movilidad de los documentos en vez de movilidad en los dispositivgos, permitiendo que los documentos estén al mismo tiempo en múltiples dispositivos, pero no es dispositivos específicos.

Desde la perspectiva anterior, las aplicaciones móviles han ido avanzando en generar esta nueva tecnología de interoperabilidad para una nueva gestión del nuevo paradigma dentro del ecosistema de la movilidad actual y sus tendencias de desarrollo. Estas aplicaciones están cambiando los consumos de información y la forma de relacionarnos con el entorno digital desde cualquier lugar y en cualquier momento, transformándonos en generadores de contenidos desde nuestros dispositivos particulares más allá del mero consumo de información. Estas aplicaciones están asegurando además una importante personalización de los móviles, una interacción de mucha inmediatez y ubicuidad, es decir de disponer allí donde estemos de nuestros teléfonos móviles, a diferencia de los ordenadores, y así relacionarnos permanentemente con los contenidos digitales.

Alonso-Cuevillas (2011:203)  nos asegurael  que el “… uso de las aplicaciones para dispositivos móviles seguirá aumentado en los próximos años. Las apps nos han permitido disponer del mundo digital en la palma de la mano, y conectar el mundo físico con el mundo online, en cualquier lugar y en cualquier momento. En un futuro próximo también nos permitirán aumentar y extender la realidad a través de las pantallas de nuestros dispositivos, así cómo disponer de todas la herramientas corporativas necesarias para realizar nuestro trabajo desde el móvil.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Una aproximación a un estudio sobre fortalecimiento continuo de los conocimientos previos

   ¿Es el enfoque positivista el adecuado para enfrentar pertinentemente el tema del surgimiento y fortalecimiento de los conocimientos previos? El Doctor Humberto Maturana critica al positivismo. En primer lugar cuestiona el pensamiento objetivo u “objetividad sin paréntesis”, donde la existencia tiene lugar con independencia del observador,  si éste las conoce o las puede conocer a través de la percepción o la razón. Maturana señala que este camino de conocer es ciego y sordo a la participación del observador en la constitución de la explicación de las cosas, fenómenos o hechos. El objeto  en este enfoque –denuncia Maturana-, será explicado en todos sus aspectos a partir sólo de él (el objeto), a partir de un acceso privilegiado del observador al objeto que explica su esencia “tal como es”. Aquí el conocimiento sobre el entorno será independiente de las propias experiencias perceptuales con que el observador experimenta y percibe dicho entorno. (Maturana 1997). La base de esta forma de pensar se encuentra en que el observador supone en cada objeto o fenómeno la existencia de “dominios únicos de realidad”, una referencia trascendental para validar sus explicaciones. Esta pretensión de conocimiento, señala Maturana, es una demanda de obediencia hacia los otros.

   Actualmente, frente al pensamiento positivista, el Doctor Humberto Maturana, la profesora Ximena Dávila y el equipo del Instituto Matríztico, plantean un enfoque desde la Matriz Biológica de la Existencia Humana, donde la creación de dominios cognitivos juega un rol fundamental en la explicación de problemas que emergen en escenarios fundados por un entorno compuesto de determinadas configuraciones relacionales de carácter sistémico. Uno de los fundamentos en la época actual de la educación es el fortalecimiento de los dominios cognitivos en los jóvenes. Un dominio cognitivo, según Maturana, son criterios que un observador utiliza para valorar conductas de terceros, para aceptarlas como adecuada o no. Son también dominios explicativos generados en la praxis del vivir de un observador entendidas como las que corresponden para él. Los grupos de jóvenes  poseen esas propiedades cognitivas, y se las entiende como aquellos criterios aceptados consensualmente y que constituyen las acciones de esas comunidades. Es decir, un dominio cognitivo se encuentra en la base de las coordinaciones de acciones de los jóvenes que profesoras y profesores  deben ayudar a constituir  y fortalecer en el vivir de estos grupos considerados como observadores.

Niklas Luhmann (1996), abandonando la vieja concepción sistémica cibernética que aplicaba principios de esta ciencia a conductas humanas, nos señala que el educando no es una "máquina tribial" (computador), es decir,  no reacciona a un determinado input produciendo un determinado output, sin tener en cuenta su respectiva situación. Por el contrario, los alumnos como "máquinas no tribiales" no responden siempre de la misma manera, sino que lo hacen según su estado momentáneo. Los alumnos/as y las personas en general -  continua este autor- son sistemas funcionales diferenciales y no dependen de cuándo y cómo ha empezado algo en el entorno que lo rodea. Lo que para ellos cuenta del entorno al cual pertenecen lo van determinando ellos mismos de acuerdo a criterios propios, internos de cada uno. Los seres vivos en aprendizaje poseen un cierre autorreferencial que implica, según Luhmann que no aceptan que sus conductas son rendimientos o expresiones del input exterior. Es el alumno como ser vivo el que construye todo lo que cuenta en el sistema desde el propio sistema. A este fenómeno Luhmann lo denomina circularidad autorreferencial de las operaciones del sistema.


   Es necesario comprender que los dominios cognitivos permiten utilizar criterios de validación por el observador para explicar la praxis del vivir. Al constituir un dominio cognitivo dominios de acciones, una comunidad o un observador está legitimando dominios particulares de una praxis de vivir porque están explicadas con fundamentos aceptados por esa comunidad. Estos criterios comunes de validación permite que se intersecten aspectos del vivir del observador como dominios de coordinaciones consensuales de acciones. (Maturana 1997).

La importancia que tiene en la enseñanza robustecer los dominios cognitivos está determinado por el significado de la explicación, que implica aceptar que un observador está en constante cambio en su pensamiento y práctica, está reformulando una situación concreta de su praxis, está reapropiándose de su experiencia con elementos de su propia praxis. Porque según Varela (2000) la experiencia vivida o dominios cognitivos de los observadores es la base misma de la exploración científica.  Enseñar con estos contenidos no implica asumir una posición solipsista que sólo acepta la propia interioridad, negándose el medio circundante y donde el sistema funciona en el vacío, siendo todo posible. Esta posición no permite explicar la adecuada conmensurabilidad entre el mundo y el operar de los sistemas u organismos.

Una posición solipsista debilita la noción de perturbación en el acoplamiento estructural, porque da la espalda a la importancia que tienen las regularidades emergentes. Por el contrario, entender  los dominios cognitivos desde la posición de la biología del conocimiento se está aceptando al mismo tiempo, el sentido que Varela da a las regularidades, que las entiende como “...una historia de interacción en donde el dominio cognitivo no se constituye ni internamente ni externamente...” sino que hace “...de la reciprocidad histórica la clave de una codefinición entre un sistema y su entorno” (Varela 2000:447)

La profesora y el profesor deben plantear a los educandos que la regularidad explica nuestro mundo como un mundo que traemos a la mano con otros seres, como una mezcla de tendencia regular y mutabilidad, como un mundo que aparece como sólido y movedizo al mismo tiempo. La regularidad es propia del acoplamiento estructural de los grupos sociales en su tradición cultural, como una manera de ver y actuar. Es lo que Varela denomina enacción que implica traer a la mano o hacer emerger. La enacción según el mismo Varela permite comprender las regularidades como el resultado de una historia conjunta, como “...una congruencia que se despliega a partir de una larga historia de co-determinación. En palabras de Lowontin, el organismo es, a la vez, el sujeto y el objeto de la evolución”. (Lowontin citado por Varela 2000:409).

Hay que resaltar en el aula además que las afirmaciones que se hacen en la explicación del observador no son excluyentes de terceros si éstos poseyeran dominios cognitivos distintos, no supone la negación del que discrepa. Por el contrario, son reconocidas como legítimas, aceptando la existencia de dominios explicativos distintos. Este reconocimiento del otro es una invitación a través de la seducción, de conversaciones con quién se discrepa que podrían constituir nuevos dominios cognitivos,. (Maturana 1997).  Es una invitación más a convivir en el conversar que a ver quién tiene la razón, a escuchar desde donde lo que el otro ve o escucha es válido para él o ella.


Ahora bien, si el contenido del conocimiento - como señalan los biólogos antes mencionados- es el conocimiento mismo, y que los sistemas vivos no actúan por instrucciones o información que surgen como anomalía desde el entorno, y que por el contrario, los alumnos son capaces de generar mecanismos explicativos, coherencias operacionales, diversas teorías explicativas que genere por sí misma el fenómeno que se quiere explicar, hablamos entonces de auto-descripción o auto-conciencia. O si como apunta el sociólogo alemán, que los alumnos son "máquinas no tribiales" con cierre autorreferncial, la didáctica debe apuntar como ciencia, práctica, tecnología y arte a fortalecer los conocimientos previos que alumnos/as poseen y que es desde donde se generan los nuevos conocimientos.

La importancia que tiene en el proceso de enseñanza/aprendizaje robustecer los dominios cognitivos está determinado por el significado de la explicación, que implica aceptar que un observador está en constante cambio en su pensamiento y práctica, está reformulando una situación concreta de su praxis, está reapropiándose de su experiencia con elementos de su propia praxis. Porque según Varela la experiencia vivida o dominios cognitivos de los observadores es la base misma de la exploración científica, de construir modelos explicativos (o conocimientos previos, n. del a.) que permiten hacer predicciones.  Enseñar con estos contenidos no implica asumir una posición solipsista que sólo acepta la propia interioridad, negándose el medio circundante y donde el sistema funciona en el vacío, siendo todo posible. 

Por el contrario, entender  los dominios cognitivos desde la posición de la biología del conocimiento se está aceptando al mismo tiempo, el sentido que Varela (2000:447) da a las regularidades, que las entiende como “...una historia de interacción en donde el dominio cognitivo no se constituye ni internamente ni externamente...” sino que hace “...de la reciprocidad histórica la clave de una codefinición entre un sistema y su entorno”.[1]    

La profesora y el profesor deben plantear a los educandos que la regularidad explica nuestro mundo como un mundo que traemos a la mano con otros seres, como una mezcla de tendencia regular y mutabilidad, como un mundo que aparece como sólido y movedizo al mismo tiempo. La regularidad es propia del acoplamiento estructural de los grupos sociales en su tradición cultural, como una manera de ver y actuar. Es lo que Varela (2000) denomina enacción que implica traer a la mano o hacer emerger. La enacción según el mismo Varela permite comprender las regularidades como el resultado de una historia conjunta, como “...una congruencia que se despliega a partir de una larga historia de co-determinación. En palabras de Lowontin, el organismo es, a la vez, el sujeto y el objeto de la evolución”.(Varela, 2000:409) [2]  

En palabras más simple, uno ve a través de lo que sabe. No se trata de procesar información que el ser humano recibe desde el entorno, porque nada logra entrar desde el entorno a las estructuras cognitivas del observador como información del entorno. Cada ser humano transforma, metaboliza las perturbaciones del contexto a través de sus conocimientos previos, y éste los asume como elementos propios y sólo de esta manera los incorpora transformados como conocimientos nuevos que van a enriquecer sus conocimientos previos. A partir de lo que sabe el observador interpreta la realidad, la hace emerger pero en el marco de las condiciones históricas en que vive el observador. Entonces los dominios cognitivos no son sólo aquellos conocimientos con los que alumnos y profesores llegan a enfrentar lo nuevo, sino que ellos deben ser construidos permanente y simultáneamente en el proceso de comprensión de las particularidades que se quieren explicar. Entender la multidimensionalidad de un suceso exige comprender la multifactorialidad que le da origen, las regularidades y tendencias que lo constituyen, las referencias lógicas que lo configuran. En ese momento se están construyendo (fortaleciendo) los dominios cognitivos para explicar lo que se quiere explicar


¿Cómo pueden ser fortalecidos estos conocimientos previos del alumno como observador? En primer lugar el profesor y la profesora deben utilizar modelos didácticos  que les permita construir metodologías de aprendizaje en el alumno/a que fortalezca su autoconciencia o autodescripcción a través de enfoques sistémicos/holísticos que haga comprender al alumno/a que cada acontecimiento expresa la totalidad del entorno planetario en que ese suceso sucede, pero de manera  particular o individual. En segundo lugar, el profesor o la profesora simultáneamente debe ayudar a completar a alumnos y alumnas en su calidad de observadores/as los conocimientos que le son necesarios para comprender los acontecimientos que observan. Y por último, hacer sentir en alumnos/as que ellos están involucrados en el emerger del acontecimiento que observan, generando por ello constantemente nuevos conocimientos, y por ello tienen una gran responsabilidad en la formación continua de sus propios conocimientos previos.

Esta nueva situación en los modelos pedagógicos obliga a abandonar la idea de instrucción a los alumnos/as, de entenderlos como seres tribiales que se comportan y rinden a través de output a partir de las informaciones y comunicaciones o input que reciben. El alumno no es un computador y no procesa información. Por el contrario, es un generador de conocimientos nuevos a partir de sus conocimientos previos o saberes sabidos.  Los nuevos modelos pedagógicos deben fortalecer este proceso de aprendizaje autónomo de alumnos/as.



[1] Varela, Francisco. “El Fenómeno de la Vida” 2000  p. 447.
[2] Lowontin, Richard. “The organism as the subject and object of evolucion”. Citado por Varela, Francisco en “El Fenómeno de la Vida”, 2000  p. 409. 

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger